miércoles. 19.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 19.01.2022
El tiempo

Un análisis genético arrojará luz sobre el origen de Colón, que algunas teorías sitúan en Galicia

Reconstrucción en la investigación de los restos de Colón. UNIVERSIDAD DE GRANADA
Reconstrucción en la investigación de los restos de Colón. UNIVERSIDAD DE GRANADA
La investigación estuvo paralizada 16 años a la espera de que las tecnologías la hiciesen posible

Un equipo multidisciplinar dirigido por el catedrático de Medicina Forense de la Universidad de Granada José Antonio Lorente acometerá un análisis genético de los restos óseos de Cristóbal Colón haciendo uso de las últimas tecnologías para tratar de conocer su verdadera procedencia. Este trabajo se realiza en el marco de un ambicioso proyecto en el que participarán cinco laboratorios de identificación genética de Europa y América, y que podría estar culminado para el 12 de octubre

José Antonio Lorente. EFESe retoma así la fase final de un proyecto de investigación que ha permanecido "parado" los últimos 16 años a la espera de avances tecnológicos que permitieran afrontar con "ciertas garantías" este proceso, según ha detallado este miércoles en rueda de prensa en Granada el doctor Lorente (en la foto). 

Cristóbal Colón falleció el 20 de mayo de 1506 en Valladolid, dejando como interrogante su verdadero origen. La idea más extendida es que fue un genovés hijo de una familia de tejedores, pero hay numerosas teorías que han cuestionado su lugar de nacimiento. Algunas de ellas localizan su procedencia en diversas partes de España, pero muchas otras apuntan a lugares como Portugal, Croacia o Polonia. Así las cosas, Galicia, Valencia, Portugal, Cataluña, Navarra o Mallorca son algunos de los posibles orígenes que serán analizados comparativamente por el equipo del doctor Lorente. 

La fase final de este proyecto será posible después de que hace casi veinte años el doctor Lorente dirigiera el equipo multidisciplinar que logró exhumar el sepulcro del almirante, situado en la catedral de Sevilla, y extraer parte de los restos para su posterior estudio. 

Sus impulsores afirman que se trata de la investigación científica "más ambiciosa" sobre el origen Colón

Así, 515 años después de su muerte, los restos óseos atribuidos al descubridor de América, a su hijo Hernando y a su hermano Diego saldrán de la cámara de seguridad de la Universidad de Granada para ser analizados en la propia institución y trasladados a otros laboratorios de identificación genética de Europa y América. Dos de ellos, uno situado en Florencia y otro en Estados Unidos, trabajarán de forma "aislada" e independiente". 

Otros dos laboratorios, uno de Roma y otro de México, irán apoyando esta labor, mientras que el equipo también estará en contacto con otro centro especializado en identificación genética. El objetivo es obtener "la mayor cantidad de información posible", de modo que cuando termine el proceso los distintos centros puedan poner en común los datos obtenidos y sacar conclusiones. 

Lorente reconoce que existen "limitaciones", y que el peor escenario es que ninguno de los laboratorios pueda obtener el ADN necesario para afrontar este estudio, que tiene un presupuesto de unos 30.000 euros. "No vamos a forzar las circunstancias que nos puedan llevar a una conclusión errónea y que en un tiempo alguien pueda decir que lo que se hizo está mal hecho", ha agregado Lorente para incidir en el rigor con el que se afronta esta fase. 

Sus impulsores afirman que se trata de la investigación científica "más ambiciosa" sobre el origen Colón, que recopila el trabajo desarrollado por las diferentes tesis surgidas hasta el momento. Todo ello será registrado en una película documental y una miniserie coproducida por TVE y Story Producciones.

Varios fragmentos óseos para despejar la incógnita
Restos óseos a analizar en el estudio sobre el origen de Colón. UNIVERSIDAD DE GRANADA
Esta investigación, promovida inicialmente por el historiador Marcial Castro, comenzó en el 2002. Al año siguiente se exhumaron los restos del descubridor y de sus familiares de la catedral de Sevilla y no fue hasta el 2005 cuando concluyó la extracción de la primera tanda de análisis, momento en el que los investigadores decidieron paralizar el estudio porque la tecnología con la que se contaba entonces no era lo suficientemente "eficiente".

"Estábamos gastando muchos gramos de hueso para conseguir muy poca información", ha detallado Lorente. Por ello, llegaron a la conclusión de que lo mejor era preservar las piezas a la espera de un avance tecnológico de nueva generación que ahora, 16 años después, ya se ha dado, lo que permitirá una mejora "drástica" tanto en la extracción del ADN de los huesos (mayor cantidad y calidad) como en el análisis posterior.

El material del que disponen para su análisis es el siguiente: cuatro fragmentos de huesos de Cristóbal Colón del tamaño de una almendra; otros siete —uno de ellos un diente— de su hijo Hernando, y por último doce fragmentos óseos de su hermano Diego.

El objetivo final de este estudio es confirmar los orígenes de Colón: "Se acepta mayoritariamente que es de Italia, y no lo dudamos, pero podemos arrojar datos objetivos que puedan ser interpretados por los historiadores para llegar a una conclusión u otra", ha avanzado Lorente.

Un análisis genético arrojará luz sobre el origen de Colón, que...
Comentarios