Las iglesias más emblemáticas de Pontevedra: historia y curiosidades

Sumérgete en la belleza y la tradición de las iglesias de Pontevedra que no puedes dejar de conocer
iglesias-pontevedra
photo_camera Fotos: Facebook + Google + Tripadvisor

Las iglesias más emblemáticas de Pontevedra son un legado de historia y arquitectura. Y, por supuesto, un importante atractivo cultural y de turismo.

A continuación, te invitamos a descubrir algunas de estas joyas arquitectónicas que merece la pena visitar.

  1. Real Basílica de Santa María la Mayor
  2. Iglesia de San Bartolomé
  3. Convento de San Francisco
  4. Convento de Santa Clara
  5. Iglesia de la Virgen Peregrina
  6. Santuario de las Apariciones
  7. Capilla de Nazareno

Real Basílica de Santa María la Mayor

La Basílica de Santa María la Mayor, emblema de la ciudad de Pontevedra y legado del gremio de mareantes en la Edad Media, se erige como un destacado exponente del estilo gótico gallego. Esta joya arquitectónica, declarada Bien de Interés Cultural en 1931, es un testimonio vivo de la habilidad de sus artífices, Cornelius de Holanda y Joâo Nobre.

Su fachada fusiona el plateresco con destellos del estilo manuelino portugués, adornada con profusa iconografía, incluyendo el curioso San Jerónimo con gafas y los autorretratos de los creadores. Incluso se encuentra una escultura en honor a Cristóbal Colón, quien contribuyó al esplendor de la ciudad.

Un acceso lateral revela el devoto Cristo del Buen Viaje, patrón del gremio de mareantes, al cual los marineros acudían en silenciosa oración antes de zarpar en las primeras luces del día. En su interior, la basílica impresiona con tres naves de exquisitas bóvedas de crucería. El Altar Mayor, datado en el siglo XX, destaca con la imagen central de la Asunción de la Virgen, rodeada por ángeles y apóstoles. Las capillas laterales, por su parte, albergan altares dedicados a figuras veneradas como Santa Rita, la Virgen del Carmen y San Antonio.

La aventura no concluye aquí, ya que la Torre de las Campanas invita a ascender más de cien escalones que culminan en un museo y mirador panorámico, desde donde se puede contemplar el centro histórico y la pintoresca ría de Pontevedra.

Iglesia de San Bartolomé

La iglesia de San Bartolomé en Pontevedra es una joya singular que nos transporta al esplendor del barroco italiano en Galicia. Su construcción, llevada a cabo entre 1696 y 1714, es un testimonio de la influencia artística de la época.

En su interior, el templo alberga un impresionante conjunto de retablos barrocos y esculturas, atribuidas a destacados maestros como Pedro de Mena, Gregorio Fernández, Pedro de Campo y Bieito Silveira, representando las escuelas compostelana y castellana. Entre las piezas destacadas, la imagen de la Virgen de la O, patrona de la ciudad, y la Magdalena cautivan con su esplendor.

La fachada de la iglesia, decorada con columnas, repisas y ventanas, exhibe también símbolos heráldicos de nobles familias como los Andrade, los Arando y los Guillarei, añadiendo un toque de historia y linaje a este lugar sagrado.

Justo al lado se encuentra el Edificio Sarmiento, antaño sede del Colegio de la Compañía de Jesús y en la actualidad parte integral del Museo de Pontevedra.

Convento de San Francisco

La historia del Convento de San Francisco, aunque atribuida a San Francisco de Asís durante su peregrinación a la tumba del Apóstol en 1214, carece de fundamentos documentales sólidos. Sin embargo, esta estructura perdura como un destacado ejemplo del gótico mendicante en Pontevedra.

La iglesia, construida entre los siglos XIV y XV, presenta una planta de cruz latina y su fachada, a pesar de haber experimentado diversas modificaciones a lo largo del tiempo, aún conserva vestigios de su antigua construcción, como el imponente rosetón de la época moderna, enclavado en lo alto entre dos contrafuertes, junto a la puerta principal.

