''Contra todo pronóstico, los intereses de las eléctricas se imponen al sentido común''

La asociación española 'Amigos del Románico' reivindica, a través de su página web, la defensa de A Ribeira Sacra, y advierte sobre el ''peligro'' que corre su candidatura como Patrimonio de la Unesco ''si siguen adelante'' los planes de ampliación de los embalses en los ríos Sil y Miño.

'Amigos del Románico', fundada en 2004, hace un llamamiento en su escrito a las autoridades competentes para que ''no se che eche a perder la magnífica oportunidad de ver aumentado el número de bienes gallegos considerados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad''.

La organización, cuyo principal objetivo es sensibilizar sobre la importancia de conservar el patrimonio del arte románico, recuerda que A Ribeira Sacra cuenta con diversos monasterios fundados por monjes medievales que forman ''un rico repertorio de arte y arquitectura'', a lo que ''hay que sumar el alto valor etnográfico y ecológico de la zona''.

Intereses de las eléctricas
Todo ello, propició ''que varios organismos se hayan implicado'' en la redacción de una propuesta para que el Gobierno central presente ante la Unesco esta área territorial como candidata al reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad y también como Paisaje Cultural Europeo, recuerda el escrito.

No obstante, 'Amigos del Románico' señala que, ''contra todo pronóstico, los intereses de las compañías eléctricas se imponen al sentido común'', ya que estas empresas ''están desarrollando un nefasto plan consistente en la construcción de nuevas centrales eléctricas, la ampliación de las que ya existen y la construcción de una balsa exterior de 27 hectáreas''.

''El impacto medioambiental y visual es incuestionable y el alcance del mismo, muy duradero'', prosigue el documento, que recuerda que ''la Unesco ya advirtió de que, si los planes de las eléctricas se llevan a cabo, podemos despedirnos de su visto bueno''.

'Amigos del Románico' responsabiliza a las administraciones de esta situación y de ''cualquier daño o pérdida'' que se produzca en el patrimonio de A Ribeira Sacra, y criticó al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, por ''aprovechar el revuelo de la noticia para reivindicar el traspaso de competencias en la cuenca Miño-Sil''.

Comentarios