La Xunta pide a Urtasun que reconsidere ubicar en San Francisco la biblioteca

El conselleiro Román Rodríguez remite una carta al nuevo ministro de Cultura en la que le insta a "recapacitar" sobre "la oportunidad para dotar a Pontevedra de un espacio cultural único"
La vieja sede de Hacienda, en el antiguo convento de San Francisco, cerró en 2010. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
photo_camera La vieja sede de Hacienda, en el antiguo convento de San Francisco, cerró en 2010. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

El conselleiro de Cultura de la Xunta, Román Rodríguez, no ha tirado la toalla respecto a la posibilidad de pactar con el Gobierno la reubicación de la Biblioteca pública Antonio Odriozola, situada ahora en las viejas cocheras de la Rúa Alfonso XIII, para su incorporación al proyecto previsto en la vieja sede de Hacienda, dentro del convento de San Francisco, donde el Gobierno ya ha anunciado un proyecto para su conversión en el futuro Archivo Provincial.

Hasta ahora el Ejecutivo central rechazó la idea señalando que la "falta de espacio" en el edificio impedía la convivencia del Archivo y la Biblioteca. Así lo manifestó el exministro Miquel Iceta durante una visita este año a la Boa Vila y así lo interpretó también el PSOE local durante sus comparecencias sobre la reforma del céntrico convento, abandonado desde el año 2010, cuando se trasladó a Campolongo la antigua sede de Hacienda.

Pero la Xunta quiere aprovechar el cambio de ministro para tratar de convencer al Gobierno de la conveniencia de utilizar este espacio como el nuevo gran polo cultural de Pontevedra.

Román Rodríguez remitió esta semana una carta al actual ministro de Cultura, Ernest Urtasun, en la que le transmite, entre otros temas, esta cuestión. "Entendemos que se abre una oportunidad para reconsiderar su postura y hacer posible una instalación cultural ambiciosa que Pontevedra merece", señala la misiva.

El proyecto que Rodríguez vuelve a poner sobre la mesa supondría crear en el centro de la ciudad uno de los mayores espacios culturales de documentación y consulta de Galicia y el más completo de la provincia, donde convivirían tanto los fondos del Archivo Provincial como la Biblioteca, ahora aquejada de falta de espacio. Los nuevos servicios se concentrarían, además, en un edificio de alto valor histórico que configuraría, junto con el conjunto arquitectónico del Museo Provincial, una de las mejores ofertas culturales de la comunidad autónoma.

Para la Xunta, los aludidos problemas de espacio "no existen" ya que el convento de San Francisco tiene una superficie "suficiente" como para albergar las dos propuestas. El Gobierno gallego colaboraría económicamente con posterioridad a la ejecución del proyecto.

En la carta, el conselleiro de Cultura sostiene que el Archivo "tiene sus espacios saturados desde hace tiempo" y apunta que sus necesidades "afectan a todas las áreas, especialmente a los depósitos, sin capacidad para recibir más documentos".

Respecto a la biblioteca, señala que su actual sede procede de un edificio que fue diseñado con otros fines y remodelado para su conversión en biblioteca en 1987. "A día de hoy resulta un espacio inadecuado para la prestación de un servicio bibliotecario de calidad", señala, y esto se agrava al admitir que la capital del Lérez "no dispone de una red de bibliotecas públicas municipales".

En la consellería entienden que "todavía estamos a tempo de que o Ministerio recapacite e escoite esta proposta. É unha oportunidade única para dotar a Pontevedra dun polo cultural de gran calidade que una o arquivo e a biblioteca nun único espazo". Recuerdan que la Xunta "solicitou en diversas ocasións que se estudase esta proposta e se tomasen as medidas necesarias para materializada, cumprindo cos máximos estándares de calidade". Y apuntan que la inversión programada por el Ministerio de Cultura en las obras de la antigua sede de Hacienda para el traslado del Archivo "aínda non chegou a materializarse".

El gobierno gallego recuerda que la inversión no ha llegado a materializarse y "hay tiempo" para adaptar el proyecto

Lo cierto es que las únicas obras adjudicadas por ahora en San Francisco afectan al tejado, que tenía pendiente desde 2021 un arreglo y que fue objeto de un proyecto de reforma adjudicado al arquitecto pontevedrés César Portela (Premio Nacional de Arquitectura en 1999 y Medalla de Oro de la Arquitectura en 2023). Los trabajos, presupuestados en casi 600.000 euros, precisan una autorización de Patrimonio de la Xunta, dado que el edificio mantiene una protección especial por tratarse de un bien de especial cuidado.

El exministro de Cultura, Miquel Iceta, visitó Pontevedra antes de las elecciones municipales y apuntó "hacia final de año" como la fecha en la que deberían estar concluida esta reforma del tejado del convento, paso previo a la futura rehabilitación integral de la sede, ahora mismo en avanzado estado de abandono por su desuso.

El Archivo Histórico Provincial se encuentra actualmente en la antigua Casa de los Fonseca, en el Paseo de Colón. La intención anunciada por el anterior Ejecutivo de Pedro Sánchez, era que el inmueble de San Francisco sirviese para custodiar el patrimonio documental de la provincia, pero también que se abriese a nuevos usos culturales, habilitando salas de actos para albergar conferencias o exposiciones, pero no la Biblioteca, para la que el propio Iceta subrayó al menos en dos ocasiones que "no hay espacio suficiente".

Otra cuestión todavía no aclarada es el coste de esta rehabilitación integral del viejo convento. En 2021, durante una visita institucional a Pontevedra, el entonces delegado del Gobierno en Galicia y luego ministro de Sanidad, José Miñones, habló de algo más de nueve millones de euros. Pero luego, los Presupuestos Generales del Estado de 2022 cifraron la actuación en un total de 15,1 millones de euros.

Durante la visita a Pontevedra del entonces ministro Iceta, este subrayó que los técnicos del Ministerio "no recomiendan compartir Archivo y Biblioteca en el mismo edificio", y dijo expresamente que "cada vez más, los archivos exigen mucho espacio".

Entonces, el dirigente socialista expresó su intención de que Pontevedra "cuente con una biblioteca nueva" y, para hacerlo posible, se comprometió a "abrir negociaciones con el Concello para tratar de buscar alguna parcela donde construir un nuevo equipamiento o trasladar el actual".

La Xunta recuerda ahora que el traslado de la biblioteca Odriozola a San Francisco permitiría mejorar servicios, ampliar su capacidad, incluir salas de exposición -inexistentes ahora por falta de espacio- y disponer de una de las más amplias salas de lectura de la provincia. La propuesta es firmar un convenio que defina los usos del edificio, que el ministerio acometa la reforma y que posteriormente la Xunta se ocupe de gestionar y pagar el mantenimiento y personal de las dos dependencias. El modelo de convenio sería similar al ya suscrito en Ourense, donde se habilitó un mismo espacio tanto para el archivo histórico como para la biblioteca central.

Comentarios