jueves. 22.08.2019 |
El tiempo
jueves. 22.08.2019
El tiempo

La terapia de acariciar a un burro

Margarí, Carmela, Candela y Rosalía son los grandes protagonistas de un centro terapéutico de la localidad ourensana de Allariz que presta ayuda a colectivos en desventaja y exclusión social a través de un novedoso sistema: con la ayuda de burros.

Los responsables del centro aseguran que estos psicoterapeutas de cuatro patas han conseguido lo que los métodos tradicionales no han podido: una mejoría notable y eficaz de sus pacientes desde todos los niveles terapéuticos.

El burro despierta la memoria
Enfermos de alzheimer, disminuidos psíquicos y físicos son sólo algunos de los colectivos en donde se han constatado resultados que invitan al optimismo.

En el caso de los enfermos de alzheimer se han visto "resultados espectaculares", debido a que "el burro despierta en ellos las partes que se empiezan a deteriorar como la memoria", explicó ael terapeuta David Lema.

De encontrarse prácticamente en una situación de completo abandono, los asnos han pasado a ser excelentes mediadores terapéuticos, al igual que perros, caballos e incluso delfines.

Darles de comer, cepillarlos y llevar a cabo un circuito de psicomotricidad y estimulación sensorial con el animal son parte de la terapia que se desarrolla en O Rexo dos días a la semana, bajo la supervisión de Lema y la psicóloga clínica Elsa Pérez.

Las bondades de la terapia con animales

Aunque poco conocidas en España, las terapias con animales han logrado grandes éxitos en numerosos países europeos como Holanda e Inglaterra. De hecho, debido a la falta de especialidades en esta materia, los expertos han tenido que irse al extranjero para poder profundizar en este campo.

"Enseguida se notan los beneficios, el burro es un animal que tiene muchas características terapéuticas. Es un animal que puedes abrazar, muy dócil, que puedes acariciar y con el que interactuar", apunta el terapeuta David Lema.

Las familias "notan enseguida que los chavales tienen más movilidad, hablan más en casa y tienen menos problemas de relación", debido a que el asno "es un animal que los acepta tal cual son".

La asociación Nacional para la Defensa, Recuperación y Estudio Terapéutico de la Raza Asnal 'Andrea' es pionera en implantar la terapia asistida con asnos a personas con discapacidad.

Desde el Ecoespacio de O Rexo, el equipo conformado por profesionales de la psicología utiliza en sus programas asnos abandonados y, en ocasiones, maltratados, que recogen y rehabilitan en sus instalaciones.

Machos castrados y hembras 'maduras'
De los animales se busca, sobre todo, "que tengan un carácter dócil", por lo que en la mayoría de los casos se seleccionan "machos castrados, hembras de una cierta edad, sobre todos mayores de diez años y una vez que han pasado la adolescencia", indica Lema.

El siguiente paso es lograr un vínculo terapéutico previo. Sólo a partir de ahí, la terapia empieza a funcionar, si bien se necesita de un periodo de tiempo para ver resultados un poco mas profundos.

En la actualidad, y después de casi cinco años de trabajo en O Rexo, la asociación ultima la inauguración de un centro de asnoterapia, en principio para finales de mayo, con el apoyo de las administraciones y el Fondo Social Europeo.

Además del trabajo realizado con animales, el objetivo de la asociación es colaborar de esta manera con el desarrollo del rural, mediante la recuperación de una aldea que estaba deshabitada.

Una terapia con asnos y la recuperación del campo, a través de la agricultura ecológica, el pastoreo controlado por los burros y el mantenimiento de la zona conforman un futuro esperanzador para Requeixo de Valverde, lugar donde se ubica el centro.

La terapia de acariciar a un burro
Comentarios