La captación en el Miño: segunda opción del estudio del abastecimiento de Vigo

La alternativa tiene ventajas de plazos e impacto, pero le resta puntos la tramitación internacional
Río Miño. GOOGLEMAPS
photo_camera Río Miño. GOOGLEMAPS

La captación de los recursos hídricos que necesitaría el sistema de abastecimiento de Vigo para su crecimiento futuro y para resolver las contingencias de la sequía también puede provenir del río Miño y las tres entidades que promueven el estudo de alternativas sobre la misma asumen que esta es una de las opciones mejor valoradas del estudio de ideas firmado por Prointec y más efectiva en plazos e impactos.

La consultora, que analiza hasta 21 posibilidades antes de señalar las que podrían tener una mejor puntuación en el caso de que se tramitase ambientalmente alguna de las medidas, señala en primer lugar una combinación compuesta por un embalse (el del Oitavén, en Forzáns), la posible captación de recursos en la confluencia de Verdugo-Oitavén, en Soutomaior y, entre otras medidas adicionales, la duplicación del túnel de Amoedo para el transporte de este recurso.

Pero, tal y como señala la Consellería de Infraestructuras, a renglón seguido, en el apartado de conclusiones del mismo informe se señala que la puntuación de las medidas comprendidas en la línea de análisis que valora captar el agua en el río Miño goza de los mismos o más beneficios. Así, la opción señalada en primer lugar iría "seguida muy de cerca por las de captación de todos los recursos necesarios en el río Miño: tanto por coste, como por plazo, como por impactos ambientales sin dudapresenta un perfil favorable, pero la dificultad de las tramitaciones para detraer los caudales necesarios del Miño ha pesado mucho en la mejor calificación de la alternativa seleccionada", indica el trabajo de Prointec.

Dos opciones. El estudio valora dos opciones de impulsión desde el río Miño y fijaría para ello un punto de captación en Tui, aguas arriba de la EDAR de Guillarei. De ahí el agua se podría conducir al embalse de Zamáns o al sistema de Eiras. Cada una de las dos opciones tiene requerimientos técnicos diferentes, pero ambas cuentan en común con la necesidad de un bombeo y una conducción que tendría casi 17 kilómetros de longitud en caso de llegar a Zamáns, y 26,4 kilómetros en el caso de llegar al túnel de A Madroa y la ETAP de O Casal. En ambos casos serían necesarios depósitos e infraestructuras adicionales que completarían el sistema, aunque en menor medida en el primero, que es el recomendado por permitir actuar escalonadamente y suponer un menor coste para una dotación que se requiere para suplementar las necesidades de todo el sistema en época de escasez. Al ser el Miño una cuenca internacional, la tramitación de los permisos dependería de acuerdos de transferencia con Portugal.

Entre los múltiples estudios realizados en lo que va de milenio sobre las necesidades futuras y actuales de abastecimiento del sistema de Vigo y los otros 12 concellos que dependen del mismo, la captación en el Miño fue puesta sobre la mesa en cuatro ocasiones, en 2002, 2011, 2013 y 2018 en informes realizados por Augas de Galicia.