"Si no volvía a casa con dinero o droga, me daba una paliza", asegura la mujer de Genaro Solla

Descriptiva frase de la mujer a la que supuestamente arrojó desde una ventana de un segundo piso el delincuente Genaro Solla, con quien mantenía una relación sentimental que duró cinco meses y que este jueves fue juzgado en la Audiencia de Pontevedra acusado de un delito de intento de homicidio y otro de lesiones. La fiscalía solicita un total de 11 años de prisión
El acusado, respondiendo al fiscal
photo_camera El acusado, respondiendo al fiscal

El  hombre acusado de tirar por la ventana a su pareja en Pontevedra declaró este jueves, durante el juicio que se sigue contra él en la Audiencia de Pontevedra, que fue ella la que se cayó cuando intentaba bajar por un andamio.

Este hombre, Genaro Solla, con antecedentes por homicidio, está acusado de un delito de tentativa de homicidio y lesiones sobre su pareja.

Según la acusación, que ejerce el fiscal jefe, Juan Carlos Aladro, el hombre, después de golpear y amenazar a la mujer poniéndole un cuchillo en el cuello, la arrojó por la ventana de un segundo piso, lo que provocó que cayese a la calzada de cabeza desde siete u ocho metros de altura.

Durante el juicio, el acusado y la víctima ofrecieron dos versiones de los hechos totalmente opuestas y sólo coincidieron al confesar su adicción a las drogas en la época en la que convivían. Por ejemplo, ella aseguró que mantenían una relación sentimental, mientras que él declaró que lo suyo era un "contrato verbal" por el que le dejaba vivir en su piso a cambio de sexo.

Sobre el suceso, él declaró que aquella noche de noviembre de 2013 la mujer llegó a su piso y se encerró en el salón para no compartir con él la droga que traía y explicó que, ante su insistencia, quiso escapar por la ventana a través de un andamio instalado en el edificio colindante.

Ella admitió haberse encerrado en el salón, pero puntualizó que lo hizo para no ver al acusado inyectarse heroína y añadió que él forzó la puerta para entrar y que la amenazó con un cuchillo, la golpeó y la tiró por la ventana. "Si no volvía a casa con dinero o droga, me daba una paliza", explicó la mujer, con quien mantenía una relación sentimental que duró cinco meses.

Ambos reconocen que su relación estaba marcada por el excesivo consumo de drogas.

En este escenario, la defensa pidió la libre absolución, mientras que la Fiscalía mantuvo su petición inicial de 11 años de prisión por tentativa de homicidio y lesiones.

Comentarios