Lunes. 25.03.2019 |
El tiempo
Lunes. 25.03.2019
El tiempo

La degeneración macular es una "auténtica epidemia", alertan retinólogos

Ojo. EP
Ojo. EP

La variante atrófica actualmente no tiene cura

En una sociedad en la que aumenta cada vez más la esperanza de vida, los problemas de visión asociados a la edad como es la degeneración macular se está convirtiendo en una "auténtica epidemia en los países occidentales" como España, y una de cada cuatro personas con 80 años la sufrirá. Lo ha alertado este martes el retinólogo Jordi Monés, director del Instituto de la Mácula y de la Barcelona Macula Foundation (BMF), que forma parte del consorcio internacional (Eye-Risk) que trabaja para identificar nuevos biomarcadores de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Monés ha explicado que existen dos variantes de la enfermedad: la exudativa, que tiene cura y se trabaja para mejorar los tratamientos existentes, y la atrófica, que actualmente no se puede curar. "La edad castiga con esta enfermedad", ha recalcado este experto, que ha comentado que se va perdiendo la visión central a una edad en la que se quiere disfrutar de "una vida contemplativa" como leer o ver a los nietos.

No obstante, ha subrayado que la DMAE exudativa o húmeda se cura desde los años noventa, cuando empezaron a funcionar los tratamientos poco a poco, primero mitigando el daño o ceguera y ahora ganando el paciente a la enfermedad. Se trata de un tratamiento con inyecciones muy efectivo y que cura, pero en 5 o 7 años, por lo que puede tener un problema de "sobrecarga" ya sea por su coste como porque el paciente deje la prescripción por diversos motivos.

Monés ha recomendado que el médico explique bien al paciente en qué consiste el tratamiento para educarle en entender que es a largo plazo y que no le tenga miedo. Ha especificado que el primer año de tratamiento es aconsejable poner, por ejemplo, 8 inyecciones y luego ir bajando la dosis pero siempre siendo "proactivo" y poniendo entre 3 y 4 inyecciones anuales.

Factores genéticos y otros como el tabaco, la alimentación poco saludable, la falta de ejercicio o la falta de protección solar pueden favorecer la aparición de la DMAE, que se da por igual entre hombres y mujeres, aunque se aprecia más en ellas porque tienen más esperanza de vida, según Jordi Monés. Además, como los ojos son "como hermanos, son paralelos", existe el mismo riesgo que se dé en uno que en otro; "está casi cantado que, si se da en uno, aparezca en el otro", ha dicho este experto, que ha aconsejado controles regulares de la visión.

Respecto a la DMAE atrófica, Monés ha lamentado que en la actualidad no tengamos "ningún tratamiento" y que es "como tratar con la muerte". No obstante, ha dicho que, si hace años al paciente solo se le daba la mala noticia de que esta enfermedad no tenía cura, ahora se le dice también una buena, y es que hay muchas líneas de investigación abiertas.

La degeneración macular es una "auténtica epidemia", alertan...
Comentarios