Relata entre lágrimas cómo le tocaron las nalgas en una discoteca de Vigo

La mujer interpuso la denuncia tras un procedimiento previo del ahora acusado contra el novio de ella por una agresión ► El denunciado admite que pudo haberla tocado mientras bailaba
Juzgados de Vigo. GOOGLE MAPS
photo_camera Juzgados de Vigo. GOOGLE MAPS

Un joven que se enfrenta a dos años de cárcel acusado de haberle tocado las nalgas a una chica en una discoteca de Vigo ha negado esa agresión en la vista oral del juicio celebrado este jueves, en el que la mujer, entre lágrimas, aseguró que el chico le puso las dos manos en el trasero, y admitió que interpuso la denuncia tras un procedimiento previo del ahora acusado contra el novio de ella por una agresión. 

Los hechos que se han juzgado en el Penal 3 de la ciudad gallega se produjeron el 6 de febrero de 2022, en una fiesta de Carnaval a la que el denunciado acudió disfrazado de flor, vestido de verde, con la cara cubierta. 

Fernando H.G. solo respondió a las preguntas de su abogada, negó haberlo tocado las nalgas a la chica y contó que saludó a dos compañeros de la mujer, ya que él estaba bailando, que una joven le empezó a gritar como si la estuviera molestando, que él continuó moviéndose y que le empezaron a increpar más personas.

Según su relato, en ese momento se dio la vuelta, recibió un empujón fuerte, cayó al suelo, tuvo una luxación de rodilla y los porteros le sacaron de la discoteca al exterior, donde le atendió una ambulancia.

Aunque admitió que pudo haber tocado a la mujer mientras estaba bailando, precisó que no fue "intencionadamente".
Él presentó en marzo de 2022 una denuncia contra el novio de la víctima por una agresión en la discoteca. 

La chica, por su parte, indicó, a preguntas de la abogada de la defensa, que ella le denunció cuando su novio fue citado a declarar en las diligencias judiciales de la otra causa.

La joven, que tuvo que enjugarse las lágrimas en su declaración, aseguró que estaba bailando en círculo con amigos y notó cada una de las manos del denunciado en sus nalgas, así que se giró, le dijo que no la tocara y recibió un empujón que no le llegó a tirar al suelo porque quedó sostenida por la gente que estaba en la sala.

La Fiscalía imputa al acusado de un delito de abuso sexual, de acuerdo con la ley vigente en el momento de los hechos, y pide, además de los dos años de prisión, la inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio, retribuido o no, que conlleve contacto regular y directo con menores de edad durante cinco años así como una indemnización de 500 euros para la víctima por daños morales.