Aumentan las cirugías inspiradas en filtros digitales

Los psicólogos advierten de que la imagen que se proyecta en las redes sociales en muchos casos "no es real" y puede provocar dismorfia corporal
Un centro de cirugía estética. EFE
photo_camera Un centro de cirugía estética. EFE

La imagen, en muchos casos no real, que se proyecta en las redes sociales ha provocado un incremento de las operaciones de estética, debido a la "dismorfia corporal", un problema psicológico relacionado con la percepción sobre la propia imagen, que no se soluciona con la cirugía, según advierten los psicólogos.

Así lo ha manifestado a Efe Rosana Pereira, del Colegio de Psicólogos de Madrid, tras la muerte el pasado domingo en Madrid de Silvia Idalia, una mujer que estuvo en coma tres meses tras someterse a una triple cirugía estética, que se suma a la de una joven murciana en enero por las múltiples perforaciones en distintas órganos que sufrió al hacerse una liposucción.

Estas muertes ha reactivado la polémica sobre la seguridad de las intervenciones de estética que se realizan en las clínicas privadas y que, según Bernardo Hontanilla, de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), se efectúan con las máximas garantías, aunque, "como sucede en otras intervenciones, siempre tienen su riesgo".

UNAS 400.000 CIRUGÍAS ESTÉTICAS ANUALES

Según los últimos datos de la encuesta cuatrianual que realiza SECPRE, en 2018 se practicaron cerca de 400.000 intervenciones.

El aumento de mamas y las liposucciones fueron las más demandadas entre las mujeres, y en tercer lugar se situaron las reducciones de mamas, la intervención que más creció respecto al anterior estudio de 2014.

Los hombres se decantaron principalmente por la ginecomastia (reducción del tejido de las glándulas mamarias), seguido de la liposucción y la rinoplastia. 

La población de entre 30 y 44 años es la que más recurre a la cirugía estética, y en un 83,4% fueron mujeres las que se sometieron a estas intervenciones, frente al 16,6% de hombres, un porcentaje que creció 4,4 puntos respecto a la encuesta anterior.

QUIERO LO QUE VEO

En estos momentos los cánones de belleza los marcan las redes sociales y los filtros digitales que estas tienen instalados, según la psicóloga Rosana Pereira.

A su juicio, esto ha provocado un aumento de las intervenciones estéticas para conseguir una imagen que "muchas personas publican en estas aplicaciones y que a veces no es real", lo que, en ocasiones, puede acarrear problemas psicológicos, como la dismorfia corporal (trastorno relacionado con la percepción que una persona tiene de su propia imagen física).

Sobre esta situación, la también directora de la clínica Haztúa explica que "muchas veces el motivo de la intervención no es un problema de estética, sino una sensación de no ser suficiente, de insatisfacción personal".

"Estas personas piensan que operándose termina el malestar, pero lo que ocurre en realidad es que el mal va a seguir ahí porque existe un rechazo mental", señala Pereira.

EXPERTOS TRANQUILIZAN: LAS CIRUGÍAS SON SEGURAS

Ante la nueva polémica sobre la seguridad de las intervenciones estéticas, el vocal de SECPRE insiste en que tienen el mismo peligro que cualquier otra intervención quirúrgica.

"En cualquier acto quirúrgico siempre hay un riesgo, como puede ser el de hemorragia o infección", asegura el experto, al detallar que sobre estos problemas se informa en los consentimientos que se firman antes de las intervenciones.

En este sentido, destaca que cuanto más agresiva es la cirugía, más riesgo supone y comenta que no es lo mismo una rinoplastia que una abdominoplastia.

Hontanilla reconoce que, por los informes periciales que realiza, sabe de las complicaciones que se registran en algunas intervenciones, aunque resalta que "no siempre son culpa del cirujano" y asegura que no tiene cifras exactas sobre el número de operaciones con problemas.

Tampoco precisa los fallecimientos que se registran en España por intervenciones estéticas, aunque manifiesta que la cifra "es muy baja".

EVITAR LA MALA PRAXIS

Pero Hontanilla reconoce que las muertes de estas dos mujeres en 2022 pueden haber incrementado el temor de la población a someterse a intervenciones de estética, ante la creencia de que las practican médicos que no tienen títulos reconocidos por el Estado español o la Unión Europea.

Ante esta situación, Bernardo Hontanilla aconseja a los pacientes que acudan a "clínicas serias" (5.244 centros autorizados por el Ministerio de Sanidad en 2020) y que se pongan en manos de "profesionales cirujanos con el titulo de especialistas".

Por su parte, la Sociedad Española de Clínicas de Medicina y Cirugía Estética (SEMYCE) defiende el nivel de calidad y seguridad de la mayoría de las clínicas de medicina y cirugía estética españolas y aclara que contratar una operación con un centro de estética en ningún caso es menos fiable que directamente con un cirujano.

PIDEN PROHIBIR LA PUBLICIDAD DE LAS CLÍNICAS

El Defensor del Paciente ha pedido al Gobierno que prohíba la publicidad de las intervenciones de estética en los medios de comunicación y en horarios de máxima audiencia tras el aumento de denuncias y reclamaciones.

Según la memoria de 2021, el Defensor del Paciente recibió 298 quejas de personas que se sometieron a una intervención de cirugía plástica, reparadora y estética con resultados insatisfactorios. 

Una cifra que aumenta años tras año, según su presidenta, Carmen Flores, por intervenciones con "resultados indeseables e irreversibles física y psiquicamente", generadas, en su mayoría por "una publicidad perniciosa" que "da a entender que la cirugía estética está exenta de riesgos" y que potencia que "lo más importante es el físico". 

REGISTRO ESTATAL DE PROFESIONALES SANITARIOS

El pasado mes de junio, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, anunció que el Gobierno trabajaba con las comunidades y los colegios médicos en la puesta en marcha de un registro estatal de profesionales sanitarios, de carácter público, para evitar el intrusismo y la mala praxis en las operaciones de cirugía estética.

Según la responsable de Sanidad, este registro permitirá a la ciudadanía conocer quien puede realizar este tipo de intervenciones, que deberá practicar un especialista en cirugía estética o reparadora "evitando así el intrusismo en los centros". 

Además, el Grupo Parlamentario Socialista ha registrado una Proposición no de Ley para garantizar la seguridad de los pacientes, lo que a juicio de SEPCRE es una medida "absolutamente importante" y que debe formalizarse "cuanto antes".

OPERACIONES ESTÉTICAS FRENTE A LAS REPARADORAS

Los profesionales quieren dejar claro que no es lo mismo la cirugía estética que la reparadora, ya que, mientras la primera busca mejorar la apariencia de determinadas estructuras corporales, la segunda trata de corregir defectos provocados por enfermedades, lesiones o accidentes.

Sobre la peligrosidad de esta última, Juan Barreiro, medico adjunto del servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital de A Coruña, asegura que las complicaciones en estas operaciones son reducidas al estar planificadas previamente. Por ello, Barreiro indica que situaciones como la ocurrida con la muerte de Idalia "son totalmente inesperadas".