Ocho consejos para sobrellevar la vuelta a la rutina tras las vacaciones

Volver al día a día puede provocar cansancio, tristeza y demás problemas psicológicos
Gente paseando por la calle Peregrina de Pontevedra. GONZALO GARCÍA
photo_camera Gente paseando por la calle Peregrina de Pontevedra. GONZALO GARCÍA

Gran parte de los 20,4 millones de personas activas profesionalmente en España se incorporará estas semanas al trabajo después de las vacaciones. Y al 37 % de ellos les pasará factura: según un informe de Adecco, ese es el porcentaje que sufre o sufrirá el llamado "síndrome posvacacional", que se traduce en apatía, cansancio, falta de energía, dificultad para concentrarse, trastornos del sueño, nerviosismo, estrés o, incluso, tristeza.

Los expertos y expertas apuntan varias razones por las que esto ocurre. Como explica Enric Soler, profesor colaborador de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), el regreso al trabajo tras varias semanas de vacaciones supone un cambio drástico en el día a día, "y los humanos somos muy adaptables, pero nos amoldamos a las nuevas situaciones de forma progresiva", afirma.

Que esa vuelta al trabajo sea más o menos llevadera depende básicamente de cuatro variables: la motivación profesional, la satisfacción y el bienestar en el trabajo, los recursos resilientes de cada uno y que haya facilidades o no para conciliar la vida laboral y la personal, indica Mireia Cabero, también profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC.

Independientemente de cuáles sean las circunstancias de cada uno respecto a esas motivaciones y el ambiente laboral, los expertos y expertas afirman que algunas recomendaciones pueden ayudar a que la adaptación a la rutina laboral tras las vacaciones de verano sea rápida y sin complicaciones. En siete consejos.

Vivir el aquí y el ahora

Según Enric Soler, obsesionarse con anticipar la vuelta al trabajo para que la transición sea más llevadera roba tiempo y calidad de vida de las vacaciones. "Planificar es una forma de anticipar lo que va a venir, estamos abusando de querer tenerlo todo planificado para protegernos mentalmente del miedo a los cambios que prevemos que deberemos afrontar", explica.

Por eso, aunque planificar sitúa mentalmente en la nueva situación, de modo que cuando se produzca ya no suponga la primera vez que se afronta, debemos asumir que no podemos controlarlo todo, así que hay que confiar en nuestras propias herramientas para afrontar los cambios cuando se produzcan.

Confiar en la capacidad de adaptación

Como recuerda el profesor colaborador de la UOC, seguramente este año no es el primero en el que se realiza una incorporación al trabajo tras las vacaciones. "Confiar en la propia capacidad de adaptación es buena idea".

Seguir disfrutando del ocio y del tiempo para uno mismo

Según Mireia Cabero, que la conciliación permita durante el año poder vivir la vida que se quiera vivir al mismo tiempo que se trabaja es una necesidad que no debe pasarse por alto.

Huir de los cambios bruscos del día a día

"Si son inevitables, como un desfase horario, date un tiempo para adaptarte. Si son evitables, está en tu mano elegirlos o no", recuerda Enric Soler.

El descanso forma parte de la actividad laboral

Cuando has estado de vacaciones, has estado trabajando para ofrecer la mejor versión de tu faceta profesional a la vuelta a la productividad. Es imprescindible descansar para hacer bien nuestro trabajo», afirma el profesor colaborador de la UOC.

Hacer el propósito de no desaprovechar las próximas vacaciones

Es decir, el fin de semana siguiente a la reincorporación, y los sucesivos. Según Soler, lo ideal es elegir lo que resulte más reparador en cada uno de los tres tipos de períodos vacacionales que se tienen durante todo el año, "y evitar hacer lo que se espera que hagas. Los fines de semana no son solo para poner la lavadora, y en las vacaciones de verano no es obligatorio gastar un pastizal en un viaje".

Si agobia volver al trabajo, hay que plantearse un cambio

Los expertos y expertas afirman que disfrutar de la profesión no debería ser un lujo. "Si no tienes ilusión por volver al trabajo después de las vacaciones, plantéate si ese trabajo te gusta", recomienda Soler.

Estilo de vida saludable

Conviene buscar un estilo de vida saludable pero de forma progresiva. Los cambios importantes, mejor que no coincidan, advierte el profesor colaborador de la UOC. El cuerpo puede facilitar a la mente la adaptación al trabajo si se está descansado, con salud, ágil y enérgico. Por eso, quien practica deporte y tiene una dieta saludable durante todo el año, tendrá menos problemas con la vuelta al trabajo porque reduce la ansiedad y el estrés. Pero, si no se lleva un estilo de vida saludable, no se debe, justamente, un período de mayor estrés como el de la vuelta al trabajo.

Comentarios