Absueltos los ecologistas denunciados por la perrera de O Carballiño

El juzgado de O Carballiño ha absuelto a los ecologistas denunciados por la perrera municipal 'A Medela' de la acusación de coacciones a los trabajadores de este centro. El conflicto se inició en el pasado mes de marzo, cuando miembros de los grupos Amigos da Terra, Adega y Matar por matar, non! entraron en la perrera para comprobar la situación en la que se encontraban los animales.

La sentencia declara la libre absolución de los ecologistas, tras ser citados a declarar el pasado 19 de octubre. Además, el auto judicial recoge la renuncia del denunciante a condenar a los denunciados porque, ''a él no lo insultaron ya que no estaba presente'' el día en que se produjeron los hechos. Por su parte, los ecologistas siempre sostuvieron la versión de que accedieron al recinto de forma pacífica y obteniendo el consentimiento de quién se encontraba allí trabajando.

Denuncia de los ecologistas

Cuando Adega, Amigos da Terra y Matar por matar, non! entraron en las instalaciones pudieron recoger ''pruebas de la existencia de una fosa enterrada y llena de cadáveres de perros''. Acto seguido pusieron estos hechos en conocimiento del SEPRONA de la Guardia Civil de O Carballiño y miembros de este cuerpo fueron a la perrera a constatar los citados hechos. Días después fueron interpuestas cuatro denuncias por irregularidades administrativas y una más ante el Juzgado de O Carballiño por indicios de delito ambiental tipificado en el Código Penal.

Por su parte, Amigos da Terra se personó en la causa y, actualmente realiza un seguimiento de la misma a la espera de que la jueza de Instrucción estime la existencia de los hechos. De ser así se daría apertura al juicio oral con el que el expediente se elevaría al juzgado de lo Penal de Ourense. La asociación cuenta con un avogado de oficio concedido por el Colexio de Avogados de Ourense para realizar los trámites judiciales oportunos, que de otra manera no podrían afrontar, al ser inasumibles los gastos.

Los ecologistas han declarado que ''la denuncia por la fosa con los perros muertos responde a una obligación, no sólo moral, sino también laboral, ya que nuestro trabajo es la protección del medio ambiente como bien jurídico colectivo y del que no obtenemos beneficio personal alguno''.

Comentarios