Se cierra la instrucción del doble crimen de Xermade

La audiencia preliminar por el doble crimen de Xermade, que se celebró esta mañana en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Vilalba (Lugo), fue mucho más breve de lo que en un principio se podía esperar, dado que ninguno de los dos acusados fue citado y tampoco las partes, ni acusación ni defensa, solicitaron la práctica de nuevas pruebas.

Todo siguió el guión previsto y las acusaciones, tanto la particular como el ministerio fiscal, solicitaron la apertura de juicio oral, mientras que la defensa de uno de los imputados, Juan José Calaza -conocido como 'El Pibe'-, solicitó el "sobreseimiento de la causa", al considerar que su cliente no tuvo ninguna participación en los hechos.

El letrado que se ocupa de la defensa de Calaza, Antonio Platas, reconoció que no es habitual que los acusados estén ausentes de esta vista, pero también matizó que "la ley no dice que tengan que venir", dado que están representados legalmente por sus abogados.

Con esta audiencia preliminar, queda cerrada la fase de instrucción, por lo que ahora la jueza que se hizo cargo de la causa tendrá que dictar "un auto de apertura de juicio oral", que será trasladado a la Audiencia Provincial, donde ambos acusados serán juzgados por un jurado popular, explicó Platas.

El fiscal pide para los dos acusados, Juan José Calaza y Brais Lozano, veinticinco años de cárcel por cada uno de los asesinatos, de Víctor Hermida Purriños -de 75 años- y de su hijo Eulogio -de 51-, y otros 19 por el intento de asesinato de la esposa y madre de ambos fallecidos, Domitila Rodríguez Souto -de 78 años-, que resultó herida de gravedad.

El ministerio público también solicita otros cinco años de cárcel para cada uno de los acusados por un delito de robo con violencia en la casa de Burgás (Xermade) en la que fue perpetrado el doble crimen, por lo que la petición de pena asciende a 74 años.

Por su parte, el abogado que se ocupa de la defensa de Brais Lozano Osa, el letrado Víctor Espinosa, informó de que intentará demostrar en el juicio oral que su defendido sólo actuó como "cómplice" del otro imputado.

El letrado que ha asumido la representación legal de Juan José Calaza mantiene la tesis de que no "fue el autor de esos hechos" y de que es "absolutamente inocente".

El juicio podría celebrarse, según fuentes jurídicas consultadas por EFE, en un plazo de "dos a tres meses".

Juan José Calaza permanece en el centro penitenciario de Bonxe (Lugo), mientras que el otro detenido, Brais Lozano, de 25 años, sigue recluido en el penal de Monterroso. Ambos fueron detenidos el 19 de mayo de 2012 y enviados a prisión por la jueza instructora el día 22 de ese mismo mes.

El crimen ocurrió en la madrugada del 22 de febrero del pasado año en una vivienda unifamiliar de la parroquia de Santa Eulalia de Burgás, en el lugar de Casas Novas, dentro del municipio lucense de Xermade, a medio camino entre las localidades de As Pontes y Vilalba

Comentarios