Domingo. 18.11.2018 |
El tiempo
Domingo. 18.11.2018
El tiempo

Sinaí Giménez, condenado a dos años y ocho meses por amenazas

Sinaí Giménez, cuando fue detenido en 2016. AEP
Sinaí Giménez, cuando fue detenido en 2016. AEP

Dos hermanas y una sobrina del autodenominado "príncipe de los gitanos" también recibieron sentencia por el mismo delito, con penas menores

El Juzgado de lo Penal 3 de Vigo ha condenado a Sinaí Giménez, del clan de los 'Morones', a dos años y ocho meses de prisión por amenazar de muerte a un vendedor ambulante del clan de los 'Zamoranos' en el mercadillo de Redondela en noviembre de 2015.

También han sido condenadas por el mismo delito dos hermanas de Sinaí, María Consuelo e Irene, y una sobrina, Débora, en su caso a un año y nueve meses de cárcel cada una.

Además de las penas de cárcel, ninguno de los condenados podrá acercarse a menos de 500 metros de la víctima durante un periodo de cuatro años.

En su sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la magistrada considera probado que Sinaí Giménez le dijo a Felipe S., del clan de los 'Zamoranos', que lo iban a matar a él y a toda su familia, que mejor se fuera para Castilla y que se fuera comprando un panteón allí, al tiempo que le hacía la señal de una pistola con la mano.

Asimismo, le atribuye al autoproclamado "príncipe de los gitanos" el lanzamiento de una barra de hierro que no llegó a impactar en el ambulante al que pretendía amedrentar, al igual que su sobrina Débora, quien portaba una navaja e hizo gestos de cortarle el cuello.

Durante el juicio, agentes de la Policía Nacional relataron que hallaron una pistola con munición recién depositada tras la valla de un colegio junto al mercadillo de Redondela después de que se produjera un enfrentamiento entre ambos clanes.

Uno de los agentes que halló la pistola detalló que el arma, que tenía munición y quitado el seguro, estaba seca a pesar de que la hierba adonde había caído estaba mojada, lo que podría denotar que había sido depositada allí recientemente.

Indicó también que no podía precisar quién la arrojó allí ni su pertenencia, si bien describió que junto a esa valla estaba arrinconado un grupo de miembros del clan de los 'Morones' después de que los antidisturbios los situaran allí para separarlos de los 'Zamoranos'.

Sinaí Giménez negó que arrojara una barra de hierro contra Felipe S. ni que lo amenazara de muerte, algo en lo que coincidieron las otras acusadas, sino que le dirigió "insultos y juramentos gitanos".

Incidentes previos a los hechos denunciados

La víctima confirmó, en contra de lo manifestado por el acusado, que hubo incidentes previos entre clanes, como una reyerta en el mercadillo de Cangas y un tiroteo en la autovía de circunvalación de Vigo, que relacionó con la pretensión de los 'Morones' de que se marcharan de Galicia.

También dijo que a raíz de estos incidentes no ha podido tener "una vida normal", como sugería la defensa del principal acusado, dado que "dejamos de ir a muchos mercadillos", además de un destierro de un mes a Castilla.

La juez señala en su sentencia que la declaración de la víctima fue "clara, precisa y detallada, contundente, persistente y ausente de móviles que pudieran hacer dudar de su credibilidad", máxime cuando él mismo no denunció los hechos, sino la Policía, que corroboró su versión durante el juicio.

Ahora bien, la magistrada incide en que, "sorprendentemente", algunos agentes que declararon como testigos no recordaban con exactitud las expresiones proferidas ni por quiénes fueron vertidas.

Asimismo, repara en las "contradicciones" en las que incurrieron los testigos solicitados por la defensa.

La juez concluye asimismo, que estos incidentes en el mercadillo de Redondela se integran dentro de "una actuación generalizada o estrategia más amplia" llevada a cabo por los 'Morones' para conseguir que el clan de los 'Zamoranos' "abandone Galicia".

Sinaí Giménez ha estado incurso en otras causas judiciales, entre ellas en la llamada operación Vida, en la que él y varios miembros de su familia son investigados por supuestas extorsiones a vendedores ambulantes y otros delitos.

Entre estos figuran los de organización criminal, contra la Seguridad Social, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y blanqueo de capitales.

Por estos hechos permaneció en prisión provisional durante un año y cuatro meses. 

Sinaí Giménez, condenado a dos años y ocho meses por amenazas