Una joven denuncia un robo en una comisaría y dice que salió detenida y lesionada

Una joven sevillana ha denunciado por supuestos delitos de detención ilegal y contra la integridad moral a dos policías nacionales, pues sostiene que acudió a una comisaría para denunciar el robo de su bolso y salió detenida, esposada y lesionada.

La joven ha presentado su denuncia "en calidad de víctima y perjudicada" ante el juzgado de instrucción 20, que a su vez le ha imputado como consecuencia del atestado elevado por los policías, que se encontraban de guardia en la Comisaría de la Alameda de Hércules.

En su denuncia, la joven sostiene que acudió hacia las 00.30 horas del pasado 21 de junio de 2011 a la citada Comisaría para denunciar el robo de su bolso.

La joven fue atendida "amablemente" por un primer agente, que incluso le ayudó a cancelar su tarjeta de crédito y se ofreció a cortar el candado de su bicicleta con un cortafríos para que pudiese regresar a su casa, por lo que la denunciante se quedó esperando con una amiga en la escalera de entrada.

Viendo que dicho funcionario tardaba en regresar, la joven volvió a entrar en la Comisaría y observó a dos policías "mirando una película, con los pies en alto y comiéndose un bocadillo", por lo que les preguntó cuanto creían que podía faltarle a su compañero.

Uno de ellos respondió que "él qué sabía", a lo que la joven comentó "Ya les vale, podían parar de comerse el bocadillo y atenderme como deben", incidente que fue seguido -según la denuncia- por varios comentarios obscenos de los policías, que se negaban a mostrar su placa identificativa.

A continuación, uno de los policías cogió a la joven del pelo por detrás, la tiró al suelo y se echaron encima de ella varios agentes que le dieron golpes y pisotones por todo el cuerpo, tras lo cual la levantaron, "la estamparon contra la pared y la esposaron".

La joven fue trasladada a un Centro de Salud y luego a la Jefatura Superior de la avenida Blas Infante, si bien el patrullero policial tomó "una carretera secundaria, sin iluminar", donde "estuvo dando rodeos aproximadamente veinte minutos", añade la denuncia.

Cuando los dos policías denunciados redactaban el atestado de lo sucedido en una sala de dicha Jefatura y la denunciante pidió un abogado, uno de ellos le dijo: "Compórtate o te voy a meter en la celda con la peor compañía posible" y el otro "se levantó, golpeando la mesa con las manos, y le gritó:'Como no te calles ya te voy a partir la cara, so puta'".

Tras tomarle declaración, éste último agente gritó "metedla en la celda de las ratas" y concluyó con un "Adiós, amiguita".

Afirma la denuncia que, una vez finalizada su declaración ante el juez, la joven acudió a un Centro de Salud, que certificó la existencia de lesiones en ambos brazos, erosión en una muñeca y hematomas en ambas, hematomas en el brazo izquierdo y codo derecho, así como erosiones en ambas rodillas, cara externa del muslo y región costal izquierda.

El abogado de la denunciante, Luis de los Santos, acusa a los dos policías de delitos contra la integridad moral, detención ilegal y varias faltas de lesiones, por los que pide que declaren como imputados.

Comentarios