Veiga "no tira la toalla" y espera disuadir a Maersk en una reunión el día 27

El presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo intentará agotar todas las vías para impedir el traslado de la actividad de la naviera a Marín y responde a las declaraciones de Lores en las que afirmaba que estas gestiones son "un brindis al sol"

El presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga, ha afirmado este viernes que "no tira la toalla" ante la posible marcha de Maersk al puerto de Marín y que confía en disuadir a la naviera en la reunión que las partes mantendrán en Algeciras el próximo día 27, a falta de confirmación definitiva.

López Veiga ha señalado tras la reunión extraordinaria del consejo de administración para abordar este asunto que el día 27 tratará de "convencer" a los interlocutores de Maersk de que hay factores, como los costes a los clientes, que "no se tuvieron en cuenta" y que los afectados "no le trasladaron directamente".

Ha señalado que desde Maersk le trasladaron que no había oposición de los proveedores al traslado a Marín, lo que "no es cierto", y ha dudado de que la compañía tuviera en cuenta una serie de "problemas operativos" derivados del traslado, por las diferencias logísticas entre ambas terminales.

Ha aludido al escáner, al detector de megaportes, a la capacidad del puesto de inspección fronteriza o a las dos súper grúas con que cuenta Vigo y no Marín.

RECURSO PENDIENTE. El presidente del puerto vigués ha recordado que la otra línea de actuación para evitar la marcha de Maersk es el recurso trasladado a Puertos del Estado.

Un recurso que se fundamenta en la inexistencia de condiciones equitativas de competencia porque, por ley, Vigo está obligado a recurrir a la sociedad de estiba y desestiba y Marín no, y en "una posible ilegalidad" de los terrenos de la terminal marinense.

Bajo esta perspectiva, entiende López Veiga que "no es prudente" que mientras no se resuelva judicialmente esta cuestión se autorice el traslado de Maersk.

López Veiga ha rechazado cualquier responsabilidad de su predecesor, Ignacio López Chaves, como apunta el alcalde de Vigo, Abel Caballero.

RESPUESTA A LORES. Sobre la calificación de "brindis al sol" de las gestiones que está realizando, por parte del regidor de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, se ha preguntado "qué pensaba con los rellenos" del puerto de Marín.

"No me gusta la gente que para unas cosas dice que sí y para otras, no", ha proclamado López Veiga, quien ha añadido que no tiene "nada en contra de Marín ni de su puerto", sino que intenta evitar que Vigo no pueda competir "por cuestiones legales".

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha expresado su apoyo a López Veiga en sus gestiones para evitar la marcha de Maersk, y ha coincidido con aquel en que "no lo podemos dar por perdido".

Caballero tampoco ha entrado a valorar las palabras de Lores y se ha remitido a razones de capacidad para reivindicar la permanencia de la naviera en el puerto de Vigo, "el mejor preparado", algo que "sabe todo el mundo".

El regidor vigués ha insistido en responsabilizar a López Chaves, a quien el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, puso en el puerto para "atacarlo" políticamente a él, y ha reclamado la mediación de la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, quien no puede actuar como "una espectadora".

Comentarios