martes. 19.10.2021 |
El tiempo
martes. 19.10.2021
El tiempo

Nos vamos de boda

Amalia Enríquez. Ep
DP

La verdad es que nunca sabes dónde puedes encontrar el verdadero camino para ser feliz. Antes de llegar a ese momento, en la mayoría de los casos, recorremos otras rutas vitales que no nos completan y nos indican que esa no es la senda correcta.

En el terreno de los afectos también ocurre. Son afortunados aquellos que acaban sus vidas con la misma persona con la que la iniciaron.

También son minoría porque, los restantes de los mortales, cometemos o cometen errores, a veces de manera reincidente, aceptando en nuestra aventura vital a aquellos que, en ocasiones, nos dan una complicada existencia y solo acertamos a darnos cuenta de los fallos cuando la vida nos sorprende con alguien que es la antítesis.

En el momento que encuentras a esa persona que te complementa a la perfección, la vida cambia de color, las prioridades de transforman y el modo de entender la existencia cambia por completo. Dejas, en cierta medida, de pensar solamente en ti y diversificas gustos, aficiones, planes... O, al menos, así debería ser porque, aunque no hay que abandonar nunca la esencia de lo que uno es, sí se deberían encauzar las compensaciones, que no renuncias.

Largo debate, sin embargo. Es un "misterio" comprender, a veces, por qué una misma persona es apropiada para ti, dependiendo de la etapa de vida que estés disfrutando. O, incluso, dónde está la clave para que una relación, que ha fracasado, salga bien cuando le das una segunda oportunidad. Me vienen a la cabeza muchos casos mediáticos en este momento.

A Elena Furiase le pasó un poco esto. Nunca fue una chica de muchas relaciones, pero las que tuvo fueron serias y discretas. Conocí a sus parejas y todas, en el momento en el que las vivía, eran las apropiadas. Recuerdo un día, incluso, en la antigua casa de Lolita en el Soto de la Moraleja en la que fantaseábamos con organizar su boda en el jardín y escenificábamos su bajada de escalera hasta el césped, vestida de novia, donde ya la esperaba ese novio que, en aquel momento, todo apuntaba a que era el perfecto.

No lo fue. Y quien, de verdad, le robó el corazón y hoy se convierte en su marido, lo tenía muy cerca y no se había dado cuenta que podría ser más que amigo. Gonzalo era y es íntimo amigo de Guille, su hermano. Eso hacía que su presencia fuera algo natural en la casa Flores. Sin saber cómo, porque es la magia que tiene reservada la vida, las risas de amigos pasaron a sentimientos de pareja. Parecen diseñados el uno para el otro y no dejas de preguntarte cómo no se dieron cuenta antes, pero es verdad que el momento oportuno es esencial y definitorio.

Con la presencia de amigos cercanos, familia y, sobre todo, de su hijo Noah, Elena y Gonzalo se casan hoy en Vejer de la Frontera.

Llevaban tiempo esperando este momento y, en los últimos meses, cruzaban los dedos para que la situación no desbaratase sus planes.

Han superado las adversidades de estos tiempos y cuidado con mimo todos los detalles. Las buenas noticias hay que celebrarlas y, por eso hoy nos vamos de boda...

Nos vamos de boda
Comentarios
ç