jueves. 21.11.2019 |
El tiempo
jueves. 21.11.2019
El tiempo

Oviedo se vuelca en la bienvenida a la princesa Leonor

Los reyes Felipe y Letizia junto a sus hijas, la princesa Leonor (i) y la infanta Sofía (d), este jueves en Oviedo. JOSÉ LUIS CEREJIDO (EFE)
Los reyes Felipe y Letizia junto a sus hijas, la princesa Leonor (i) y la infanta Sofía (d), este jueves en Oviedo. JOSÉ LUIS CEREJIDO (EFE)
Entre vivas y aplausos a la Familia Real, las personas congregadas en la plaza de la catedral han respondido a la llamada del Ayuntamiento de Oviedo para mostrar su afecto a la heredera al trono

Cientos de ovetenses, con banderas de España y de Asturias, han brindado este viernes una emocionada y cariñosa bienvenida a la princesa Leonor en su primera visita a la capital del Principado acompañada de los Reyes y de la infanta Sofía.

Entre vivas y aplausos a la Familia Real, las personas congregadas en la plaza de la catedral han respondido a la llamada del Ayuntamiento de Oviedo para mostrar su afecto a la heredera al trono en un acontecimiento "histórico" que mañana se completará con su primer discurso en la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias.

La banda de gaiteros, el repique de la campanas y las enseñas rojigualdas y azules que han engalanado los balcones de la plaza se han sumado al recibimiento para dar el máximo lustre, que los reyes y sus hijas han agradecido saludando, sacándose fotos y conversando con el público que se agolpaba en torno a las vallas.

La reina Letizia, en su calidad de asturiana, ha ido con la princesa por un lateral del pasillo humano, mientras el rey y la infanta Sofía lo han hecho por el otro hasta encontrarse ante la entrada principal de la basílica.

La princesa, que ha lucido un vestido claro, abrigo estampado y bailarinas, se ha mostrado sonriente en su contacto con la gente, arropada en todo momento por su madre.

A pesar de que las previsiones apuntaban lluvia, el buen tiempo ha presidido la bienvenida, al que se han sumado las autoridades, encabezadas por el presidente del Principado, Adrián Barbón.

También han estado el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, el presidente de la Fundación Princesa de Asturias (FPA), Luis Fernández-Vega, y uno de sus antecesores, Graciano García.

Tras posar ante los medios gráficos, la Familia Real ha accedido a la catedral a través del Jardín de los Reyes Caudillos, situado en un costado del templo, donde están las estatuas de doce reyes asturianos, desde Pelayo a Alfonso III.

Los reyes y sus hijas se han dirigido a la Cámara Santa, que custodia la Cruz de la Victoria, símbolo de Asturias y de solidaridad y unidad entre españoles que, según la leyenda, fue la que enarboló don Pelayo en la batalla de Covadonga.

En el camarín, también han podido ver otras reliquias que se conservan, como el Santo Sudario que cubrió la cabeza de Jesús en el traslado desde la cruz hasta su sepulcro.

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, les ha acompañado en la visita al templo, en la que la princesa y la infanta han estado "encantadas" y, al referirse a los cuatro, "muy cercanos y campechanos".

"Ponían a todo mucha atención", ha afirmado el deán de la catedral, Benito Gallego, al valorar el comportamiento de la princesa y de su hermana.

El Arzobispado ha obsequiado a la Familia Real con una edición facsímil del testamento del rey Alfonso II el Casto, datado en el año 812.

La visita ha coincidido con el encierro de los dos trabajadores de la empresa Vesuvius que desde hace ocho días permanecen en el templo para exigir una solución al cierre de las plantas de la empresa en Langreo y Miranda de Ebro (Burgos).

Don Felipe y doña Letizia, al igual que sus hijas, han saludado a los dos operarios y han estado charlando con ellos durante unos minutos para interesarse por la situación laboral de la plantilla y darles ánimos, después de que el arzobispo pidiera en la víspera a la Casa Real que tuvieran un "gesto" hacia ellos.

"Todo ha resultado muy bien. Los trabajadores están muy contentos", se ha congratulado el deán, quien ha apostillado que le regalaron a la Familia Real una camiseta con el lema "Vesuvius somos todos" de color naranja, el mismo del vestido de la infanta Sofía.

A la salida de la basílica, el Coro de la FPA han interpretado el himno de Asturias, que han cantado tanto los reyes como sus hijas, aunque éstas de manera más tímida.

Antes de montarse en los coches para dirigirse al hotel Reconquista -los reyes en uno y sus hijas en otro-, han vuelto a saludar a la gente divididos en las mismas parejas que a la entrada.

Entre el público, ha habido unos 150 escolares, entre ellos, medio centenar del colegio de La Gesta de Oviedo, donde estudió la reina Letizia.

"Estamos muy emocionadas. Leonor estaba supersonriente y guapa", han exclamado casi al unísono varias de las niñas, de entre 10 y 11 años.

La plaza no ha estado abarrotada, pero los cientos de personas que han dado la bienvenida han aguantado los 40 minutos que ha durado la visita a la basílica para despedirles con aplausos y "¡vivan los reyes!".

"Para nosotros, es un honor que la princesa venga y esté en Asturias. Somos superforofas", ha afirmado un mujer que ha confesado sentir "una emoción tremenda".

La jornada se ha completado con el tradicional concierto que la Fundación Princesa de Asturias organiza en víspera de la ceremonia de los premios, al que han asistido los reyes, pero no sus hijas.

Los cuatro participarán este viernes en las audiencias matinales, entre ellas, a los galardonados en esta edición, y por la tarde, acudirán a la ceremonia en el Teatro Campoamor, donde la princesa pronunciará su primer discurso como su padre hizo en 1981, también con trece años. 

Oviedo se vuelca en la bienvenida a la princesa Leonor
Comentarios