Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

La Xunta registra 710 demandantes de vivienda pública en Pontevedra

Acto de entrega de llaves de los pisos de Valdecorvos en 2015. DAVID FREIRE
Acto de entrega de llaves de los pisos de Valdecorvos en 2015. DAVID FREIRE

La última promoción de pisos sociales construidos en la ciudad fue la de Valdecorvos, un plan que tardó siete años ▶ IGVS y Concello negocian desde 2007 una permuta de terrenos para llevar a cabo nuevos proyectos

En Pontevedra hay 710 demandantes de vivienda pública. Los datos recogidos por la Xunta revelan que en el municipio existe una necesidad latente de pisos a precios asequibles. Sin embargo, la promoción de este tipo de proyectos lleva años paralizado.

La última obra de vivienda protegida en la ciudad fue la de Valdecorvos, concretamente en las calles Prado Novo y Rúa Nova. Allí se levantaron dos bloques con 132 pisos sociales.

Su construcción sufrió numerosos retrasos. Comenzó en 2009 y la obra no finalizó hasta principios de 2015. Finalmente, la entrega de los apartamentos, que se repartieron previo sorteo entre 1.059 candidatos, no culminó hasta mayo de 2016 con la entrega de las llaves a los últimos inquilinos, los que habían optado por la compra y no por el alquiler de los inmuebles.

El Gobierno gallego renunció al plan para edificar seis bloques de vivienda en Monte Porreiro. Los terrenos ya se usan como zona verde

 

Las demoras del proyecto, que tardó siete años en ver la luz, y el coste de las facturas asociadas a los servicios de los apartamentos provocaron las quejas de muchos adjudicatarios. La última de ellas afectaba al pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que algunas familias no podían abonar en una sola tanda. Finalmente, y tras una moción promovida por Ciudadanos en el Concello que fue aprobada por todos los grupos políticos, la Xunta posibilitó que los inquilinos pudieran pagar los recibos a plazos.

Aunque los pisos de Valdecorvos resolvieron parte de la demanda existente, lo cierto es que Pontevedra cuenta con una importante bolsa de suelo público que aún está sin desarrollar. Una de las más importantes se sitúa en Monte Porreiro. Allí, el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) dispone de seis parcelas que suman 18.526 metros cuadrados, siendo la más pequeña de 2.106 metros y la de mayor tamaño de 3.182 metros.

Pontevedra ofreció sin éxito al IGVS el solar que ahora ocupa el parking de autocaravanas de Tafisa y otra parcela en Valdecorvos

 

El IGVS renunció a edificar seis bloques en la zona, muy cercana al ámbito de O Mirador, al lado del parque. En la práctica, esta área se utiliza ya como espacio de esparcimiento por parte de los vecinos. Por este motivo, el Gobierno gallego quiere acelerar el traspaso de estos terrenos utilizados como zonas verdes al Concello.

A cambio del traspaso, Vivenda solicita al Gobierno local una permuta de terrenos para llevar a cabo proyectos futuros. La operación, que es fruto de un convenio urbanístico firmado entre ambas administraciones el 4 de mayo de 2007, sigue sin concretarse.

Pontevedra ofertó verbalmente a la Xunta un solar de 3.173 metros cuadrados en Tafisa, que en su día se pensó para un hotel y que ahora ocupa el parking de autocaravanas y el aparcamiento disuasorio, y otro solar de 6.924 metros cuadrados en Valdecorvos. Ninguno de los terrenos satisfizo al IGVS.

Tres bancos están detrás de los principales proyectos inmobiliarios que se harán en la capital

Tres bancos están detrás de los principales proyectos inmobiliarios que se harán en Pontevedra. Se trata de las promociones de los antiguos terrenos de Tafisa, en donde se construirán edificios con 272 viviendas: 92 de ellas las impulsa Metrovacesa, que es una sociedad vinculada al Santander, y otras 180 correrán a cargo del Sabadell, que opera a través de la inmobiliaria Solvia, y Caixabank, que lo hace por medio de su filial Buildingcenter.

Aunque las dos iniciativas revelan un cierto resurgir del ladrillo, lo cierto es que el sector está aún muy lejos de su época de esplendor. De hecho, antes de la crisis, que comenzó en 2008, en Tafisa iban a construirse 700 viviendas.

Los antiguos terrenos de Tafisa acogerán las primeras 272 viviendas previstas en la zona

 

La recesión y el estallido de la burbuja inmobiliaria afectó a tres grandes proyectos en la ciudad. Al de Tafisa se unieron otras obras como los cinco edificios previstos (239 pisos) previstos por Promociones Pelete en el entorno de la calle Alfonso X y las 260 viviendas que completarían el complejo residencial de Valdecorvos y que impulsaron distintos promotores, como la Xunta y cooperativas.

En la actualidad, los brotes verdes parecen haber regresado al sector. De hecho, Pontevedra tiene en cartera 419 nuevas viviendas: 272 en Tafisa, 75 en el barrio de A Parda, 66 más en A Eiriña y otras seis en O Gorgullón. Todas ellas se ejecutarán gracias al capital privado.

La Xunta registra 710 demandantes de vivienda pública en Pontevedra
Comentarios