sábado. 07.12.2019 |
El tiempo
sábado. 07.12.2019
El tiempo

Feijóo: ''La batería del móvil me dura un día''

Tiene el mismo número de móvil que cuando estaba en la oposición porque "prefiero que lo tenga mucha gente que ser inaccesible" y, seguramente por eso, la batería le dura "aproximadamente un día". La recarga, como a sí mismo, durante las noches y la "foto" que le gustaría tener como presidente de la Xunta es la de "la gente que está en paro en el 2009 y deja de estarlo en el 2013".

Estas y otras confesiones las trasladó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en una entrevista de carácter personal publicada este domingo en la web del PPdeG, en la que nada dice sobre sus dos frentes abiertos, cajas y lengua, y en la que asegura que le gustaría ser recordado como parte de un Gobierno "que inició la construcción de la Galicia del siglo XXI".

El también líder de los populares gallegos tiene entre sus deseos el de no caer en el "error fundamental de estar ausente de la realidad y pensar que Galicia es como yo la veo y no como es". Así, dice que lucha para que no se apodere de él el 'síndrome de Montepío", por lo que prefiere pasar más tiempo en las dependencias de la Xunta en San Caetano "o en la calle, con la gente".

Añora la intimidad
Aunque le gusta dormir con vistas a la Catedral y la luz de la Berenguela encendida, Feijóo reconoce que echa en falta "vivir en una ciudad con mar" y le gustaría "volver a vivir en la ría de Vigo" cuando finalicen sus responsabilidades al frente de la Xunta. En el apartado de las nostalgias, la que más nota es la de la "intimidad". El mandatario gallego lamenta que ya que no puede salir a conducir o a pasear solo desde que es presidente. "Son las fuerzas de seguridad las que mandan", asume.

De las partes más reconfortantes de su trabajo actual destaca el contacto permanente con la gente, con personas que "antes no te conocían y ahora vienen a saludarte y a darte ánimos y transmitirte sus inquietudes". Entre los deseos como político, le gustaría pasar a la historia como el presidente de la Xunta que ayudó a construir una Galicia "global, con cuatro provincias interconectadas, siete ciudades solidarias que colaboran y no compiten, que dejó atrás los localismos del pasado y tiene la ambición de tener éxito en conjunto".

En el apartado de las anécdotas, y tras señalar que se vio cerca de la victoria diez días antes del 1 de marzo de 2009, Feijóo comenta que la llamada "más entrañable" que recibió la noche electoral fue la de su padre, que no podía estar en Santiago y que respondió a la "boa nova" de la victoria del PPdeG "con otra: que ganara el Deportivo". Asimismo, recordó que había recibido una llamada de Génova que confirmaba la mayoría, pero no la transmitió a nadie "por prudencia" hasta conocer el resultado final.

Feijóo: ''La batería del móvil me dura un día''
Comentarios