Stellantis activará nuevas paradas por la falta de chips y el impacto de la guerra

El comité de empresa pide una reunión urgente para conocer los planes del grupo, que avanza varios días de parón la próxima semana
Sección de serraje Stellantis. AGN
photo_camera Sección de serraje Stellantis. AGN

La factoría viguesa de Stellantis prevé tener que realizar paradas en sus dos líneas de producción la próxima semana debido a la falta de componentes que montan microchips y por la presión añadida que supone la guerra en Ucrania en los suministros. Así se lo avanzaron fuentes de la dirección a los sindicatos después de que durante la tarde trascendiese una información que apuntaba a que la factoría de Balaídos, que cuenta con 7.000 operarios, iba a verse obligada a cerrar de forma indefinida por la falta de piezas.

La preocupación llevó al comité de empresa a contactar con la dirección, que descartó esta medida, aunque sí avanzó nuevas jornadas de paro total sin concretar fechas. En términos de producción, este tipo de acciones suponen dejar de producir unos 2.300 coches al día. El paro afectará al sistema M2, que monta las furgonetas (Berlingo, Rifter, Combo, Partner y Toyota Proace) y al M1, del que salen el SUV Peugeot 2008 y las berlinas C-Élysée y Peugeot 301.

En un escenario en el que la plantilla está afectada por un expediente de regulación temporal de empleo que se extiende hasta fin de año con 60 días de suspensión de jornada con opción a sumar otros 15, los sindicatos pidieron una reunión "urgente" para conocer "cal é a foto que temos agora e qué impacto ten a guerra", según explicaron fuentes del comité.

Lo cierto es que el hecho de que Rusia sea el mayor productor de aluminio del mundo amenaza con convertirse en un lastre para el sector de la automoción tanto por el castigo impuesto a las importaciones de Moscú como por la previsible subida de precios de esta materia prima, clave para fabricar llantas, cilindros y otras piezas. De la zona también proceden otros materiales como el paladio, que se utiliza en los catalizadores.

A falta de que el panorama se aclare, el martes Stellantis ya avanzó que los problemas de abastecimiento de los chips semiconductores obligarán a parar la actividad en el sistema M1 durante el fin de semana y una parte de la producción del M2. De hecho, la línea de los sedanes y el SUV aún retomó este miércoles la actividad después de estar paralizada desde mediados de febrero. De su lado, la cadena de las furgonetas se reactivó el lunes tras varios días de sequía.

BATERÍAS. Después de que el consejero delegado del grupo francés, Carlos Tavares, desvelase que el Gobierno central no contactó con él para mostrar interés por que España acoja una fábrica de baterías, este miércoles el conselleiro de Economía, Francisco Conde, cargó contra la "falta de sensibilidad" del Ejecutivo hacia el "principal" fabricante de vehículos del país. "Galicia quiere optar a nuevos modelos y necesitamos que el Gobierno se comprometa con los fondos europeos y los ponga a disposición de todos los fabricantes en igualdad de condiciones", aseveró.