Farmacéutica reconvertida en chef

"Quise hacer feliz a los demás a través de la cocina y las recetas de mi abuela"

Victoria Maseda Rodríguez trabajó durante años en una multinacional farmacéutica pero decidió apostar por lo que la hacía feliz a ella y a los demás: la cocina
Victoria Maseda. XESÚS PONTE
photo_camera Victoria Maseda. XESÚS PONTE

Es farmacéutica y trabajó durante años en una multinacional pero decidió apostar por lo que la hacía feliz a ella y a los demás. Es decir, por la cocina. Así que, ni corta ni perezosa, esta lucense montó la empresa Masseda Cátering de Origen en Madrid y tiene entre sus clientes a Amazon, Telefónica o Google, que la contratan para  comidas de empresa y para empleados.

¿Qué hace una farmacéutica metida a cocinera?
Pues, simplemente, ser feliz. Dejé la farmacia para ser feliz yo y, de paso, hacer feliz a los demás a través de la cocina y de las recetas que aprendí de pequeña con mi abuela en Rábade.

¿Cómo fue ese cambio de vida?
Un día, en la multinacional farmacéutica en la que trabajaba nos trajeron una leche frita horrorosa. Entonces, les dije a mis compañeros que yo la hacía mejor, la llevé y les gustó. Al poco tiempo, falleció mi madre y eso me hizo pensar que la vida son dos días. Así que di el paso, lo comuniqué en la empresa y allí tuve, como primera clienta, a una compañera para hacer el cátering de la comunión de su hija. Y de eso pasaron ya doce años.

¿Se gana una la vida tan bien en la cocina como en la farmacia?
Si trabajas mucho, mucho, sí. ¡Pocos ganan mucho dinero sin trabajar! Pero sí, gano más que en el laboratorio.

¿La cocina es otra botica?
Al final, en los dos sitios mezclas ingredientes y en la cocina se hace alquimia todos los días. Aunque yo, en la multinacional, trabajaba más en las oficinas.

¿Qué prepararía usted para un dolor de cabeza?
Una sopa caliente hecha a fuego lento para tomártela en el sofá, con una mantita.

¿Y para un mal de amores?
¡Un mousse de chocolate!

Fundó la empresa Masseda Cátering de Origen en Madrid. ¿Por qué un cátering y no un restaurante?
Empecé haciendo más repostería que platos salados hasta que  pensé: "¿Cuántas veces comemos pasteles y cuántas otras comidas?". Y vi más necesario el cátering. En septiembre, seré la chef ejecutiva del nuevo restaurante del Centro Gallego en Madrid.

Se precia de ofrecer productos de origen gallego… ¿Le resulta fácil conseguirlos en Madrid?
Facilísimo. Froiz tiene muchas tiendas en Madrid y también conozco a mucho productor. Traigo merluza de Celeiro, porco celta y fabas de Lourenzá, por ejemplo.

¿Es cierto que entre sus clientes tien a Pfizer y a Amazon?
Sí, Pfizer, Astra Zéneca, Amazon, Telefónica, Google... Son comidas de empresa, pero también hice 800 madalenas y otras tantas galletas para la fiesta Halloween de los empleados de Amazon.

¿Qué receta es la que tiene más éxito entre los madrileños?
La empanada, porque es de verdad. La de xoubas funciona muy bien en verano.

¿Galicia sigue teniendo fama de ser tierra de bien comer?
En cuanto abro la boca y oyen que soy gallega ya me dicen: "¡Qué bien se come en tu tierra!".

Preside además la Asociación Xacobea de Gastronomía e Turismo. ¿A los turistas se los conquista también con el estómago?
La mitad de los turistas van por la comida y se enamoran del paisaje y la otra mitad, al revés. ¡A Galicia hay que saborearla con los cinco sentidos!

Comentarios