viernes. 27.05.2022 |
El tiempo
viernes. 27.05.2022
El tiempo

¿La gran noche de Chanel?

Chanel Terrero durante un ensayo. EFE
Chanel Terrero durante un ensayo. EFE
No, esta no va a ser la gran noche de la artista hispanocubana. Al menos, así lo piensan algunos eurofans gallegos, que ven difícil que SloMo se cuele entre los diez primeros puestos de la 66 edición de Eurovisión

Ya está todo listo en el Pala Olímpico de Turín (Italia) para albergar este sábado, a partir de las 21:00 horas, la final de la 66 edición del Festival de la Canción de Eurovisión. Será el momento de descubrir si la representante española, Chanel Terrero, elegida tras desbancar, con polémica incluida, a Tanxugueiras, se hace con el anhelado micrófono de cristal. Lo cierto es que la hispanocubana, que actuará en décimo lugar, figura entre las favoritas en las apuestas, según varios portales especializados en el festival. Sin embargo, los eurofanes gallegos coinciden en que SloMo no otorgará a España su tercera victoria en el certamen europeo.

Dolidos todavía por las controvertidas votaciones del jurado del Benidorm Fest que dejaron fuera a las pandereteiras gallegas, Luis Miguel Alonso, Daniel Seijo, Antón Prieto y Marta Veiga reconocen, eso sí, que la representante española lleva una de las puestas en escena más ambiciosas de la edición, pero, en su opinión, no será suficiente para colarse en los primeros puestos. Y es que, apuntan, aunque es "impecable", ya se ha visto antes.

Ucrania, Reino Unido, Italia, Suecia y las Tanxugueiras bretonas de Francia son sus apuestas. Como cada año, la emoción está servida.

España: 53 años sin ganar
▶ La última vez que España ganó Eurovisión fue en 1969 con Salomé y su Vivo cantando
▶ Desde 2015, España no supera el vigésimo puesto
▶ La última artista en conseguir un top 10 fue Ruth Lorenzo en 2014 con Dancing in the Rain
▶ El último top 5 fue en 1995 con Anabel Conde y Vuelve conmigo, que quedó segunda.

Luis Miguel Alonso: "Este año es de las pocas propuestas que te pone a bailar pero ya se ha visto"

Para el periodista pontevedrés Luis Miguel Alonso hay un antes y un después de 1998. "Antes tenía el festival bastante denostado. Sin embargo, ese año, como le hicieron mucha promoción, se me dio por verlo y vi que se había renovado. Además, el 98 fue bastante especial porque fue cuando ganó la primera cantante transexual, Dana Internacional", cuenta Luis Miguel, que desde entonces no solo no se ha perdido ni una sola edición, sino que se ha convertido en un auténtico experto. Así, además de contar con un impresionante archivo en el que aglutina material del festival en todos los soportes, llegó a presentar un programa en RNE sobre este evento, titulado La otra cara de Eurovisión.

Aunque este sábado le gustaría estar en Turín, se tiene que conformar con ver la final desde su casa. "Solo fui a Lisboa (2018). Ir a una final es complicadísimo, y este año especialmente. Es totalmente prohibitivo. Los precios de los hoteles son desorbitados y las entradas cuestan la más barata ciento y pico euros y las más cara sobre 500", indica el periodista, de 39 años.

Luis Miguel Alonso (izda.) con el representante de Estonia en la PreParty. DP
Luis Miguel Alonso (izda.) con el representante de Estonia en la PreParty. DP

Respecto a la representante española, Chanel, considera que "su punto fuerte es que es una propuesta diferente a la que han decidido llevar la mayoría de los países". "Este año predomina un estilo más tipo Holanda 2019, que ganó con la canción Arcade, de Duncan Laurence. Con tanta canción baladista, la propuesta de España destaca porque es de las pocas que te levanta del asiento y te pone a bailar –explica–. Aparte se lo está currando mucho en cuanto a escenografía. Este año realmente se han preparado muy bien la puesta en escena, no como otros años, y se nota".

En cuanto a los puntos débiles, Alonso destaca que "es una propuesta que ya se ha visto antes". "Es la copia clarísima de Chipre 2018, Fuego, de Eleni Foureira, y cuando una cosa no innova puede pasar factura", afirma.

A Chanel no le doy ni un top 15 por ser la copia de la copia. Un top 10 sería una suerte

Aunque cree que "es posible que la parte positiva gane a la negativa", en su opinión, Chanel no estará en los 15 primeros puestos. "Si consigue un top 10 me parece una suerte muy grande. Yo no le doy ni un top 15 por ser la copia de la copia", recalca.

