Lunes. 24.09.2018 |
El tiempo
Lunes. 24.09.2018
El tiempo

Los podólogos advierten: ojo con las chanclas

Unas chanclas. ADP
Unas chanclas. ADP

Los especialistas aseguran que los pies son una de las partes del cuerpo que más sufre en verano

Con la llegada del verano los pies, acostumbrados a llevar calcetines y calzado cerrado durante tanto tiempo, experimentan un cambio drástico. Ante esta situación, el Colexio de Podólogos de Galicia recuerda que son una de las extremidades que más sufren en los días de playa y recomienda prestar especial cuidado en los meses de verano.

En una nota remitida a los medios, los profesionales recomiendan usar calzado con sujeción en el tobillo y bien ventilado e indican que el mejor calzado para esta estación serían las sandalias sujetas al pie. "Gran parte del calzado usado en esta época estival no reúne las características adecuadas para los pies: falta de sujeción o suelas demasiado finas", señala el presidente del Colexio de Podólogos de Galicia, Borja Pérez Serrano.

¿Cómo vamos a dejar las chanclas en casa cuando acecha el calor? Los podólogos también avisan de que hay distintos tipos de calzado, y hay que fijarse siempre en el más seguro. En apariencia, las chanclas son inofensivas, pero puede causar diversos tipos de patologías en los pies.

Entre los problemas que mencionan los podólogos están la inestabilidad (las chanclas hacen que la marcha sea mucho más inestable, con muchas más posibilidades de sufrir una torcedura o esguince), dedos en garra (el gesto de caminar consiste en alternar un pie en el suelo con otro que vuela en cada paso; este tipo de calzado obliga a realizar garra con los dedos en cada fase de vuelo para no perder la chancleta) y fascitis plantar (la fascitis plantar es la inflamación de la fascia plantar, que es el tejido que va desde la base de los dedos hasta el talón en la planta del pie; el dolor es bastante agudo y se suele localizar en la zona del talón).

Los especialistas se refieren también a dolores de rodilla, espalda y cadera, lesiones, rozaduras o ampollas, daño solar (al utilizar chanclas el pie está expuesto al sol un gran número de horas, lo que hace que se puedan quemar con mucha facilidad; se debe prestar especial atención al dorso del pie, ya que es una zona que suele dejarse desprotegida y puede precisar protección mediante cremas protectoras solares) y juanetes.

"Hay que procurar no abusar de las chanclas, no utilizarlas de forma continuada y durante tiempos prolongados por la inestabilidad que genera al tener el pie menor sujeción. No es un calzado diseñado para caminar, y mucho menos para correr, y puede generar problemas con el paso del tiempo", afirma el presidente del Colexio de Podólogos de Galicia.

Los podólogos advierten: ojo con las chanclas
Comentarios