martes. 11.08.2020 |
El tiempo
martes. 11.08.2020
El tiempo

El senderismo está de moda en Marín

La ruta del Monte Penizas pasa por el poblado castrexo. DP
La ruta del Monte Penizas pasa por el poblado castrexo. DP
Varias rutas, con diversos paisajes y exigencias, para que todos puedan disfrutar la actividad

Uno de los mayores atractivos turísticos de Marín, tras sus magníficos arenales, y que también disfrutan durante todo el año la población local y de la comarca, son las rutas de senderismo. Diferentes opciones de caminata o paseo en bicicleta para todo tipo de personas, tanto en la exigencia física como en el gusto personal por los paisajes que se desean recorrer o admirar.

Una buena opción para los que buscan un paseo agradable y que no requiere de un gran esfuerzo es la ruta por las playas. Son 8,5 kilómetros con maravillosas vistas al mar. Queda además la oportunidad de darse un chapuzón si el calor aprieta y el cuerpo necesita refrescarse. Esta vía cuenta con un carril específico para ciclistas. Su recorrido es de carácter lineal, por lo que habrá que tener en cuenta el viaje de regreso.

Para los que quieren poner una marcha más pueden apostar por la ruta de los cinco miradores, que pasa por zona de playas, monte, petroglifos y casco urbano. Hay subidas que piden un poco de esfuerzo, pero son asumibles para cualquier tipo de público. Las impresionantes vistas que nos ofrece el recorrido son la mejor recompensa.

La Ruta del Monte Penizas es de dificultad media. Comienza en el lavadero del río Lameira, pasa por el poblado castrexo, alcanza la cumbre del monte (afrontando un pendiente muy pronunciada) y acaba en la iglesia de Santo Tomé de Piñeiro. Unos 6,5 kilómetros de recorrido que algunos deciden ampliar con una visita a la iglesia de Santa María do Campo y los molinos del río Loira. Al igual que la citada ruta por las playas puede realizarse en cualquier época del año.

Mayor compromiso y un buen estado físico son necesarios para afrontar la aventura de ascender al Lago de Castiñeiras. La belleza de los parajes vale la pena, pero esta ruta debe ser tomada con mucho respeto por aquellos que no tienen costumbre de realizar grandes esfuerzos.

Por último, los más preparados y que buscan la jornada completa caminando o pedaleando por la naturaleza, tienen ante sí el reto de la ruta por monte y playas. Son veinticinco kilómetros (probablemente un par de ellos más) que recorren la parte alta del municipio marinense en la ida para regresar al centro de la ciudad por la zona de playas.

Todavía queda alguna ruta más en la oferta general, aparte de las combinaciones que cada senderista o ciclista quiera llevar a cabo para hacerse un trazado a su medida. Sin duda, el concello de Marín dispone de una naturaleza que permite disfrutar de los paseos o el deporte en entornos de gran belleza y que contentan tanto a los que gustan del monte como a los que prefieren el mar.

El senderismo está de moda en Marín
Comentarios