domingo. 23.02.2020 |
El tiempo
domingo. 23.02.2020
El tiempo

Como en casa

CANNES es el rey de los festivales y Venecia la consorte. Es una comparación fabulada, que refleja la importancia de estos certámenes internacionales en el ranking del cine. La crisis de tiempos pasados y la irrupción de un nuevo festival en Roma hace unas ediciones afectaron, en cierta medida, las propuestas presentadas en unos determinados años. Pero, por fortuna, el talento sobrevivió a todo e hizo posible que, una vez más, la ciudad de los canales esté revolucionada ante el desembarco de gran parte del mejor Hollywood que se avecina.

Me alegra comprobar, en cada edición, que el festival de Venecia ha recuperado la brillantez de antaño. El glamour, la calidad de las películas y el 'pedigree' de las celebrities asistentes en esos años precedentes de bajón habían sido un poco decepcionantes a juicio de algunos, la mayoría me atrevería a decir. La crisis, que arrastrábamos en todo el mundo, afectó de manera muy directa al mundo de la cultura, a la creatividad y, por consiguiente, a un festival que - tras el de la Costa Azul- era el adalid del lujo y la espectacularidad.

76 años de vida suma ya el certamen de Venecia y con el mismo encanto de antaño. Es cierto que, desde que el carismático director de este escaparate veneciano decidió irse a probar fortuna con el creado en Roma, el festival de Lido tuvo momentos en los que perdió fuelle e interés. La ciudad del Tíber puso todo su empeño en deslumbrar con sus propuestas y, tras conseguirlo en sus primeras ediciones, no ha podido aguantar el pulso a la localidad del Véneto italiano.

Los tiempos han demostrado que no hay nada que no consiga una red carpet con caras bellas, mucho glamour, unos paseos en barco adictivos y grandes propuestas en contenidos. Aunque siguen predominando los títulos italianos en el palmarés, el cine americano no ha perdido su sitio y convive con propuestas asiáticas, europeas, argentinas y, desde hace años, españolas.

CapturaEste año, los rostros de nuestro cine compiten por convertirse en mayoría. Pedro Almodóvar recibirá el León de Oro de honor a toda su trayectoria. Antonio Banderas película con Meryl Streep y Penélope Cruz con Ana de Armas, Leonardo Sbaraglia y Gael García Bernal, que hace doblete. Jude Law regresa con Javier Cámara por The new pope y Rodrigo Sorogoyen, tras el Goya, varios premios y nominación al Oscar, lleva Madre al festival. Todos pisarán la red carpet con otros grandes nombres de Hollywood, que se mezclarán con invitados ilustres que, como en Cannes, acuden a Venecia para hacerse visibles.

Me encantaría poder transmitiros durante la celebración del certamen, que comienza el próximo 28 de agosto, los gritos que, cada año, provienen de fans incondicionales, cámaras de tv y fotógrafos destacados en el photocall Hay veces que los oímos en la sala de prensa como si los tuviéramos delante de nosotros y que, según los decibelios, delatan la admiración por el protagonista del posado. Muchos de los nuestros levantarán esa algarabía. Este año nos vamos a sentir como en casa.

Como en casa