En su interior, el convento alberga tesoros históricos, como la tumba de Paio Gómez Chariño, trovador y almirante de mar, situada a la izquierda del Altar Mayor, así como sepulcros de matrimonios pertenecientes a familias nobles. Además, destaca la presencia de la imagen del Nazareno del siglo XIX y diversas pinturas murales que datan de los siglos XVI y XVII

Convento de Santa Clara

El Convento de Santa Clara, situado en las proximidades de una de las cinco entradas de la antigua muralla de Pontevedra, es un lugar con una rica historia que se remonta al siglo XIII. Durante ese tiempo, este convento fue la elección preferida de las familias más distinguidas de la zona para enviar a sus hijas solteras en busca de una vida religiosa y contemplativa.

La iglesia del convento, de estilo ojival y construida a finales del siglo XIV, presenta una estructura notable con un ábside poligonal que se eleva por encima de la nave principal, la cual está cubierta por una bóveda única con nervios radiales.

El interior de la iglesia es adornado por un retablo churrigueresco exquisito, y se pueden apreciar elementos reaprovechados de un antiguo convento templario que ocupó el mismo emplazamiento en el pasado, así como retablos barrocos, que en conjunto confieren a este lugar un carácter histórico y artístico de gran relevancia en la ciudad de Pontevedra.

Iglesia de la Virgen Peregrina

El Santuario de la Peregrina, una joya arquitectónica que se erige en el corazón del centro histórico de Pontevedra, en la emblemática Plaza de la Peregrina, es un testimonio de la riqueza artística de la ciudad. Su construcción se inició en 1778 y, en 1982, fue merecidamente declarada monumento histórico-artístico. Esta estructura armoniza el barroco tardío con elementos neoclásicos, como su imponente retablo mayor, erigido en 1789.

El santuario es un símbolo icónico de la ciudad y está dedicado a la Virgen Peregrina, quien, según la tradición, guiaba a los peregrinos en su camino desde Baiona hasta Santiago. La imagen de la Virgen Peregrina, que data del siglo XIX, es la patrona de la provincia de Pontevedra y del Camino Portugués.

El diseño del santuario presenta una planta con la forma de una concha de vieira, el símbolo emblemático de los peregrinos del Camino de Santiago, en cuyo interior se encuentra una cruz. Entre sus tesoros, destaca una pila para el agua bendita elaborada a partir de una concha de molusco traída del Pacífico por el ilustre Méndez Núñez. La imagen que preside el altar fue traída por peregrinos franceses que emprendieron la aventura del Camino de Santiago.

Santuario de las Apariciones

santuario-apariciones-pontevedra
Santuario de las Apariciones (Foto: Tripadvisor LInda Y)

El Santuario del Inmaculado Corazón de María, también conocido como el Santuario de las Apariciones, ocupa un lugar especial en la devoción mariana y se encuentra en la capilla de la antigua casa de la Congregación de Madres Doroteas.

Este santuario, considerado el tercer santuario mariano más importante, adquiere un significado único debido a su conexión con la vidente de Fátima, la hermana sor Lucía. Fue en esta misma casa, en la segunda planta donde se encontraba su celda, donde la Virgen María se le apareció a sor Lucía el 10 de diciembre de 1925.

La historia de este lugar sagrado es un testimonio conmovedor de la espiritualidad y la fe, y atrae a peregrinos y devotos de todo el mundo que buscan experimentar la presencia y el mensaje de la Virgen María tal como se manifestó en Fátima. 

Capilla de Nazareno

La Capilla del Nazareno, anteriormente parte del convento de clausura de las hermanas Emparedadas, es un tesoro histórico y religioso que se enclava en un estilo arquitectónico barroco que data de finales del siglo XIV. Su fachada es particularmente notable, adornada con una pequeña imagen en piedra de la Virgen, que atrae a devotos y curiosos por igual.

Aunque esta capilla está generalmente cerrada al público, se convierte en un lugar de peregrinación especialmente concurrido en el día del Nazareno, cuando los fieles acuden para solicitar las tres gracias. Este día, y solo este día, se permite el acceso al interior de la capilla, convirtiéndolo en un momento especial de devoción y encuentro espiritual.

Comentarios