Según sus predicciones, en el top 3 estarán Reino Unido ("hay una especie de acercamiento a Europa después del Brexit"), Italia, "que tiene posibilidades de volver a repetir", y Noruega. La cosa cambia si se deja llevar por el corazón: "En mi top 3, además de Reino Unido, meto a Serbia, que me parece una propuesta increíble, totalmente rompedora y llamativa, y a Francia porque todavía estamos muy dolidos por lo que pasó con las Tanxugueiras y como la suya es una propuesta muy similar le daríamos en los morros a TVE".

Daniel Seijo: "Chanel llega con los deberes hechos, pero la canción no es la mejor"

Daniel Seijo no comenzó a seguir Eurovisión de "manera fuerte" hasta 2011. "A partir de entonces, gracias a las redes sociales, empecé a hacer amigos en el mundillo. En 2018 fui a la final de Lisboa y desde 2019 colaboro con Laura Ortiz, que es una periodista especializada en Eurovisión. en el EuroTé, un programa que hacemos en Youtube, gracias al cual tanto el año pasado como este estamos acreditados para seguir los ensayos y todo lo demás de forma online", explica este pontevedrés de 28 años, que también ha sido testigo del Benidorm Fest y de la Eurovisión PreParty en España.

Los precios "abusivos" de las entradas le impiden estar este sábado en Turín, pero la fiesta no se la quita nadie. "Voy a ir a ver Eurovisión a Coruña con amigos eurofans. Siempre me gusta ver el festival acompañado. Es nuestra Champions League", afirma.

Daniel Seijo en el Benidorm Fest. DP
Daniel Seijo en el Benidorm Fest. DP

No obstante, la edición de este año es para él un tanto "decepcionante". "Creo que el festival puede pasar un poco sin pena ni gloria. A nivel organizativo está siendo todo un poco caótico y a nivel de canciones lo veo un poco más descafeinado, lo que tiene su parte buena porque es uno de los años que más sorpresas puede haber. Hay más incertidumbre que nunca y eso lo hace interesante. Pero tiene esa incertidumbre porque, a mi parecer, el nivel no es tan alto como en otras ediciones", precisa.

En el caso de Chanel y su SloMo, Seijo resalta "el trabajo" que lleva haciendo la artista hispanocubana desde enero. "Ha llegado a Turín con los deberes hechos, sin margen a la improvisación. El trabajo desde el primer ensayo ha sido perfecto", subraya.

En el otro lado de la balanza sitúa la canción. "La final de Eurovisión es todo un conjunto. Sí que la veo con opciones, pero a mí personalmente la canción no me parece la mejor y, al final, la canción es un elemento tan importante como todo lo demás, aunque en lo demás está sobresaliente", subraya.

Las canciones favoritas de Seijo son las de Italia –una balada titulada Brívidi, que interpreta el dúo formado por Mahmood y Blancoy Portugal; Saudade Saudade, de Maro, que el pasado martes se clasificó para la final–.

Creo que estará entre las diez primeras posiciones. El top 5 ya es más complicado

"España creo que es seguro que estará entre las diez primeras posiciones. El top 5 ya es más complicado, pero la horquilla del 5-10 sí que se la auguro, si no se puede ver como un fracaso porque la actuación es para quedar en esos puestos", concluye.

Antón Prieto: "É unha simple empregada dun experimento moi ben deseñado"

"Un clásico da miña infancia e xuventude". Así se refiere a Eurovisión el periodista Antón Prieto, de 59 años. "Era un acontecemento familiar e unha das primeiras nocións que teño da tele, da tele en branco e negro", señala. "Non lembro ver directamente o ano de Masiel, pero si estiven máis conectado ao clásico Eres tú de Mocedades (1973)", comenta Prieto, que también recuerda a Peret (1974), el "fenómeno Abba" (1974) o a la "gran Remedios Amaya" (1982).

En la actualidad se define como "un eurofán doméstico". "Sobre todo gústame analizar as cuestións semióticas: a adoración que produce o fenómeno diva, os países que acoden apoiados na súa propia identidade e os que se entregan á música global. De feito, a canción española é unha canción pensada para os 40 Principais e para os 40 Latinos", apunta.

Antón Prieto. DP
Antón Prieto. DP

"Chanel non é o meu estilo –dice sobre la representante española–. É froito dun acordo, dun deseño de TVE para o cal tivo que perverter dalgunha forma o resultado das votacións, o famoso tongazo, que tampouco foi tongo porque ninguén fixo nada ilegal. En calquera caso, TVE, e non tanto TVE como ente senón determinadas persoas conectadas con TVE, converteron a aposta española nun negocio dunha produtora. De feito, Chanel é unha simple empregada desa produtora, unha empregada dun experimento moi ben deseñado".

