lunes. 19.08.2019 |
El tiempo
lunes. 19.08.2019
El tiempo

Los duques de Cambridge bautizan a su hija con guiños a la princesa Diana

El príncipe Guillermo, duque de Cambridge, y la duquesa, Kate Middleton, caminan con sus dos hijos, Jorge (andando) y Carlota (en el carro), hacia la iglesia de Santa María Magdalena
El príncipe Guillermo, duque de Cambridge, y la duquesa, Kate Middleton, caminan con sus dos hijos, Jorge (andando) y Carlota (en el carro), hacia la iglesia de Santa María Magdalena
La princesa Carlota recibió las aguas bautismales ante solo 21 personas y la ausencia de su tío Enrique, de viaje solidario en África. Una de sus madrinas es una sobrina de Lady Di

Con el recuerdo de Diana de Gales muy presente, la princesa Carlota, hija de los duques de Cambridge, fue bautizada este domingo en la capilla de Santa María Magdalena en Sandringham, en una íntima ceremonia que reunió a la reina Isabel II y un selecto grupo de amigos y familiares.

La pequeña, cuarta en la línea de sucesión al trono británico, llegó a la iglesia, donde también fue bautizada su fallecida abuela en 1961, en un cochecito de bebé clásico empujado por su madre, quien lucía un traje de color marfil de la firma de Alexander McQueen y un sombrero a juego de Jane Taylor.

El carrito vintage ya fue usado para llevar a dos de los hijos de la reina, de 89 años de edad, quien optó este domingo por un abrigo y sombrero, ambos de color rosa, diseñados por Angela Kelly.

Para regocijo de los muchos curiosos que esperaron su llegada durante un día soleado en una zona verde habilitada frente a la capilla, esta fue la primera ocasión que los duques de Cambridge aparecieron en público junto a Carlota y su hermano mayor, el príncipe Jorge, nacido en 2013.

La pequeña, nacida el pasado 2 de mayo, recibió su primer sacramento de manos del arzobispo de Canterbury y primado de la Iglesia de Inglaterra, Justin Welby, en un servicio religioso que duró unos 45 minutos.

Otro de los detalles hacia la princesa del pueblo fue la elección del fotógrafo Mario Testino para inmortalizar el acto en Sandringham

Solo 21 personas fueron invitadas al bautizo de la hija del príncipe Guillermo y Catalina, que eligieron para esta ocasión la iglesia en Sandringham, una finca del condado inglés de Norfolk donde los duques tienen su residencia e Isabel II pasa cada año la Navidad.

La niñera de Carlota y de Jorge, la española María Teresa Turrión Borrallo, también estuvo presente en la ceremonia, pero no en calidad de invitada oficial, cuya lista encabezó la reina y su esposo, el duque de Edimburgo.

Asimismo, asistieron al bautizo en esa capilla del siglo XVI el abuelo paterno de la princesa, Carlos de Inglaterra, acompañado de su esposa, Camilla; los abuelos maternos, Michael y Carole Middelton; y los hermanos de Catalina, Pippa y James.

Por contra, se perdió esta reunión familiar el príncipe Enrique, quien se encuentra en África para trabajar durante los próximos tres meses en proyectos medioambientales y humanitarios.

Ya dentro de la iglesia, Carlota, vestida con un faldón de encaje y satén, réplica del que portó la princesa real Victoria, hija de la reina Victoria, cuando fue bautizada en 1841, recibió el agua sagrada del río Jordán sobre la llamada ‘Pila bautismal de Lis’. Esta es una obra de orfebrería elaborada en 1840 a petición de la reina Victoria para el citado bautizo.

El palacio de Kensington, residencia oficial de los duques, explicó este domingo que la ‘Pila de Lis’, que forma parte de la colección permanente de las Joyas de la Corona que se guardan en la Torre de Londres, representa «la pureza y la nueva vida» y, desde 1841, todos los bebés reales han sido bautizados con ella, excepto la princesa Eugenia.

Guiños a Diana de Gales

Hubo más guiños durante la jornada de este domingo hacia Lady Di, quien de haber sobrevivido al accidente de coche sufrido en París en 1997, hubiese asistido al bautizo de su primera nieta.

Por ejemplo, destaca el hecho de que los duques de Cambridge hayan elegido como madrina de Carlota a Laura Fellowes, prima de Guillermo e hija de la hermana mayor de Diana, cariñosamente conocida como la princesa del pueblo.

Según anunció este domingo el palacio de Kensington, los otros cuatro padrinos son Sophie Carter y James Meade, amigos de los padres; el primo de Catalina, Adam Middleton; y uno de los amigos más cercanos de Guillermo, Thomas Straubenzee.

También tiene conexión con Diana el fotógrafo elegido para inmortalizar el bautizo de Carlota Isabel Diana de Cambridge, el peruano Mario Testino, quien tuvo este domingo la oportunidad de tomar su primera fotografía oficial de la reina Isabel II.

Testino de 60 años y conocido por sus glamurosas imágenes, era el fotógrafo favorito de la madre de Guillermo y Enrique, y ha fotografiado a numerosos miembros de la familia real, pero nunca a la monarca británica.

Los duques de Cambridge bautizan a su hija con guiños a la princesa...
Comentarios