miércoles. 22.09.2021 |
El tiempo
miércoles. 22.09.2021
El tiempo

Rubearth repite en Allianz Ego

A la izquierda, Rubearth, en realidad Gabriel Nogueiras Ramírez. A la derecha, uno de los diseños de la colección Fat Man. MERCEDES-BENZ FASHION WEEK
A la izquierda, Rubearth, en realidad Gabriel Nogueiras Ramírez. A la derecha, uno de los diseños de la colección Fat Man. MERCEDES-BENZ FASHION WEEK
El diseñador, afincado en Poio y formado en Esdemga, regresa a la Mercedes-Benz Fashion Talent con la colección 'Fat Man', que toma el nombre de la bomba nuclear de Nagasaki

Fat Man era el nombre en clave de la bomba nuclear que Estados Unidos lanzó sobre la ciudad japonesa de Nagasaki en agosto de 1945. Y Fat Man es también el nombre de la colección con la que Rubearth volverá a desfilar en la Mercedes-Benz Fashion Talent. El diseñador ha desarrollado unha serie de prendas a partir de este acontecimiento histórico de la Segunda Guerra Mundial y con ellas volverá, tras haber estado el año pasado, a Allianz Ego, el certamen de jóvenes creadores enmarcado en la pasarela de moda más importante de España, la Mercedes-Benz Fashion Week.

Detrás de Rubearth está Gabriel Nogueiras Ramírez (Caracas, Venezuela, 1988), afincado en Poio y formado en los Estudos de Deseño e Moda de Galicia (Esdemga), que se imparten en la facultad de Belas Artes de Pontevedra. "En realidad, yo me vine a España con diez años. Así que toda mi vida ha transcurrido aquí, en Pontevedra", explica. "Estudié en el IES de Poio y aquí sigo viviendo". A pesar de la proyección que ha conseguido con su trabajo, por ahora no le tienta mudarse. "El hecho es que todas las chicas con las que coso y patrono están aquí en Poio. Y eso es algo muy importante para mí, porque solo de ellas me fío. Sé que de sus manos el producto sale perfecto", explica. "En Pontevedra, por el momento, tengo la capacidad y la libertad de desarrollar cosas que en Madrid serían infinitamente más caras y complicadas".

Las inquietudes de Rubearth como diseñador giran alrededor de dos grandes ejes. Por un lado, la fusión de conceptos, técnicas y artes. "No se trata solo de trabajar en el ámbito textil sino también de apropiarse de cosas de la escultura o de la pintura". Por otro, la preocupación por el medio ambiente, algo presente desde su nombre, que incluye la palabra earth (tierra). "Y la palabra art (arte)", añade. "Después de trabajar en empresas como Bimba y Lola, Zara y Carolina Herrera, entré en contacto con proveedores textiles y terminé llegando a miniacuerdos para hacerme con los restos de tejidos que ellos desechaban. Así que en mis colecciones, todas realizadas de manera sostenible, siempre te encuentras unha gama amplia de tejidos", cuenta. "Porque, si hablamos en serio, la realidad es que la industria de la moda es una de las más contaminantes del mundo. Y no hacemos más que seguir generando más y más. Yo lo que estoy proponiendo es meterle un stop a todo esto. Al mismo tiempo lo vinculo con la exclusividad porque a partir de estos cuatro metros de tela que tengo voy a hacer un vestido único para ti". Esa selección de tejidos de la que parte su trabajo la hace en empresas portuguesas, catalanas e italianas.

Dice que el paso por Esdemga le sirvió para conocer las bases del oficio. "Piensa que yo venía del mundo de la Publicidad. Controlaba el diseño gráfico, pero me faltaban conocimientos y recursos para enfrentarme, por ejemplo, a un tejido", explica. Con las bases aprendidas, siguió su formación en la India, donde quiso investigar cómo se realizaba el bordado en la alta costura. "Sí, allí trabajé para Givenchy. Recorrí toda la India, desde Delhi a Mumbai, realizando esa investigación que, al final, duró como siete meses", recuerda, al tiempo que reconoce que fue una experiencia que le impactó y le influyó profundamente como creador. "Fue algo abrumador, pero muy guay a la vez".

Ahora tiene ganas de volver a Ego. "La primera experiencia, el año pasado, me pilló en un momento como de exploración. Fui a la aventura y resulta que todo aquello tuvo una repercusión muy grande. De repente, me llamaron de Nueva York, de Milán, de París... He salido en un montón de revistas y las que quedan por salir. Esta segunda vez voy de una forma más profesional. Siento el peso de una cierta responsabilidad a la hora de volver a sorprender y de hacerlo bien. Voy, de verdad, a darlo todo".

Rubearth repite en Allianz Ego
Comentarios
ç