Lara Ferreiro: "La clave es que el gilipollas nunca va a cambiar"

En Adicta a un gilipollas presenta un método para librarse de novios tóxicos en seis semanas, con indicaciones paso a paso y entrenamiento para no recaer
Lara Ferreiro.
photo_camera Lara Ferreiro.

Lara Ferreiro se estrenó como escritora en febrero y su libro ya ha sido traducido al chino, al polaco, al griego y corre como la pólvora por Sudamérica. Su objetivo es que nadie comparta cama con un gilipollas.

Comienza con un test imposible de superar. Supongo que la intención es demostrar que todas permitimos alguna situación intolerable.
Hay mujeres que han hecho el test y no han puntuado. Pero la realidad es que en siete de cada diez relaciones detecta comportamientos tóxicos. Este test deberían darlo ya en la escuela para prevenir.

A ese 70% de las mujeres usted les propone un método para liberarse de su adicción emocional en seis semanas. Tenemos el verano por delante, cuénteme. 
Es un método pionero porque trata el problema como una adicción. Todo el mundo habla de dependencia emocional, pero realmente es adicción. Es como dejar de fumar.

¿Por dónde se empieza?
Una vez que has leído todos los capítulos del libro y conoces los pasos a seguir, lo primero es trabajar para identificar el perfil de gilipollas con el que estás. Una vez confirmado, hay que tomar la decisión de romper de forma decidida. Tal día y a tal hora dejo de fumar. Pues esto igual. Hay que seguir todos los pasos para avanzar con firmeza en el modelo de cambio, hasta que la yo adicta se minimice y deje de amargar la vida. Es importante dar todos los pasos para ir sobre seguro.

Si quieres romper con las drogas no quedas con el camello. Yo soy fan del bloqueo

Póngame un ejemplo.
Hacer la lista del terror, que consiste en apuntar todo lo malo que te ha hecho. Cuando la haces no vuelves. Otro momento fundamental es el de la ejecución. Muchas quedan para romper y se acuestan con él. Hay que romper por teléfono, repartir los amigos y si le tienes que dar alguna caja con sus cosas se la envías por mensajero. Si quieres romper con las drogas no quedas con el camello. El consumo cero es fundamental, sobre todo en el momento del duelo. Yo soy fan del bloqueo, en las redes, en el móvil... muerto el perro se acabó la rabia.

No todo es tan frívolo en una ruptura como borrar fotos del móvil. Puede haber hijos, dependencia económica...
En ese caso el contacto debe ser a través de los abogados o por correo electrónico. Hay que protegerse. En la dependencia económica puede empezar el maltrato, por eso siempre les insisto a las pacientes que llegan a mi consulta que la independencia económica es fundamental. Y hablo de mujeres porque el libro fue escrito para ellas, pero sé que también ha servido a hombres que tenían relaciones con mujeres tóxicas. Ser gilipollas no es cuestión de género, sino de personas. Algunas mujeres que han leído el libro se han dado cuenta de que tenían comportamientos tóxicos, como espiar la actividad de su pareja en las redes sociales, controlar los mensajes de su móvil...

En su libro advierte mucho del riesgo de reincidir. Si una y otra vez tropiezo con el mismo perfil de gilipollas habría que preguntarse si la gilipollas no seré yo.
Totalmente. El problema es que si no se resuelve la adicción es fácil que se repita el patrón. Es necesario el duelo, trabajar la autoestima y aprender a identificar a los gilipollas.

Ser gilipollas no es cuestión de género, sino de personas. Hay mujeres con hábitos tóxicos

Ha elaborado una clasificación de gilipollas que no deja títere con cabeza.
Me quedé a gusto. Hay que estar preparada para detectarlos. Hay signos inequívocos, como el bombardeo amoroso. Son maravillosos, clonan tus gustos, todo es perfecto y coinciden en todo contigo hasta que te enganchan. O el emparejado, que te jura por su esposa que a ti no te pondrá los cuernos. O el que te llama a las dos de la mañana para tener sexo y te dice que no puede dormir porque está pensando en ti. Eso es porque no ha pillado en el bar y tú eres el premio de consolación.

Visto así parece fácil.
Hay quien va haciendo los ejercicios que se proponen en el libro y se da cuenta de lo que tiene que hacer. Solo con la lista del terror ya es suficiente para reflexionar. La clave es tener claro que ese hombre no va a cambiar. Nunca lo hacen.

Usted le ha puesto nombre y apellidos a la felicidad: Libertad Autoestima Autorrespeto.
Cuanta más autoestima, menos riesgo de caer en la adicción, y el autorrespeto es necesario para no permitir que nadie te trate mal. No todo vale.

¿Habla por experiencia propia?
Tuve una experiencia tóxica con 22 años. Caí en un momento de vulnerabilidad y desde entonces mi misión en la vida es ayudar a que a nadie le pase lo mismo que a mí. Estudiaba una ingeniería y lo dejé para centrarme en la psicología. Es mi pasión, haría mi trabajo gratis.

Origen gallego
Lara Ferreiro es madrileña, pero su relación con Galicia es muy estrecha. Su madre nació en Queizán de Abaixo (O Corgo, Lugo), donde tiene su segunda residencia y donde cada verano se reunía la familia para pasar las vacaciones.

► La autora dice que desarrolló su creatividad "gracias a lo que me aburría en verano en Queizán". Pero también confiesa que los recuerdos de aquellos estíos son imborrables. "Nos turnábamos para ir a buscar agua al pozo, hacía pan de centeno con mi madre..."

Nochevieja
► Reunir a la familia ya no es tan fácil como cuando eran niños, pero mantienen la tradición de juntarse cada Nochevieja.
► Las nuevas tecnologías también ayudan a mantenerse unidos y Lara Ferreiro confiesa que "el chat de los Ferreiro nunca para".

Comentarios