Córneas, piel y tejido óseo a partir de la seda

El Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA) lidera varios proyectos de investigación para crear biomateriales a partir de la seda, uno de los cuales busca desarrollar una córnea artificial que sea alternativa a la de un donante.

El director del IMIDA, Adrián Martínez, ha destacado hoy en un que, en la actualidad, el Instituto "ha desarrollado tecnologías de biomateriales de seda que sólo existen en unos pocos centros en Europa, como la Universidad de Oxford, el ETH de Zurich o el Instituto de la Seda de Milán".

La línea de proyectos de investigación abarcan el desarrollo de estructuras para el crecimiento de tejido óseo, cutáneo y ocular a partir de su siembra con células madre.

El IMIDA "trabaja también en aspectos como la selección de razas especiales del gusano de seda y su cría en dieta artificial. Ello le permite ser el único centro de España capaz de producir seda de calidad biotecnológica adecuada para estas aplicaciones", agregó.

Según el investigador responsable del proyecto, José Luis Cenis, en la actualidad hay mucho interés por el uso de la seda como biomaterial y la seda, una vez elaborada, es uno de los mejores biomateriales disponibles para esta aplicación, dado que es biocompatible, reabsorbible y muy resistente.

Uno de sus proyectos estrella es el desarrollo de una córnea artificial de fibroína de seda, que imita la estructura biológica de la córnea real y que utiliza células madre de ésta para su posterior implantación, como alternativa a las córneas de donantes.

Sin embargo, estas córneas naturales no están disponibles en cantidad suficiente para satisfacer la creciente demanda.

La novedad de la seda es que supera a otros materiales, al ser más biocompatible, tener buena resistencia mecánica, una reabsorción lenta y mucha actividad química en superficie, lo que permite estimular el crecimiento de las células que han sido sembradas.

El IMIDA participa como socio dentro de un consorcio constituido en torno al Instituto Oftalmológico Fernández Vega de Oviedo, en el marco de un proyecto de la última convocatoria del Programa Nacional de Cooperación Público-Privada enmarcado en el Plan Nacional de Investigación Científica.

El IMIDA es la continuación administrativa de la Estación Sericícola de Murcia, fundada en 1892 por el Ministerio de Fomento y que a principios del siglo pasado fue el único referente tecnológico de la seda en España.

En aquella época, el 90 por ciento de la seda de España se producía en Murcia. La Estación Sericícola desplegó su actividad desde 1892 hasta 1976, cuando el cultivo y la producción de seda dejaron de ser rentables debido a los derivados del plástico.

Comentarios