Arranca Equo, el partido verde que aspira a un 10% de los votos en 2012

La plataforma ecologista Equo ha comenzado este viernes su andadura con la intención de presentarse a las elecciones de 2012 y lograr el 10 por ciento de los votos, como tienen otros partidos verdes en Europa, y no quedarse en el 0,5 por ciento que este tipo de formaciones tienen en España. Esta es la meta inmediata que se han marcado los líderes de este movimiento, el ex director de Greenpeace, Juan López de Uralde, el director en funciones de SEO/BirdLife, Alejandro Sánchez, y Cecilia Carballo, directora de la fundación IPADE, quienes quieren elevar las ''inquietudes ambientales'' al mundo de la política.

Por ahora, Equo sólo es una fundación, como puede ser la FAES para el PP o la Fundación Ideas para los socialistas, como han aclarado ellos mismos, y no tienen una prisa excesiva por convertirse en fuerza política porque en este momento, ha subrayado López de Uralde, lo importante es ''seguir fortaleciéndose'' para poder llegar a las generales de 2012. Conscientes de que el ideario político verde está ''muy atomizado'' y que es difícil la ''convergencia'' con otros partidos similares consolidados, Equo quiere erigirse en el representante de Los Verdes europeos en España, siguiendo el modelo expreso de Europe Écologie, que lidera Daniel Cohn-Bendit.

Hostilidades y simpatías
Al proyecto se le han puesto ya ''zancadillas'' desde las propias filas verdes, según ha asegurado López de Uralde, quien también ha denunciado que el propio Ministerio de Medio Ambiente le ha recomendado que no siguiera adelante.

Por contra, ha despertado simpatías entre algunos partidos de izquierda como Iniciativa per Catalunya Verds, que lidera Joan Herrera, hasta el punto de que han trabajado juntos en la redacción de las enmiendas a la totalidad que ICV defendió contra el proyecto de ley de Economía Sostenible, ha asegurado Alejandro Sánchez. Un proyecto de ley contra el que Equo ha arremetido al considerar que de sostenible ''sólo tiene el título'' y no pretende sino ''maquillar'' la ausencia del medioambiente en las políticas del Gobierno.

Sus aspiraciones políticas se materializarán en la medida en que consigan la financiación necesaria, han admitido el ex director de Greenpeace, y de momento sólo están teniendo apoyo económico de instituciones verdes europeas. Descartan solicitar financiación a empresas privadas.

Las líneas maestras del proyecto
Equo quiere captar el voto de los ''decepcionados'' por la falta de respuesta a la crisis social y ambiental y el de los ciudadanos que aspiran a vivir de una manera distinta que no sea ''tan dependiente'' del consumismo y de la acumulación de ''propiedades y deudas''. Y a este potencial electorado le proponen fiscalidad ambiental, empleo verde, recuperación de los derechos laborales, transporte y edificación sostenible, acabar con la energía nuclear, una transición hacia una economía baja en carbono y apoyada al cien por cien en las renovables.

Tolerancia ''cero'' con la corrupción, amplia participación de la sociedad civil y protección efectiva de la biodiversidad, son otras de las medidas que ponen bajo sus siglas, según ha detallado, Carballo.

Esta ambiciosa iniciativa cuenta con el apoyo de destacados responsables ecologistas, entre ellos el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, y Santiago Martín Barajas, de Ecologistas en Acción, y de todo aquel que ''tenga ilusión y voluntad'' de aportar propuestas para una reorganización política y económica ''verdaderamente sostenible'', han dicho. A la presentación en sociedad de esta nueva plataforma verde, ha asistido el diseñador Rafael Celda, que ha creado un logotipo para Equo en el que están presentes las formas redondas que evocan el planeta Tierra y un símbolo de ''igual'' que representa la equidad social que persigue la formación.

Comentarios