Precintan dos casas de citas en Vigo tras la caída de varias organizaciones criminales

La actuación se suma a una serie de intervenciones que se iniciaron en junio del año pasado
Letrero de un club de alterne.DP
photo_camera Letrero de un club de alterne.DP

Un juzgado de Vigo ha ordenado el precinto, la clausura y el cese de actividad de dos domicilios que actuaban como casas de citas en la ciudad tras la desarticulación de varias organizaciones criminales dedicadas a la explotación sexual de mujeres.

Tal como ha informado la Policía Nacional, fue a lo largo del año pasado cuando la Unidad Contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedad Documental de la Brigada Local de Extranjería y Fronteras realizó diversas actuaciones encaminadas al control de la actividad relacionada con la prostitución en las denominadas casas de citas. 

Dicha investigación dio como resultado la desarticulación de varias organizaciones criminales dedicadas a la explotación sexual de mujeres mediante el ejercicio coactivo de la prostitución. 

La actividad se desarrollaba, entre otros inmuebles, en dos chalets anunciados como de alto standing, en los que se intervinieron importantes cantidades de dinero en efectivo, sustancias estupefacientes, fármacos y documentos relacionados con la logística y la actividad económica de las organizaciones. 

Las investigaciones realizadas por la Policía Nacional, en coordinación con la Fiscalía de Vigo, propiciaron la adopción por parte de la Autoridad Judicial de esta medida de clausura y cese de actividad. Este martes se ha procedido al precinto de los dos últimos inmuebles relacionados con las investigaciones. 

VARIAS INTERVENCIONES PREVIAS. Esta actuación no es la primera en esta operación, en la que ya habían sido desarticuladas dos organizaciones criminales y en los que se ha intervenido una importante cantidad de dinero en efectivo, sustancias estupefacientes, fármacos y documentos relacionados con la logística y actividad económica de las organizaciones.

En concreto, la Policía Nacional decomisó en el primer operativo, desarrollado en junio, (el que afectó de lleno a la vivienda de Poio) distintas cantidades de drogas, teléfonos móviles con tarjetas de prepago, unos 3.000 euros en efectivo y tickets de TPV que confirmaban que los clientes realizaban allí pagos con tarjetas de crédito. Todas las viviendas investigadas se presentaban, según las pesquisas, bajo el nombre de La Suite. Fueron detenidas cuatro personas, tres de ellas miembros de la misma familia.

Ya el pasado 4 de marzo,  El Vitiza, el T-4 (ambos en el área metropolitana de Vigo), el Pigalle o el Montparnasse (en la recta de Meis, "adscritos" al área de Pontevedra) fueron objeto de investigaciones judiciales.

Una segunda redada, desarrollada en septiembre, sirvió para detener a cinco personas más que compondrían una organización criminal perfectamente jerarquizada y estructurada, de manera que unas controlaban la prostitución ajena y otras distribuían las sustancias estupefacientes en los chalés con ocasión de las prácticas sexuales de lujo que ofertaban.