miércoles. 19.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 19.01.2022
El tiempo

La hostelería pontevedresa, cada vez más sensibilizada con los celíacos

Francesco Iannelli, dueño del restaurante italiano Il Piccolo, situado en Pontevedra. DAVID FREIRE
Francesco Iannelli, dueño del restaurante italiano Il Piccolo, situado en Pontevedra. DAVID FREIRE

Pontevedra cuenta con nueve establecimientos incluidos en los listados de la Asociación de celíacos de Galicia y de FACE, los cuales han firmado un convenio de colaboración donde se comprometen a elaborar un menú sin gluten

Cada vez hay más personas alérgicas, lo que ha obligado a bares y restaurantes a modificar paulatinamente sus hábitos. Así, desde diciembre de 2014, deben cumplir el Reglamento nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y facilitar a sus comensales información sobre los alérgenos que sus alimentos y platos puedan contener. En el caso de la celiaquía, muchos establecimientos han dado un paso más y han introducido menús sin gluten para atraer a este tipo de clientes y facilitarles así su día a día, ya que viajar o acudir a hoteles y restaurantes puede ser una aventura de riesgo para las personas que sufren este tipo de alergia y que deben seguir una dieta estricta.

En la ciudad de Pontevedra, cada vez son más los establecimientos que cuentan con menús aptos para celíacos, nueve de ellos aparecen en el listado de la ACEGA (Asociación de celíacos de Galicia) y de la FACE (Federación de asociaciones de celíacos de España). Son los siguientes: A’Parrilla, Bocatería Tris, Cambalache, Carnicería Raquel, Croquetería El Crack, Il Piccolo, Meigas Fora, Rincón Mexicano y Telepizza.

Uno de los hosteleros más concienciados es Francesco Iannelli, propietario del restaurante italiano Il Piccolo, incluido en la lista de ACEGA y FACE. "Empezamos porque en el colegio de mi hija había un niño celíaco y yo veía que cada cumpleaños estaba apartado. Pensé que los niños no tenían que sufrir y le dije: ‘Te voy a hacer una pizza para ti’. Así empecé a investigar -cuenta el chef italiano-. Hace un par de años decidí dar el salto de calidad: fui a un laboratorio privado, investigué por mi cuenta y ahora fabricamos todo nosotros".

"La carta de Il Piccolo está totalmente adaptada y fabricamos todo nosotros» (F. Iannelli)

Así, la carta de Il Piccolo está "completamente adaptada" a los celíacos. "El único problema que van a encontrar es que no van a saber qué comer", asegura con humor Iannelli que, además, destaca que el menú sin gluten tiene el mismo precio que uno normal. "Donde hay un celíaco siempre hay un retorno económico porque viene también su familia, amigos... Nunca se pierde. Además, yo no lo hago por dinero", recalca el chef, que actualmente está investigando la comida vegana y sin lactosa.

Su filosofía funciona. "La gente celíaca está muy conectada entre ellos y hablan mucho. Nosotros tenemos clientes de toda la geografía española. Todos los celíacos que pasan por Galicia pasan por Pontevedra para venir a Il Piccolo", comenta con satisfacción Iannelli, que también percibe un aumento de la demanda de los menús sin gluten entre los que no son alérgicos.


Personal de la Bocatería Tris. Javier Cervera-MercadilloLa Bocatería Tris es otro de los establecimientos sensibilizado con los celíacos. "Empezamos con poquitas cosas y lo fuimos perfeccionando. Nos ha llevado cuatro o cinco años ir sustituyendo paulatinamente productos para llegar a conseguir que casi todo sea sin gluten", explica Diego Fraga, dueño del establecimiento.

En su caso, también fueron los más pequeños los que dieron la voz de alarma. "Empezamos haciéndolo por sensibilidad hacia los niños celíacos que acudían a los cumpleaños. Era frustrante ver a todos con hamburguesas, patatas, ketchup... mientras el celíaco no podía comer nada de esto, solo un minibocadillo traído de casa elaborado por su madre con un pan muy rudimentario, que era el que había hasta hace poco. Más tarde los padres empezaron a pedirnos los menús de los niños porque no había oferta para ellos".

Con los años todo ha ido mejorando y hoy -precisa Diego Fraga- "tenemos más variedad de productos, ya que las empresas distribuidoras de salsas, hamburguesas, etc. se han empezado a mover en esta línea". Así, ahora en el Tris incluso es posible disfrutar de una cerveza sin gluten y acompañar el café con una pastita apta para celíacos.

"La respuesta de agradecimiento del colectivo es total, incluso emocionante" (D.Fraga, Bocatería Tris) 


El pan ha sido "lo más difícil de encontrar" y, en opinión del propietario de esta bocatería pontevedresa, "es lo que encarece mucho el precio final del bocadillo". En este sentido, precisa que "una baguette pequeñita, equivalente a media barra de pan normal", cuesta 1,60 euros.

Asimismo, Fraga destaca la dificultad de trabajar con ese tipo de pan y todas las precauciones que hay que tomar para evitar la contaminación. Pese a todo, insiste en la satisfacción que supone recibir el agradecimiento de los clientes. Por ello, con motivo del 20 aniversario del Tris, los clientes celíacos también contarán en breve con un servicio a domicilio de bocadillos y hamburguesas. "Creo que deberíamos sensibilizarnos dentro de lo posible con estas minorías. La respuesta de agradecimiento de este colectivo es total, a veces incluso emocionante", recalca Fraga, que actualmente también se está introduciendo en los menús veganos.

Aunque más reducida, el restaurante Cambalache, especializado en la gastronomía italiana, también cuenta con una oferta para celíacos. Gustavo Cons, encargado de la cocina, asegura que cada vez es más demandada y pone el foco en la importancia de cuidar mucho la manipulación de los alimentos. 

Otros de los establecimientos donde los pontevedreses celíacos pueden encontrar pan y dulces sin gluten son las panaderías-pastelerías Acuña. "Los compramos a una empresa externa porque hacerlo es muy complicado por el riesgo de contaminación", explica Isabel Blanco. "La demanda va en aumento pero muy lentamente porque son productos caros", concluye.

La hostelería pontevedresa, cada vez más sensibilizada con los...
Comentarios