"Eu non creo que vaia gañar porque hai cousas moi boas e ademais ten ese rollo choni que non é moi popular en Eurovisión –afirma Prieto–. Hai quen di que vai quedar moi abaixo, tipo 13 ou 15, que creo que sería o xusto, pero eu non me atrevo a dicir tanto. Eu creo que vai lograr polo menos un top 10. Se non queda entre os 5 primeiros xa é un certo fracaso porque existe unha moral de vitoria bastante elevada e moi parecida ao ano de Rosa (López). Naquel momento véuselles abaixo todo nun minuto e neste caso pode que tamén ocorra".

O xusto sería que quedara moi abaixo, tipo 15, pero eu creo que vai lograr, polo menos, un top 10

Entre los favoritos de Antón Prieto figuran "os lobitos noruegos"; Serbia, "unha gran achega de música case experimental, ademais dunha peza de denuncia social cuns aires moi contemporáneos"; Italia; "a canción armenia, que é un rollo flower power precioso", y la francesa "polo que ten que ver co follón que montou o xurado de TVE".

Asimismo, según Prieto, las propuestas de Suecia, Reino Unido y Portugal son "cancións que ao mellor non son para gañar o festival, pero son moi presentables".

Marta Veiga: "Non hai moitas divas de ventilador, pero non inventa nada"

También la periodista y eurofán Marta Veiga recuerda los tiempos en los que el Festival Europeo de la Canción era todo un acontecimiento. "Crieime nos anos 80 cando había dúas canles de televisión e era un gran evento televisivo e segue sendo un gran evento televisivo –subraya la periodista de origen cántabro pero muy arraigada a Galicia–. Incluso no Estado español, que non ten as audiencias que ten noutros sitios do mundo, como Islandia, que chega a un 97% da cuota de pantalla, é o evento non deportivo máis visto do ano. Ademais, despois do intermedio da Superbowl, é o evento musical máis masivo do mundo, cunha audiencia por televisión convencional arredor dos 200 millóns de persoas".

Aunque siempre fue seguidora del festival, fue a partir de 2011, al cubrir para Diario de Pontevedra y El Progreso la final de Düsseldorf (Alemania), en la que Lucía Pérez "foi a primeira galega que representou a TVE en Eurovisión", cuando Marta Veiga intensificó su afición y comenzó a ver también las preselecciones y las semifinales.

Marta Veiga. EP
Marta Veiga. EP

Apoyándose en sus conocimientos, señala como punto a favor de Chanel que "este ano non hai moitos números de divas de ventilador como adoita haber", pero, aclara, "o punto en contra é ese mesmo, porque é un show que temos moi visto en Eurovisión".

Según las previsiones de Veiga, Chanel "vai quedar entre os 15 primeiros porque aínda que me parece unha canción xenérica, penso que como pack pode funcionar". En este sentido, destaca el "esforzo económico e de produción", aunque, insiste, "non me parece que invente nada". "Desde o meu propio gusto persoal, que me gustan as divas de ventilador, como as que manda Chipre ou Grecia, o folk balcánico, as divas góticas dos países do leste... penso que a escolla de TVE é un pouco menos audaz".

Quedará entre os 15 primeiros porque aínda que é unha canción xenérica como pack pode funcionar

Si habla con el corazón, Marta Veiga le daría el micrófono de cristal a Alvan & Ahez, "a proposta bretona para Francia coa canción Fulenn, cun son baseado no mundo da electrónica que se podería chamar folkatrónico". Albania, que finalmente quedó fuera de la final; Portugal, "que sempre manda cousas un pouco distintas, aínda que este ano tiñan mellores opcións que Saudade, saudade", e Islandia, que "ao igual que Portugal, manden o que manden, síntome na obriga de ir con eles", también figuran entre sus favoritos.

Pasiones al margen, Veiga cree que el concurso lo ganará Ucrania "pola situación xeopolítica pero non só por iso", aunque a ella le convencía más la primera opción ucraniana, Alina Pash, descalificada por un viaje a Crimea en 2015. En su opinión, Reino Unido, "cunha estrela de Tik Tok como representante", Italia o Suecia, "coa súa factoría de facer cancións de Eurovisión", también coparán los primeros puestos.

¿La gran noche de Chanel?
Comentarios