domingo. 18.04.2021 |
El tiempo
domingo. 18.04.2021
El tiempo

Cuatro décadas de radio

Los dos Manolo Fernández (conductor y técnico), José Luis Adrio, Jorge Hermida, Hipólito Fraguas, Meli Fandiño y Julio Santos en el estudio con la tarta de aniversario del programa
Los dos Manolo Fernández (conductor y técnico), José Luis Adrio, Jorge Hermida, Hipólito Fraguas, Meli Fandiño y Julio Santos en el estudio con la tarta de aniversario del programa
El programa La Opinión, de Radio Pontevedra, cumple 40 años y marca un hito al convertirse en el espacio (no deportivo) decano de la radio española. El secreto de su longevidad es fundamentalmente uno. Lo revela el director de la emisora, Jorge Hermida: "Abrir los micrófonos a los ciudadanos para que se expresen con total libertad"

"Muy buenas tardes, señores. Aquí estamos en Radio Pontevedra, Radio Arosa, Radio Pontevedra Deza-Tabeirós. 40 años de historia de la ciudad de Pontevedra y de la radio nos contemplan en estos momentos". Manolo Fernández saludaba así a los oyentes de La Opinión el pasado jueves, 12 de mayo. Pasaban unos segundos de las siete de la tarde y en el estudio central de la emisora pontevedresa se celebraba, con un programa especial, que el espacio se convertía en el decano de la radio convencional en España.

Junto a Fernández, todos sus predecesores: José Luis Adrio, Hipólito Cabezas y Meli Fandiño; un técnico histórico de la casa, Manolo Fernández, y el excorresponsal de Marín Julio Santos. Belén Hermida y Luz Espiño apoyan al presentador. En el centro de la mesa, una tarta, que aguarda el final de la emisión. En la cabina, Justo Peón se las apaña rodeado de gente: amigos del programa, oyentes, comerciales, periodistas de la emisora y de la ciudad, fotógrafos, el director adjunto de la cadena, Jorge Hermida (hijo), y el director, Jorge Hermida, que no pierde detalle. De los presentes, este último es el único que ha vivido la evolución del espacio desde su nacimiento.

"‘La Opinión’ se emite por primera vez el 12 de mayo de 1976. Franco había fallecido seis meses antes y gobernaba Arias Navarro. El periódico ‘El País’ había salido por primera vez a la calle ocho días antes", explica Hermida sobre el contexto en el que nace el programa, todavía marcado por la censura. "La normativa que había era la del régimen anterior. Seguíamos pasando todos los días los guiones de informativos al Ministerio de Información y Turismo".

CENSURA. Jorge Hermida recuerda un expediente, que finalmente quedó en sanción y apercibimiento de cierre, abierto a Radio Pontevedra por emitir, en el espacio de discos dedicados, la canción ‘Se va el caimán’. "Un oyente se la dedicó a un gobernador nada querido entre la ciudadanía, Rafael Fernández Martínez, que se iba a otra provincia. El asunto despertó las iras de la administración local y provincial. Hoy, en tiempos de libertad, todas estas cuestiones son difíciles de entender para las generaciones actuales, pero sucedían cosas así. Hoy los políticos vienen encantados a ‘La Opinión’, pero en aquel momento les aterrorizaba enfrentarse a la gente".

"Emprendimos una auténtica aventura, una osadía no exenta de riesgo: un programa en directo con llamadas de oyentes"



El director de Radio Pontevedra recuerda cómo en la emisora, aprovechando el nuevo momento histórico, se empieza a pensar en un formato de programa diferente. "Era una auténtica aventura, una osadía, que conllevaba para nosotros un importante riesgo: un espacio en directo con llamadas de oyentes".

Entra entonces en juego la habilidad técnica del fundador de la emisora, José Hermida, ganador de uno de los dos premios Ondas que tiene Radio Pontevedra [lo recibió por su trayectoria en 1999, cuando la emisora ya poseía otro, otorgado en 1986 a sus servicios informativos]. "Había que inventar alguna cosa que nos permitiese protegernos de la censura. Mi padre, que era un virtuoso de la técnica de la radio, un enamorado del medio, un pionero de aquellos que acabó montando una tienda de electrodomésticos para poder vender los aparatos de radio y que se dedicó a esto por vocación, creó un dispositivo casero. En un magnetofón Revox, separaba la cabeza reproductora de la grabadora consiguiendo un retardo de cuatro segundos, el tiempo que tardaba en llegar a aquélla la cinta magnetofónica. Ese retardo servía de red ante cualquier manifestación que pudiese causarnos problemas con la administración o poner en riesgo la continuidad de la explotación de la emisora".

El artilugio, según recuerdan tanto Hermida como los profesionales de la cadena, apenas se utilizó. "Aunque siempre estábamos con el dedo preparado para accionarlo", reconoció en el programa especial José Luis Adrio. "Los oyentes eran mucho más combativos que ahora, mucho más".

ÉXITO. El secreto de la longevidad del programa es, para todos los implicados, dejar hablar con libertad. "El programa fue un éxito brutal desde el primer momento", dice Jorge Hermida. "De una manera provisional, le encargamos a Balbino de las Fuentes Mora, jefe de programación, que se hiciese cargo de él. Era algo complejo, que no se había hecho antes. Pero al poco tiempo se ocuparon Hipólito Fuentes y José Luis Adrio". Después vendría Meli Fandiño. Y ahora Manolo Fernández.

Por lo demás, el programa mantiene su espíritu: una mezcla de servicio público y altavoz de la ciudadanía. "Está tan vivo o más que antes. Exactamente igual que la radio: esta radio está más viva que nunca. Porque este es un programa del oyente y para el oyente. De hecho es muy habitual escuchar a un pontevedrés, que ha agotado todos los recursos administrativos, ‘oye, voy a llamar a La Opinión’. Nuestro orgullo es que eso muchas veces funciona".

Cuatro décadas de radio
Comentarios
ç