La Xunta recaba datos para declarar zona catastrófica a la ría de Pontevedra

El Conselleiro do Mar defiende que esta es la única vía para ayudar a todos los trabajadores del sector del marisqueo ▶ La mortandad del berberecho supera el 95% y de la almeja japónica el 75%
Mariscadoras trabajando en la zona de Poio. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Mariscadoras trabajando en la zona de Poio. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Conseguir que el Gobierno de España declare como zona catastrófica a las rías afectadas por la mortandad del marisco, es decir, la de Pontevedra, Arousa y Vigo. Ese es el principal objetivo de la Consellería do Mar, y con esa finalidad sobre la mesa, la Xunta de Galicia está recabando todos los datos para elaborar los informes técnicos en los que se sustentará la solicitud que se enviará a la administración central.

"Temos que evaluar os datos, os de pluviometría, salinidade e tamén os de produción para despois poder trasladalos ao Goberno do Estado e así buscar a vía da zona catastrófica", explicó esta mañana el Conselleiro do Mar, Alfonso Villares, en una visita a la lonja de Campelo.

"Esta vía cubriría as necesidades de todos, os mariscadores e mariscadoras, e, por tanto, temos que traballar aí para que ninguén quede fóra", afirmó.

Y es que llevar a cabo otras alternativas, añadió Villares, dificultaría "que todas as persoas entrasen". "O fundamental é que non quede ninguén fóra á hora de axudar e declarar a zona catastrófica é o camiño".

El conselleiro recordó que el marisco se vio muy afectado en los últimos meses por la escasa salinidad en el agua y por las altas temperaturas que se alcanzaron en la ría e insistió en que la declaración de zona catastrófica fue una demanda que trasladó la Federación Provincial de Cofradías al Consello Galego de Pesca al contabilizar como la mortandad del berberecho supera ya el 95% y la de la almeja japónica el 75%

Sobre esto habló también Mari Carmen Vázquez, patrona mayor de la cofradía de Lourizán y presidenta de la lonja de Campelo, que hizo hincapié en la "desesperación" que está viviendo el sector.

3.000 familias afectadas  

"No estamos llorando por llorar", afirmó Vázquez, "hay sobre 3.000 familias que dependen de la ría en la zona de las Rías Baixas", y, desgraciadamente, tienen "un futuro  bastante malo". La patrona mayor de Lourizán es consciente de que "todo el mundo se preocupa por la campaña de Navidad" pero a las mariscadoras "lo que nos preocupa es todo el año 2024".

"Esto es una angustia para un trabajador que es un mariscador, que es un autónomo y que realmente no tiene que llevar a su casa. ¿A qué va a llevar a esto? Pues a que mucha gente dejará el marisqueo porque tendrá que vivir", lamentó.

"Todo el mundo se preocupa por la campaña de Navidad pero a las mariscadoras lo que nos preocupa es todo el año 2024"

Vázquez también alertó de la entrada de producto foráneo que esta situación podría acarrear, algo que ya ocurrió con el Prestige.

"El berberecho viene de Holanda, la almeja japónica viene de Francia, de Italia o de Portugal, incluso ahora la almeja fina viene de Marruecos. Yo entiendo que las depuradoras tendrán que también buscarse la vida, pero tener implantar ya un mercado foráneo, siendo lo que es Galicia, es triste. Pienso que la administración tendría que valorar lo que nosotros tenemos aquí, porque pensar que en el mercado hay un producto que dice que es gallego y no lo es, es muy triste", añadió la patrona de Lourizán.

A este respecto, el Conselleiro do Mar dejó claro que la administración autonómica "ten uns servicios que poden velar para que o que se consuma sexan produtos nosos, pero o fundamental é que se consuma peixe e mariscos para que o sector esté beneficiado".

Comentarios