Adega solicita la demolición del embalse del Umia en Caldas

Agua verde. Esa es la situación del líquido elemento en el río Umia desde el embalse situado en Caldas de Reis hasta su desembocadura. El suministro tuvo que cortado en varias ocasiones durante la pasada semana por la proliferación de cianobacterias, de las especie microcystis, una suerte de algas.

Aunque la Xunta descartó la posibilidad de que el agua no sea potable, reconoció la presencia de este filo que, según sus estudios, es el culpable de atrancar la potabilizadora del municipio pontevedrés y disminuir el caudal de agua de la traída.

No comparte esta opinión la asociación ecologista Adega, quien solicitó la demolición del embalse del río Umia, causante, a su juicio, de la contaminación del agua destinada al abastecimiento de Caldas y de una seria amenaza la riqueza piscícola.

Las cianobacterias, capaces de producir toxinas, suponen un "peligro para la salud de la población", sostiene Adega, que se remite a estudios científicos de la Organización Mundial de la Salud. Además, advierten de que los sistemas de depuración no sólo no eliminan estas bacterias, sino que incluso llegan a incrementar su presencia.

Río abajo

La asociación ecologista, en un comunicado, alertó también de que, según los propios análisis de la Xunta, la contaminación se extiende río abajo, "amenazando la riqueza piscícola y demás fauna fluvial del río", y a otras poblaciones como Portas o Vilagarcía.

En su argumentación para solicitar la demolición del embalse de Caldas, construido de forma "totalmente infundada y fraudulenta", Adega insistió en que el pantano no ha supuesto ninguno de los beneficios previstos: impide el aprovechamiento recreativo, la pesca y el baño aguas abajo; y puede representar una amenaza en el caso de crecidas rápidas, puesto que, aseguran, no tiene capacidad para retener todo el caudal recibido.

El derrumbe del embalse tendría por objetivo para la asociación ecologista garantizar la "la salud de las poblaciones que se abastecen con agua del río y conservar la vida del mismo".

La propia Consellería de Medio Ambiente, a través de Augas de Galicia, elevó al nivel de alerta uno en la captación de Segade debido a la presencia de estas cianobacterias.

Comentarios