Llega la primera vacuna contra el virus sincitial para embarazadas y mayores de 60

Su administración en las gestantes, la que financiará por ahora el Sistema Nacional de Salud, permite que los bebés reciban protección a través de la placenta
Una mujer se pone una vacuna contra el covid-19. EFE
photo_camera Una sanitaria administra una vacuna. EFE

Las embarazadas pueden ya proteger a sus bebés de hasta 6 meses de la bronquiolitis y otras enfermedades respiratorias vacunándose, entre las 24 y las 36 semanas de gestación, con el primer suero para adultos que acaba de aprobar el Ministerio de Sanidad frente al virus sincitial respiratorio (VRS).

La vacuna bivalente de Pfizer contra la proteína F en prefusión (RSVpreF), está también indicada para los mayores de 60 años, pero por ahora el Sistema Nacional de Salud solo la financiará para las embarazadas, según ha explicado en la presentación del fármaco el director médico de la compañía, José Chaves.

A la espera de las pautas que aún debe marcar la Comisión de Salud Pública, que tiene que decidir ahora su incorporación en el calendario vacunal para toda la vida, Abrysvo, nombre comercial de la vacuna, consta de una única dosis que se inyecta en el músculo de la parte superior del brazo y ya está disponible en farmacias por un precio de 234,95 euros con Iva. 

"Complementaria" al anticuerpo que reciben los recién nacidos

Desde octubre, los recién nacidos están siendo inmunizados con nirsevimab, un anticuerpo monoclonal —no vacuna— con el que se están desplomando las tasas de hospitalizaciones por VRS, que supone la segunda causa de muerte en lactantes menores de 12 meses en el mundo.

Se estima que en España, las infecciones por este virus originan entre 7.000 y 14.000 hospitalizaciones anuales, sin olvidar que el sincitial puede conllevar secuelas futuras, llegando a tener cuadros parecidos a los de asma en los cinco primeros años de vida.

Esta vacuna, la primera que llega a España para adultos y la única que está indicada para mujeres gestantes —la otra que desarrolla GSK es solo para mayores—, viene a ser nueva herramienta con la que recibirán una protección pasiva a través de la placenta de sus madres.

Según María María Garcés, pediatra del centro de salud Nazaret (Valencia) y miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Vacunología (CAV-AEP), no debe hay "ninguna interferencia" entre ambos fármacos, que incluso "pueden ser complementarios". 

Un escudo vital para los bebés 

"Hasta hace unos años, vacunar a una mujer embarazada era un tema tabú, pero gracias a la evidencia científica, los avances y la industria se ha visto la importancia de que se vacunen, lo primero para que se protejan ellas mismas de enfermedades diversas, y luego al feto", ha señalado Inmaculada Cuesta, enfermera, matrona y secretaria de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (Anenvac).

Cuando una mujer se vacuna, genera unos anticuerpos que transfiere al feto a través de la placenta. "Es un acto altruista que hace la mujer en beneficio de su hijo", al que regala "un escudo vital" contra el VRS en sus primeros seis meses de vida. 

Dado que la protección del lactante frente al VRS depende de esa transferencia de anticuerpos, Abrysvo se debe administrar entre las semanas 24 y 36 de embarazo; lo importante, ha querido dejar claro la experta, es que las mujeres en la edad fértil lleguen al embarazo con todo su calendario vacunal completo, más aún si son mujeres con algún factor de riesgo.

El VRS también es cosa de mayores 

Pero el VRS no es exclusivo de los pequeños, ha aclarado Ángel Gil, profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, sino que también impacta en los adultos a partir de los 65 años, sobre los que hay un infradiagnóstico pese a que en ellos hay más mortalidad intrahospitalaria relacionada con casos de este virus (8%) que con la gripe.

El 90% de la población de esta edad tiene una enfermedad crónica asociada, que se convierten en dos a los 75 y en al menos tres cuando se cumplen los 80, por lo que su protección frente a cualquier enfermedad respiratoria "resulta esencial".

Gil ha querido insistir en que la vacuna no evitará la infección, pero sí las hospitalizaciones y las muertes, al igual que ocurre con otras como la covid o la gripe.

Se puede poner con la de la gripe 

Según su prospecto, Abrysvo se puede poner paralelamente con la vacuna de la gripe estacional. Como todo medicamento, tiene efectos adversos, siendo los más comunes en mujeres embarazadas el dolor en la zona del pinchazo, de cabeza, muscular y náuseas. Mientras que en los mayores, los más frecuentes fueron la fatiga, el dolor de cabeza, en la zona de la inyección y mialgia.

Con estas dos indicaciones ya aprobadas, la compañía farmacéutica ha iniciado dos ensayos clínicos adicionales para evaluar Abrysvo en niños con mayor riesgo de contraer enfermedad por VRS, cuya edad va desde los 2 años hasta los 18. 

El segundo ensayo está evaluando a adultos de 18 a 60 años de edad, con mayor riesgo de contraer el VRS debido a afecciones médicas subyacentes como asma, diabetes y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc), así como a adultos mayores de 18 años que están inmunodeprimidos y, por tanto, tienen mayor riesgo de contraer el VRS, ha concluido José Chaves, director médico de Pfizer. 

Comentarios