La editora de Diario de Pontevedra, Blanca García Montenegro, galardonada por el 8-M

Lugo acogió este miércoles la vigésima edición de los premios Entre Mulleres, que reconocen a quienes, por su trayectoria profesional y personal, han abierto camino al liderazgo femenino
Seis mujeres fueron homanajeadas este miércoles en Lugo por su liderazgo, entre ellas la editora de este diario, Blanca García Montenegro (tercera por la derecha). XESÚS PONTE
photo_camera Seis mujeres fueron homanajeadas este miércoles en Lugo por su liderazgo, entre ellas la editora de este diario, Blanca García Montenegro (tercera por la derecha). XESÚS PONTE

"Grazas pola vosa valentía, polo tesón co que levades defendido o voso cometido e pola implicación e compromiso que demostrades no exercicio das vosas profesións, nas que prevalece o instinto de superación inherente á condición feminina que, estou segura, non só sentou precedente nos vosos respectivos ámbitos e para as xeracións que vos sucedan, senón que xa forman parte da riqueza da nosa cidade, contribuíndo a identificar a Lugo cos vosos propios nomes en sinal dunha maneira singular e concreta de facer as cousas: en clave de muller".

Estas palabras de la alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, resumen a la perfección el motivo, el espíritu y la aspiración de las alrededor de 200 personas que este miércoles se reunieron en el MIHL para presenciar la entrega de la vigésima edición de los premios Entre Mulleres, en un acto conducido por la periodista Dolores Cela.

Celia Neira, Ana Rosa Rodríguez, Isabel Fernández, Bibí Bouza, Tonina Gay y Blanca García Montenegro fueron las receptoras de un reconocimiento que no hizo otra cosa que espolear el compromiso de todas ellas para que, en palabras de esta, "dentro de poco no sea necesario celebrar el 8-M porque la mujer ocupe todos los espacios, todos los días".

Por el esfuerzo demostrado hasta ahora y la fuerza comprometida en adelante por estas seis mujeres no va a quedar. "Ogallá podamos seguir mellorando o mundo que nos espera. Eu como muller sempre loitarei pola igualdade para os nenos e nenas", afirmó tras recoger su premio Celia Neira, que durante más de 40 años regentó con su familia el mesón A Nosa Terra, uno de los estandartes de la hostelería lucense.

Poco después que Celia comenzó a romper moldes Ana Rosa Rodríguez, que entró en la Policía Local de Lugo en la primera promoción que admitía mujeres, cuando todavía tenían que patrullar "con saia e zapato de medio tacón". Este miércoles, problemas personales le impidieron estar en el MIHL, pero recogió el premio otra compañera de aquella promoción, que trasladó "o inmenso honor" que supone formar parte de Entre Mulleres y su "lealdade e permanente vontade e compromiso de servizo coa cidadanía e con Lugo".

Isabel Fernández García llegó acompañada de decenas y decenas de mujeres, todas aquellas que abrieron el camino de la ciencia en Lugo y que Isabel ha rescatado en varios libros porque "somos debedoras do seu traballo, debemos rescatalas para que sexan un exemplo para a nosa mocidade". Ella, ahora catedrática, es el mejor ejemplo, como una de las primeras profesoras del Colegio Universitario y pieza fundamental, junto a su equipo, para que llegara a ser la facultad que ahora es.

De romper moldes también sabe lo suyo Bibí Bouza, presidenta del Emevé, una de las primeras jugadoras de voleibol de la ciudad y referencia absoluta del deporte femenino. "Pero, sobre todo, profesora de inglés de secundaria do Ánxel Fole. E vocacional", quiso aclarar, antes reivindicar a las premiadas como ejemplos de "a cultura do esforzo. Temos que levar a nosa experiencia á mocidade, ensinarlles que fai falta constancia, non esperar a resposta e o resultado inmediato".

Voz femenina pionera en la Ser, referencia del periodismo local y activista cultural en grupos como Valle Inclán o la Filarmónica, Tonina Gay sabe de dónde viene, dónde está y hacia dónde hay que dirigirse: "Un día como este manéxanse moitos conceptos: feminismo, tolerancia, igualdade, manifestación... Ímola virando: a pesar dos pesimistas, a pasiño curto, imos facendo camiño".

Camino a pasos cortos como el que hizo la primera mujer presidenta y editora de un medio de comunicación, Blanca García Montenegro, que convirtió El Progreso en un grupo gallego. "Optimisma, tenaz y sentimental", reconoció que fue un honor recibir el premio el 8-M, y también "que me haga la entrega la primera alcaldesa que ha tenido Lugo en toda su historia. Las mujeres de Lugo tenemos suerte de tener una alcaldesa".

Recordando sus propias circunstancias, quiso "poner en valor a aquellas mujeres que hace tantos años se quedaron viudas en una sociedad hipermachista, y que tuvieron que trabajar para sacar adelante a sus familias". "Igualmente, hoy en día", consideró, "hay mujeres que eligen formar una familia monoparental, tener hijos pequeños y seguir trabajando".

Fue Lara Méndez quien cerró el acto: "A reflexión sobre os logros alcanzados debe servirnos tamén para planificar os retos pendentes co obxectivo de erradicar todas as formas de discriminación contra as mulleres e as nenas que persisten na actualidade".

Comentarios