Platos fáciles, ricos y estivales

El calor deja la energía bajo mínimos y las ganas de cocinar platos elaborados desaparece. Aun así, con pocos ingredientes se pueden hacer recetas sencillas y también muy sabrosas
Frittata de tomate. EP
photo_camera Frittata de tomate. EP

Cocinar y comer sano no supone pasar horas en la cocina, ni son necesarias recetas súper elaboradas y complejas, con mil pasos a seguir, utensilios tan novedosos que todavía están por inventar, y una lista infinita de ingredientes, de los cuales solo hay cinco en el supermercado más cercano.

A veces, los menús más deliciosos y nutritivos salen de algunas de las cosas que quedan en la nevera y suplican para poder tener utilidad de una vez por todas.

Se pueden hacer recetas al gusto, acomodadas a los ingredientes que haya por casa, para hacer los platos más deliciosos, sin esfuerzo alguno.

Un clásico, que ofrece todas las proteínas del pollo de una manera deliciosa, y sin tener que hacer nada muy complicado, son las pechugas lentas al vino. Este es un manjar que da a esta carne una nueva perspectiva culinaria, alejada del simple filete pasado por sartén, acompañado por un triste aderezo a base de ajo y aceite.

También está la pizza, una de las delicias más deseadas en el mundo y, sin embargo, no muy común en su forma casera. Puede parecer algo tedioso y de mucho trabajo, especialmente por la masa, que es lo que más tiempo consume, pero con esta receta, estará lista para disfrutar en menos de 15 minutos.

Una cena muy sencilla y que gusta hasta a los más pequeños es un pisto de verduras con pasta. Siempre funciona, ya que se puede añadir cualquier ingrediente al gusto para disfrutarlo.

Para un toque de frescura, muy agradecido a cualquier hora del día, una ensalada con un ingrediente un tanto sorprendente: la sandía. Un elemento suave, ligero y nutritivo que gusta a todos y que puede estar listo en menos de un cuarto de hora.

Otro plato que parece ser más complicado de lo que realmente es, sería el arroz con sepia. Este cereal suele funciona bien con cualquier acompañamiento, especialmente con este pescado, ysu preparación no lleva mas de 20 minutos. El resultado parecerá un menú de restaurante con estrella Michelin.

Finalmente, la frittata de tomate y queso, también conocida como tortilla francesa acompañada al gusto. Este plato permite mezclar el huevo con casi todos los alimentos ya existentes en la despensa, ya que combina con todo.

Esta es una pequeña guía de ideas para que las comidas, meriendas y cenas sean más amenas y variadas sin demasiado esfuerzo y compras de última hora, pero la improvisación también es totalmente válida. En cuanto se encienden los fogones, la imaginación empieza a volar.

Paso a paso

1. Pechugas al vino

Solo se necesitan unas piezas de pechuga de pollo, aderezadas con un poco de sopa de cebolla de sobre, un chorro de vino blanco o sidra. Se cocina a baja temperatura durante unas cuantas horas para que esté tierna y muy sabrosa.

2. Pizza casera

Con una rebanada de pan como base, se añaden de forma libre todos los aderezos disponibles, contando con el tomate y el queso como esenciales. Una vez hecha la selección, al horno durante menos de diez minutos y a disfrutar.

3. Pisto y pasta

Calabacín, berenjena, cebolla, pimiento, tomate... toda verdura que haya a mano puede funcionar. La mezcla se añade en la sartén con un poco de aceite y salsa de tomate. Se puede acompañar con pasta para completarlo.

4. Sandía macerada

Para la elaboración de esta ensalada solo hay que macerar la sandía con lima y pimienta. Al cabo de una media hora aproximadamente, añadir judía en crudité, cebolla y semillas a este popurrí. También se puede servir con queso fresco.

5. Arroz con sepia

Esta receta solo necesita arroz, pequeños trozos de sepia y fumet de marisco ya preparado para conseguir una gran explosión de sabor. Sin más planificaciones, se prepara en veinte minutos y ya está la comida lista.

6. Frittata de tomate

Se echan los huevos a la sartén y cuando estén medio cuajados, se añaden unas rodajas de tomate, lonchas de queso y pimienta; también se pueden mezclar otras verduras al gusto.Se calienta un par de minutos más, y a comer.

Comentarios