sábado. 04.04.2020 |
El tiempo
sábado. 04.04.2020
El tiempo

La baraja de copas menstruales vuelve para romper tabúes

Antía Alberte presenta su baraja feminista en Ourense.BRAIS LORENZO (Efe)
Antía Alberte presenta su baraja feminista en Ourense.BRAIS LORENZO (Efe)
Sale a la venta una con una tirada de 500 ejemplares y un precio de 15 euros

Después del éxito de ventas cosechado el año pasado, la ilustradora gallega Antía Alberte vuelve con fuerza, con la segunda edición de su singular baraja de naipes feminista, donde las copas son menstruales y los bastos, consoladores.

Lo que comenzó como una pequeña idea durante una voluntariado en pleno corazón del Parque Natural do Xurés, ya es una realidad con la presentación de esta nueva baraja, que llega al mercado por un precio inicial de 15 euros y una tirada de 500 ejemplares.

La ilustradora ha presentdo este jueves 27 de febrero su nueva baraja de naipes en la librería Punto e Coma, en la ciudad de Ourense, y no descarta llevarla a otras localidades gallegas.

“Hablé con BenComún, una especie de coworking de Allariz, donde hay varias editoriales, como Aira das Letras, Punto e Coma y Maruxairas; les gustó el proyecto y me ayudaron con la financiación de estas barajas”, ha comentado a Efe Antía, que destaca el esfuerzo que hay detrás de este trabajo.

Después de "mucho sondear" el mercado, esta ilustradora apostó no obstante por una imprenta de Madrid para hacer la baraja “más profesional”, después de descartar la posibilidad de elaborarlas en la casa Fournier porque “me exigían hacer como mínimo 3.000 barajas”.

El reto ahora es intentar al menos repetir el éxito de la primera edición –tirada de 150– y dar a conocer estas novedosas barajas, que pretenden romper tabúes.

Los principales cambios radican en que “el packaging es más profesional, en una mirada más dirigida hacia el concepto de empresa: Incluye jockers, tiene caja y cambia el reverso de las cartas”, explica esta creadora gallega de Ribeira.

Con todo, las cartas mantienen la esencia de la primera edición, que combina los colores rojos con otros más grises o negro y los cuatro palos utilizados: esto es, copas menstruales (copas); cuchillas de afeitar, por espadas, vibradores y pizzas, representando los oros.

La idea es distribuir las barajas a través de diferentes puntos de venta así como en la página web –en la que está trabajando con el coworking de Allariz– y también ha iniciado contactos “fuera de Galicia” con amigos y conocidos que residen en otros puntos del territorio como Madrid y País Vasco, que se han ofrecido a dar a conocer su producto en diferentes establecimientos.

Después de una larga espera hasta tener el producto en sus manos, Antía se muestra optimista. "Me piden por Instagram y Facebook, ahora voy a empezar en puntos de venta", resume.

Y el siguiente paso, avanza, será elaborar “un cómic” de La Chica de la pisa, personaje primigenio que se inspira en su propias vivencias y que ha ido cogiendo vida propia con el tiempo aunque reconoce que es una idea que “todavía está en ascuas”.

El objetivo con La Chica de la pisa es "normalizar" aspectos cotidianos de su vida y de la de otras mujeres, como la depilación o la regla, todo ello “a través del humor” y el apoyo de su entorno más cercano.

La baraja de copas menstruales vuelve para romper tabúes
Comentarios