De Dani Martín a Brad Pitt: las estafas del amor más disparatadas

Este tipo de fraude es cada vez más común en España, cuyas víctimas suelen ser mujeres mayores y solas que acaban arruinadas
Fotomontaje de Brad Pitt. EP
photo_camera Fotomontaje de Brad Pitt. EP

Más que el amor, es la soledad la que mueve el mundo. Amelia y Ángeles quisieron creer que merecían ser amadas, aunque aquella historia hiciese aguas, y, tras más de ocho años siendo víctimas de una estafa que las llevó a cometer demasiados errores, las dos hermanas y su hermano Pepe, aparecieron muertos en su casa de Morata de Tajuña el pasado jueves.

El autor del asesinato se entregó voluntariamente en el cuartel. Se trata de un ciudadano paquistaní que, supuestamente, era inquilino de los tres hermanos y que los acusa de deberle unos 60.000 euros. Pero, ¿qué llevó a las hermanas de Morata de Tajuña a endeudarse a esos niveles?

¿Qué es la estafa del amor?

Un encuentro casual por redes sociales, unos cuantos piropos y una historia bien montada bastaron para engañar durante casi ocho años a los tres hermanos. El premio sería una herencia millonaria, aunque para lograrla era necesario aguantar "un poco más". Los estafadores se hicieron pasar, primero, por Artis Pabriks, el actual ministro de Defensa y viceprimer ministro de Letonia, y después por Michael Stanford, un importante militar de Estados Unidos.

La historia de amor a distancia de las hermanas con los militares da un giro cuando uno de ellos les comunica que el otro ha fallecido y que, para cobrar la herencia, deben realizar una serie de pagos. A partir de este momento, conseguir el dinero para pagar a sus novios se convierte en toda una carrera de obstáculos para Ángeles y Amelia, que lo prueban todo: piden dinero a los vecinos, venden su casa de Madrid e incluso alquilan una habitación a su asesino.

El final es conocido: Dilawar Hussain F. C. acude a casa de los ancianos con un martillo para pedirles el dinero que le deben –60.000 euros– y acaba matándolos y prendiendo fuego a sus cuerpos para ocultar su rastro. Por desgracia, los hermanos de Morata de Tajuña no han sido las únicas víctimas de estas estafas que, normalmente, se ceban con las mujeres mayores aprovechando su necesidad afectiva.

Un romance con Dani Martín

Habitualmente las estafas del amor, también conocidas como romance scam, suelen utilizar perfiles como los de médicos, militares o ingenieros. Todos ellos conquistan a su víctima, con la que contactan a través de Facebook, para, más adelante, pedirles dinero por algún problema logístico que, de solucionarse, les ayudará a estar cerca de ellas. Sin embargo, hay quienes se ponen más creativos.

Uno de los casos más sonados en España fue la mujer que pasó un año creyendo que tenía un romance con el famoso cantante Dani Martín. Él sostenía que vivía en Estados Unidos, y cuando la confianza de su víctima llegó a su punto más alto, le pidió ayuda para pagar las tasas e impuestos de una herencia muy llamativa: un maletín lleno de oro.

Por supuesto, la promesa era suculenta. A cambio de los 81.990 euros que transfirió a la cuenta del supuesto artista, ella recibiría la misma cantidad en lingotes de oro, que además le servirían para hacer un viaje a Japón, donde al fin se conocerían en persona.

Fueron 14 meses en los que la víctima vació su cuenta por completo e incluso vendió propiedades y solicitó préstamos. Cuando ella comenzó a sospechar, se lo transmitió a la persona que estaba al otro lado del chat: el estafador reconoció los hechos y le ofreció recibir dinero de otras estafas, pero ya no coló.

La Guardia Civil detuvo a dos individuos en Valencia a los que acusaron de haber timado un total de 175.000 euros a 12 personas con los mismos métodos por toda España.

Un Brad Pitt de mentira

La historia de esta estafa comienza a principios de 2022 con la incorporación de una granadina a un supuesto club de fans del actor en Facebook. La interacción con el mismísimo Brad Pitt acaba llegando en algún punto, cuando ella ya tiene suficiente confianza con el entorno virtual.

El amor tardó en llegar, pero lo hizo. Lo que primero fue una amistad entre una granadina y –supuestamente– el actor más famoso de Hollywood, acabó siendo una estafa en toda regla. La relación siempre se mantuvo en la distancia, aunque, como suele ocurrir en estos casos, a partir de un momento concreto los estafadores le prometen que Brad Pitt vendrá a España a conocerla en persona, pedirle matrimonio y –ojo a la promesa–, grabar una película juntos.

Entonces sí, comienzan las peticiones de dinero para iniciar la película: más de 170.000 euros. A cambio, ella recibía fotomontajes que utilizaban la cara del actor con, por ejemplo, un folio en el que escribía mensajes de cariño hacia ella.

La imaginación de los estafadores del amor es infinita. Aunque en la mayoría de ocasiones, ni siquiera se trata de planes perfectamente montados. Eso sí, el perfil de hombres que acuden al rescate de las víctimas –que suelen ser mujeres viudas, divorciadas o con depresiones–, son siempre parecidos.

De militares a futbolistas

Según explican profesionales de la Guardia Civil, los ciberdelincuentes eligen perfiles como militares, pilotos o cirujanos. La estafa comienza en redes y son perfiles diseñados a medida de las víctimas para tratar de engañarlas: en el caso de mujeres mayores, hombres maduros, creyentes, con profesiones de alto valor social... utilizan distintos perfiles con imágenes robadas de otras personas de internet para ganarse la confianza de sus víctimas. Un engaño que se nutre de la soledad, de la situación personal o incluso de la vulnerabilidad de las víctimas para aprovecharse de su confianza.

Mensajes de ingenieros, policías, médicos e incluso futbolistas famosos llegan a la bandeja de entrada de sus víctimas con historias heroicas y promesas de amor eterno. A cambio, ayudar y cuidar de ellos. ¿No es eso el amor romántico?

En detalle
Cómo evitar ser víctima de estos embaucadores
"Cariño, de verdad te amo y prometo pagarte todo. Todavía te amo y sigo aquí para ti". Con esas palabras un supuesto Brad Pitt mantenía engañada a una fan granadina a través de Facebook.

De hecho, son redes sociales como esta, y especialmente aplicaciones como Tinder o Badoo, las que los depredadores del amor utilizan para captar a sus víctimas.

Aunque fotomontajes como el del actor lleven a desconfiar desde un inicio, muchas de sus tácticas pasan desapercibidas. La precaución aquí es vital y existen recomendaciones de gran ayuda.

Ojo con los datos
Aunque la persona que aparece en la pantalla tenga una apariencia real, se aconseja no proporcionar ningún tipo de dato personal o realizar transferencias de dinero.

Verificar el perfil
Existen numerosas herramientas en línea y gratuitas como TinEye que permiten verificar la autenticidad de una imagen para asegurar que no se trata de una estafa.

Capturas de pantalla
Si la persona con la que se ha hecho match o contactado a través de redes sociales reclama dinero o realiza un movimiento sospechoso, es importante recolectar algún tipo de prueba en caso de presentar una denuncia.

Búsqueda de información
Hoy en día, casi todo el mundo cuenta con una huella digital. Se puede buscar el nombre de la persona en la red, ya que, si existe, probablemente aparezcan sus perfiles en otras webs y así se dará pronto con su identidad.

Comentarios