El móvil también sufre con el sol: consejos para su cuidado en verano

La época estival es en la que más daños sufren los smartphones, aunque con algunos tips podrán llegar (casi) intactos a septiembre
Una persona hace una foto de la arena. PIXABAY
photo_camera Una persona hace una foto de la arena. PIXABAY

El calor del verano no solo afecta a las personas, pues los dispositivos móviles también lo sufren. De hecho, esta es la época en las que se reporta un mayor número de averías: una de cada tres se produce en los meses de julio y agosto. Y la gran mayoría se debe a un uso poco cuidadoso del terminal, debido al calentamiento, humedad y, por supuesto, descuidos de lo más variado. Aunque algunos accidentes son inevitables, con estos consejos se reducirán las posibilidades de quedarse sin móvil en planas vacaciones.

1. Evitar la exposición al sol

Exponer el dispositivo de forma directa al sol hará que aumente rápidamente de temperatura, afectando a su funcionamiento. Si se nota que se calienta demasiado, es necesario apagarlo hasta que haya recuperado una temperatura normal. También es recomendable reducir el brillo de la pantalla y activar el modo avión.

2. Cargar la batería sin funda

Aunque es completamente normal que el móvil aumente su temperatura mientras se está cargando, si sobrepasa ciertos límites, hay que tomar medidas: dos de las más eficaces son quitar la funda cuando se cargan y evitar su uso mientras están conectados a la corriente.

3. Reducir su uso

En caso de que las temperaturas sean muy altas es recomendable no exigirles demasiado realizando tareas como jugar o editar imágenes y vídeos e, incluso, los expertos sugieren tomar medidas más contundentes como desconectar el Bluetooth y el GPS, cerrar aplicaciones si no se utilizan, desactivar los datos, etc.

4. Alejarlo del agua

Son muchos los terminales resistentes al agua, no obstante, la sal o el cloro pueden dañar los componentes internos. Por ello, un consejo muy sencillo y práctico es no tocar el móvil con las manos húmedas mientras se está en la playa o en la piscina.

5. ¡Cuidado con la arena!

La arena es otro de los grandes enemigos de los terminales en verano. Si se introduce en el dispositivo, lo mejor es apagarlo y soplar suavemente en las aperturas exteriores para eliminar los granos.

6. Caídas y accidentes

Se puede ampliar la protección con una carcasa y un protector de pantalla. En el caso de la funda resulta fundamental que sea de un material resistente y, si es posible, impermeable.

7. Atención a los hurtos

Extremar las precauciones y contratar un seguro para el dispositivo que cubra pérdidas y robos son algunas de las recomendaciones.

8. No a las redes públicas

Las redes wifi gratuitas pueden ser muy inseguras. Por ello, lo mejor es unirse solo a redes de confianza, como hoteles o aeropuertos.

Cómo resucitar un dispositivo que cae al agua
Nada de secadores: Es cierto que hay quien lo recomienda, pero el calor puede ser excesivo para los componentes internos del terminal. Además, podría meter más adentro posibles restos de agua.

El tructo del arroz: Introducir el dispositivo en una bolsita llena de arroz durante 48-72 horas puede ayudar a eliminar los restos de humedad.

Aplicación salvavidas: Si se enciende y todavía suena un poco raro, es que aún le queda algo de agua justo en el altavoz. Para ello existe la app Frequency Sound Generator, que saca el agua de esa zona.

 

Comentarios