14 de febrero, Día Europeo de la Salud Sexual

"Disfrutar de una mejor sexualidad nos haría sentir a todos más felices"

A comienzos de la década de los noventa, Elena Ochoa rompió moldes en televisión con el programa 'Hablemos de sexo'. Han pasado tres décadas, pero aún no se ha logrado lo que proponía la psicóloga gallega: hablar de sexo con normalidad. El tabú sigue ahí, como corrobora Estefanía Fernández Otero, médica de Familia y sexóloga clínica.
La doctora lucense Estefanía Fernández Otero. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera La doctora lucense Estefanía Fernández Otero. VICTORIA RODRÍGUEZ

Estefanía Fernández Otero tiene un carácter franco y abierto. Y una sonrisa amable que invita a la confidencia. Sin buscarlo, esta titulada en Medicina de Familia se convirtió en la persona a la que sus amigos recurrían para contarle sus problemas más íntimos. Eso le hizo darse cuenta de que, profesionalmente, ese era un ámbito desatendido: "La medicina aborda la sexualidad desde un punto de vista fisiológico, pero esa no es su única faceta, ni siquiera la más importante". Ella se formó por su cuenta para enfocar ahí su práctica profesional. Un máster en Sexología Clínica impartido por la Uned, otros dos en terapia de pareja y un cuarto en pornografía, que aún está cursando, la avalan.

Desde los primeros años

La especialista lucense lamenta que "aunque la sexualidad es algo fundamental, sigue siendo un tabú, algo que permanece oculto. Cualquiera te puede explicar el problema digestivo que sufre, pero nadie te cuenta que tiene una disfunción sexual". Y eso a pesar de que "lo que se relaciona con tu esfera más íntima es lo que más te afecta y lo que más llega a hacerte sufrir".

Todo eso está en la raíz de que exista una jornada, el 14 de febrero, proclamada como Día Europeo de la Salud Sexual. Su objetivo es crear conciencia sobre la necesidad de adquirir y mantener hábitos saludables. "Disfrutar de una mejor sexualidad nos haría sentir más felices a todos", recalca. 

El inicio de una buena sexualidad está, como el de casi todo, en la educación. Desde que nacen, la educación de los niños debe incluir sus emociones y su sexualidad. La facultativa señala que "hay padres que tienen mucho miedo a abordar estas cuestiones, pero es que si no lo haces estás desprotegiendo a tus hijos. Si le explicas a tu hijo o a tu hija cuáles son las caricias propias de adultos, ayudas a prevenir el abuso, que tiene unas cifras terribles: lo sufren uno de cada cinco niños y una de cada cuatro niñas".

Si le explicas a tu hijo o hija cuáles son las caricias propias de adultos, ayudas a prevenir el abuso, que sufren uno de cada cinco niños y una de cada cuatro niñas

Por mucho que los padres quieran, sus hijos no se crían en una burbuja y la información, también la que es falsa, inadecuada o indeseada, termina por llegarles por uno u otro medio. "Los niños no buscan pornografía en internet, es la pornografía la que los busca a ellos, y los encuentra. La reciben por Tik Tok, por Instagram...".

La mayoría de los padres aún sienten recelos a hablar de sexo con sus hijos y los centros escolares ignoran esa faceta. La situación es diferente en muchos países europeos, en los que la educación sexual está incluida en el currículum de otras asignaturas. Austria, República Checa o Estonia han implantado la peer education, que se traduciría por educación entre iguales. Las charlas de educación sexual son impartidas por jóvenes con conocimientos en ese ámbito, pero de edades similares a quienes las reciben. Ese clima de confianza derriba barreras. Por eso, replicar este tipo de iniciativas podría ser una buena idea para remediar lo que ella se está encontrando en consulta: "Los jóvenes no tienen una buena sexualidad".

El porno crea unas expectativas irreales 

Estefanía Fernández espera finalizar pronto su último máster, centrado en la pornografía. La sexóloga se encontró con que, tras el confinamiento, cada vez atendía en su consulta más disfunciones y casos de adicción que tenían ahí su origen. "La situación empezó a cambiar en el año 2008, porque a partir de ahí todo el mundo empezó a consumir porno, ya que este resulta totalmente accesible y gratuito a través del móvil. El porno crea, tanto en adolescentes como en adultos, unas expectativas irreales, que al no cumplirse provocan insatisfacción".

Insatisfacción y, en este caso sí, problemas totalmente tangibles: todas las infecciones de transmisión sexual (ITS) están creciendo. "Solo en un 20% de las películas porno usan el preservativo y ha calado la percepción de que ya no es necesario. El VIH ha dejado de ser mortal, tenemos la píldora postcoital... da la sensación de que el sexo no conlleva riesgos, pero obviamente es mentira".

El porno hace que cale la sensación de que el sexo no conlleva riesgos, pero obviamente es mentira

El riesgo está ahí, sobre todo en prácticas como el sexo oral, explica la médica: "La gente puede usar protección en el coito o durante el sexo anal, pero no lo hace en las relaciones orales porque las ve como algo seguro. El sexo oral es una de las prácticas preferidas por los adolescentes, que no adoptan ninguna precaución, pese a que existen láminas bucales o a que también se puede cortar el preservativo con ese fin".

Los ancianos y el sexo: "Ellos son los grandes olvidados"

De los jóvenes y el sexo se habla mucho. Pero no de los ancianos y el sexo. "Ellos son los grandes olvidados", denuncia Estefanía Fernández, que rompe una lanza más contra el edadismo al recordar que el derecho al placer nos acompaña durante toda la vida. 

En muchas residencias de los países nórdicos reservan parte de sus habitaciones para las nuevas parejas que se formen entre los residentes

Tal vez haya que volver de nuevo la vista a Europa. En este caso, a muchas residencias de los países nórdicos, que reservan parte de sus habitaciones para albergar a las nuevas parejas que se formen entre los residentes.

Comentarios