viernes. 23.08.2019 |
El tiempo
viernes. 23.08.2019
El tiempo

Christina Rosenvinge: ''Me gusta que cada disco tenga su propio carácter''

La cantante Christina Rosenvinge, de promoción de su nuevo trabajo en Galicia
La cantante Christina Rosenvinge, de promoción de su nuevo trabajo en Galicia

La cantante habla sobre su nuevo disco, ‘Lo nuestro’, que este viernes trae a Pontevedra y en el que se acerca a temas más trascendentales y con un sonido diferente a proyectos anteriores

Christina Rosenvinge empezó en esto de la música en 1980, cuando formó parte con 16 años de Ella y los neumáticos para saltar poco después a la fama con el dúo pop-naïf Alex y Christina. 35 años después, y con una larga carrera como cantautora a sus espaldas, acaba de publicar su último trabajo, Lo Nuestro, que presenta en Galicia esta semana con conciertos de Son Estrella Galicia en Santiago, Pontevedra y Ferrol.

Pasa por la sala Karma de la ciudad del Lérez el viernes, 8 de mayo, a las 22.00 horas.

¿Qué se van a encontrar los asistentes al concierto de Pontevedra?
Es, sobre todo, la presentación de Lo nuestro, así que tocamos casi todo del nuevo trabajo. Luego rescaté también algunas canciones de otros discos y con ellas hice versiones distintas.



No es su primera vez en Pontevedra. ¿Qué recuerdos guarda de visitas anteriores?
Lo malo de las giras es que vas y vienes muy rápido a todas partes, no tienes tanto tiempo para disfrutar los sitios a los que vas. Cuando he estado en Galicia y me lo he pasado mejor ha sido de vacaciones.

Cuando compongo escucho música pero intento incluir influencias muy distintas

Lo Nuestro tiene un sonido diferente a sus anteriores trabajos, más oscuro, más electrónico.
Sí, es verdad que tiene un sonido más electrónico porque lo hemos grabado con programaciones y temas que yo había hecho también utilizándolas, por lo que todas las canciones cogieron otro carácter. En vez de emplear tantos instrumentos orgánicos empecé a meter sintetizadores. Eso cambia el sonido. Creo que en realidad la composición no es tan radicalmente distinta de la de otros discos pero el sonido sí que ha cambiado bastante.

Hace solo un mes que publicó el nuevo disco así que es un poco pronto para pensar en cuál ha sido la aceptación pero, ¿qué tal las primeras impresiones?
Las reacciones están siendo muy buenas. He estado tocando ya en Barcelona y en Valencia y los conciertos han ido muy bien, tanto ellos como el disco están teniendo muy buenas críticas. A mí no me sorprende tanto pero, cuando uno toma riesgos, a la gente le parece peligroso. Yo creo que es todo lo contrario y se ve un poco con la salida de este trabajo. El público agradece mucho la diferencia en el álbum. Me gusta que cada disco que hago tenga su propio carácter.

En Lo Nuestro trata temas importantes pero con humor, como el acercamiento a la muerte en La muy puta. ¿Una forma de sacarle hierro al asunto?
Los giros un poco humorísticos y divertidos se me ocurren cuando estoy escribiendo canciones y en vez de reprimirlos los dejo porque me parece que aligera todo un poco. La muy puta es una canción que rompe un tabú con el tema de la muerte pero lo hace desde la sátira y me parece la única manera plausible. En otras canciones sí, se alternan un poco los temas algo más ligeros con cuestiones mucho más transcendentales, es una manera de poder llevarlos al lenguaje pop.



¿En qué se inspira para componer?
En cosas muy distintas, la música no tiene solo como referencia la propia música. Es verdad que escucho mucha música pero también intento incluir en una canción influencias muy distintas, que vienen desde cinematográficas, del mundo del arte o de los libros que leo. Y también en gran parte de las cosas que ocurren mientras estoy escribiendo las canciones.

Por ejemplo, La tejedora es una canción inspirada por una escultura de Louise Bourgeois que está en el Guggenheim. Es una escultura de una araña gigante que se llama MamanMamá –, y La tejedora es una canción sobre esto, sobre la maternidad y el sacrificio. O, por ejemplo, Pobre Nicolás que está inspirada en el inventor Nikola Telsa, un genio maldito al que le debemos la electricidad tal y como la conocemos hoy en día. Es un personaje muy trágico.



Hace 35 años que empezó con esto de la música. ¿Cómo cree que evolucionó desde esos inicios de Alex y Christina?
Las cosas han ido cambiando mucho y he pasado por distintas partes, por distintos mundos dentro de la música. En las discográficas grandes la música se ve fundamentalmente como un negocio. Si salí de allí en cuanto pude fue porque es muy difícil tener una carrera artística interesante cuando estás obligada a tener un seguimiento, a hacer un producto que se tiene que vender rápido. Para mí si tienes de verdad vocación artística, eso puede quemar muy rápidamente. Por eso después de la época de Alex y Christina intenté virar la carrera hacia algo mucho más personal.

Christina Rosenvinge: ''Me gusta que cada disco tenga su propio...
Comentarios