jueves. 09.12.2021 |
El tiempo
jueves. 09.12.2021
El tiempo

Una consulta ginecológica puede ser clave para detectar la violencia machista

Un médico y su paciente chocan su mano. EP
Un médico y su paciente se toman la mano. EP
La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomienda el uso de la empatía y preguntar "sin miedo" si se perciben indicios de que la paciente podría ser víctima

Embarazos no deseados reiterados por falta de control en la fecundidad, actitud sumisa con respecto al hombre, inseguridad... Son algunas situaciones que, en una consulta ginecológica, pueden despertar sospechas de que la paciente es víctima de algún tipo de violencia machista. 

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (Sego) ha publicado un documento con recomendaciones para mejorar la detección y atención de las mujeres víctimas de la violencia de género o agresión sexual. 

Entre los consejos que da la sociedad médica a los especialistas, el principal es preguntar sin miedo. "La mayoría de las mujeres están dispuestas a revelar el maltrato cuando se les pregunta en forma directa y no valorativa, y muchas están esperando silenciosamente que alguien les pregunte", señala el documento. 

"¿Cómo van las cosas por casa?" o "¿qué tal van las cosas con su pareja?", transmitir empatía y respeto con el lenguaje no verbal y sobre todo escuchar son claves, porque, según dice la sociedad médica, "la consulta puede resultar el único espacio que tiene la mujer para hablar de lo que le pasa". 

Una de las manifestaciones no explícitas o indirectas de la violencia machista es la ausencia de control de la fecundidad, debido a la negativa o al sabotaje del maltratador, lo que se traduce tanto en embarazos no deseados como en mayor exposición a infecciones de transmisión sexual. 

Asimismo, la sociedad médica destaca que el rechazo al uso del preservativo aumenta las probabilidades de infección de transmisión sexual, a veces incluso de forma intencionada. Las alteraciones sexuales y las complicaciones del embarazo también pueden esconder un caso de violencia doméstica. 

Pero el ámbito sanitario solo contribuye a la detección del 5 % de los casos y por eso la Sego quiere reforzar la contribución de la especialidad a la detección temprana. 

La Sego ha publicado un documento de consenso de la especialidad para mejorar la detección y atención de las mujeres víctimas de violencia de género desde las consultas de obstetricia y ginecología. 

"En los colectivos más vulnerables, un porcentaje importante de los malos tratos por parte de la pareja se inician con el embarazo, incluida la violencia física y sexual", destacan los médicos, que por eso indican que las consultas de embarazo y puerperio -como también las de planificación familiar y las revisiones periódicas- representan oportunidades para la detección. 

La sociedad aconseja a los doctores estar pendientes de la actitud de la mujer y de la pareja porque mostrarse temerosa, evasiva o nerviosa, alterarse con facilidad (por ejemplo, al abrirse la puerta), o buscar constantemente la aprobación del marido puede resultar un indicio. 

En relación con la actitud de él, también puede serlo el hecho de que se muestre muy controlador, que dificulte la posibilidad de hablar a solas con la mujer o que se muestre por el contrario despreocupado y despectivo. 

Sego recuerda a todos sus profesionales que el personal sanitario tiene la obligación legal de comunicar el maltrato a las autoridades judiciales mediante el parte de lesiones e informe médico. Y añade que, aunque la mujer manifieste el deseo de no denunciar, "debe revelarse el secreto médico ante la sospecha de un delito, poniéndolo inmediatamente en conocimiento de la justicia".

Una consulta ginecológica puede ser clave para detectar la...
Comentarios
ç