Susana Pérez: "Vaya si existe el techo de cristal, es más bien de hormigón"

Fundadora y presidenta de la Asociación de Empresarias de Galicia, dirige dos proyectos: Infi Consultores y el negocio de jamones y embutidos ibéricos Etiqueta Ibérica
Susana Pérez Iglesias (Vigo), en una foto cedida por ella misma. DP
photo_camera Susana Pérez Iglesias (Vigo), en una foto cedida por ella misma. DP

¿Qué es la Asociación de Empresarias de Galicia?
Es una asociación que surge en el año 2016 para dar visibilidad a las mujeres empresarias gallegas. Entre nuestros objetivos prioritarios están también promover el empoderamiento y establecer sinergias entre nosotras.

¿Cuántas socias son?
Somos 92 ahora mismo.

¿Con perfiles parecidos o no tienen nada que ver entre sí?
Somos empresarias de muchos ámbitos diferentes. Pero sí que creo que tenemos un punto en común: poner en valor la colaboración. Estamos convencidas en el éxito que supone tejer redes entre nosotras.

¿Y en cuanto a edad? ¿El abanico es muy grande? ¿Se incorporan muchas mujeres jóvenes?
Yo diría que la media estaría entre los 40 y los 45 años. Tenemos asociadas con trayectorias de bastantes años y emprendedoras recientes. Pero este momento concreto no está animando especialmente a emprender.

¿Se han encontrado mujeres con el síndrome de la impostora?
Uf, con muchísimas. Hablamos de esto continuamente, del autosabotaje que nos hacemos a nosotras mismas, entre otras cosas. Es más, sobre todo desde la pandemia, hemos notado que todo lo que ponemos en marcha relacionado con la autoconfianza tiene un tirón importante. Está claro que es una cuestión que despierta interés y se demandan herramientas para trabajarla.

¿Es muy diferente en Galicia ser empresario a ser empresaria?
Sí, sí que es diferente. Mientras sigan existiendo foros en los que solo hay hombres, premios en los que solo hay hombres y fotos en las que solo aparecen hombres algo falla en esta sociedad. Porque las mujeres somos el 52% de la población. Tenemos que estar ahí. Pero no estamos. En todos los foros, en todos los ámbitos. Solo así se podrá empezar hablar de igualdad. En este sentido, ojalá no existiese la Asociación de Empresarias de Galicia. Eso querría decir que no hace falta. Pero, por ahora, tenemos que estar ahí, luchando por conseguir ese puesto en el que merecemos estar. Esa es la palabra: lucha. Es muy habitual que nos llamen para hablar sobre el 8 de marzo o que nos llamen para hablar de conciliación. No tanto para hablar del futuro energético o de qué está pasando con la automoción. Y hay empresarias en todos los sectores. En todos y cada uno de los sectores de la economía. Podemos dar nuestra opinión sobre cualquier tema de actualidad.

Esa invisibilidad impide que existan referentes.
Evidentemente. Porque, al final, unas tiramos de otras. No todas las mujeres podemos dar ese paso al frente y salir a la palestra. Te diría que hay que tener bastante valor, porque eso te lleva a vivir situaciones incómodas, sobre todo al principio. Pero es necesario que tengamos esa confianza en todo lo que podemos hacer, que es muchísimo, y tirar unas de las otras. Hay que hacer realidad esa sororidad de la que tanto se habla.

¿Usted se ha sentido muchas veces incómoda por el hecho de ser mujer en al ámbito empresarial?
Yo emprendí con 24 años en el sector financiero, imagínate. Tuve que poner en valor muchas veces mi currículum. Cosas como cuando te dicen "qué guapa" te incomodan porque no estás donde estás por lo guapa que eres ni por lo alta o por lo baja, sino por tu valía profesional. Por eso es importante tener confianza en ti misma. Luego vas aprendiendo cuando callarte o cuando contestar a esa persona, siempre con respeto. Y digo persona porque, desgraciadamente, a mí también me han hecho sentir incómoda otras mujeres. Por eso mismo es tan importante apoyarnos entre nosotras.

¿Existe el techo de cristal?
Vaya si existe. No de cristal: de hormigón. Porque mira que empujamos, pero no hay manera de romperlo, ni casi de astillarlo. Te vuelvo a poner el ejemplo de que mientras haya foros en los que solo participan hombres hay mucho por hacer.

Se intuye que a usted no le hace gracia el Foro de La Toja.
Nada de gracia. Entre otros, porque hay muchos más. Pero, es así, no me gusta. Hasta mi hija de seis años, viéndolo por televisión, se dio cuenta de que no había mujeres. ¿Cómo se lo explicas? Te quedas hasta sin palabras.

Usted es empresaria por partida doble.
Eso es. Tengo dos empresas. Una es una consultoría financiera, a través de la que ayudamos a empresas en gestión de subvenciones y en desarrollo de negocio. Y luego tengo otra de venta de jamón y embutido ibérico de Guijuelo, en la que vendemos on-line esos productos gourmet.

Son dos ámbitos de negocio muy diferentes.
Lo son, lo son. Estudié Administración y Dirección de Empresas en la Universidade de Vigo. Luego también estudié Finanzas en Bratislava. Mi mundo siempre fue el económico y así acabé creando la consultora. Por otra parte, mi padre es salmantino. Mi familia y amigos de allí siempre elogiaban la gastronomía gallega y los de aquí, al revés, siempre hablaban maravillas de los embutidos de Salamanca. Así fue que pensé en crear esa empresa que trajese el buen producto de allí para aquí. Por si todo esto fuera poco, soy además vicepresidenta de un club de balonmano. Y madre por partida doble también.

¿Cómo consigue organizarse?
La clave está, primero, en hacer lo que te gusta y, después, en saber rodearte de personas que suman.

Comentarios