lunes. 16.12.2019 |
El tiempo
lunes. 16.12.2019
El tiempo

Galicia ocupa la cuarta plaza en adopción de bebés a nivel nacional

Bebés recién nacidos
Bebés recién nacidos
Un total de 16 bebés fueron beneficiarios de este servicio que es totalmente legal, y no tiene ningún tipo de consecuencias penales para los progenitores

Un total de 180 bebés fueron entregados en adopción el pasado año en España, según datos facilitados por las comunidades autónomas. En el ránking, Galicia ocupa la cuarta posición con 16 infantes, prácticamente la mitad que Madrid con 35, y Cataluña con 33, que ocupan los primeros puestos.

La decisión de dar a un bebé en adopción es totalmente legal y no tiene ningún tipo de consecuencias penales para los progenitores. Sin embargo, el abandono de bebés o de niños en la calle sí que se considera delito, y puede incurrir en un pena de prisión de "uno a dos años". Con agravantes en la condena si los progenitores son los autores de la negligencia.


Existen dos tipos de modalidades de adopción en España: la abierta, por la cual los padres pueden conocer a su hijo, o la cerrada, en la cual se niega cualquier tipo de contacto

El procedimiento para dar un bebé en adopción debe darse antes del nacimiento, por medio de los Servicios Sociales de la ciudad. A continuación, la institución notificará el caso a los servicios de protección de la infancia, dependientes de los gobiernos de cada comunidad autónoma, para que el niño sea inmediatamente tutelado y protegido cuando nazca.


La entrega del pequeño deberá hacerse justo después del parto, momento en el que el recién nacido será trasladado al servicio de Neonatología del hospital, y la madre a una habitación aparte. Aún así, los progenitores tendrán derecho a conocer el sexo de su bebé y la posibilidad de visitarlo durante los días que la madre permanezca en el hospital.

Después del parto, la madre deberá firmar un documento de renuncia de potestad del menor, proporcionado por un trabajador social y un jurista que se desplazarán al hospital. Allí la madre biológica decidirá si desea ser informada de la situación de futuro del pequeño, y esclarecer las causas por las que ha decidido entregar a su hijo en adopción. 

TREGUA. Existe también un periodo de 'tregua' establecido por el Convenio Europeo de Adopción, que dota a la madre de un mes y medio para dar marcha atrás en la decisión. Asimismo, y tal y como reconocen los Servicios Sociales de Madrid, la familia de acogida debe ser consciente del derecho de los padres biológicos de cambiar su decisión en ese mes y medio si así lo desean.

Pasado este tiempo, la madre será citada por el Juzgado correspondiente para cumplir el trámite de audiencia en el procedimiento de adopción, en el que dará su consentimiento de entregar la tutela de su hijo a una familia adoptiva. Tras la resolución, la adopción se inscribirá en el Registro Civil donde el niño ya constará con el nombre y los apellidos proporcionados por los padres adoptivos.

DECISIÓN DEFINITIVA. Una vez aprobada, no existe marcha atrás. Los derechos que la madre biológica tenga en el futuro sobre el pequeño dependerán del tipo de adopción establecida en España, según la nueva ley de Protección del Menor.

Una de ellas es la conocida como 'adopción abierta', por la cual los padres adoptivos pueden conocer la identidad de los padres biológicos. En este tipo de adopción la madre biológica tiene derecho a mantener el contacto regular con su hijo, a intercambiar fotografías, enviarle correspondencia o a fijar visitas regulares con él. Por otro lado, en una 'adopción cerrada' los padres adoptivos no conocerán la identidad de la familia biológica por decisión propia y se comunicarán siempre a través de una agencia o de una tercera persona. 

Aún así, independientemente del tipo de adopción, la Ley española de Protección del Menor reconoce el derecho de las personas adoptadas a conocer sus orígenes si así lo desean al alcanzar la mayoría de edad. Por esta razón, las entidades públicas tienen la obligación de asegurar toda la información relativa a la adopción durante, al menos, 50 años.

Galicia ocupa la cuarta plaza en adopción de bebés a nivel nacional
Comentarios