viernes. 28.02.2020 |
El tiempo
viernes. 28.02.2020
El tiempo

Signora Streep

Meryl Streep. EFE
Meryl Streep. EFE

ES MUY difícil, casi imposible, aunar una misma opinión en torno a una persona. Lo que suscita y genera Meryl Streep es realmente asombroso. Creo que podría contar, con los dedos de una mano, las personas que no sienten admiración por ella. Me resulta complicado encontrar gente del cine, o fuera de él, que no caiga rendida al talento de la 'signora Streep', como la bautizaron en el homenaje que le tributaron en Roma no hace mucho. 21 nominaciones a los Oscar (3 estatuíllas), 15 a los Bafta (2 ganados), 31 a los Globos de Oro (15 conseguidos) la han encumbrado al "status de mito".

Cuenta la leyenda que su talento molestaba, hasta rozar con el odio, a la mismísima Katherine Hepburn. Ya en el "club de las setenteras", Meryl Streep reconoce sentirse tan joven como sus hijas adolescentes. Y para demostrarlo, no dudó en aceptar el reto de poner voz y baile a los éxitos de Abba en Mamma Mía. Sin complejos, se reinventó de nuevo a golpe de lentejuelas y plataformas de vértigo. 

"Dije sí a Mamma Mía, sobre todo, porque me apetecía divertirme y hacer reír a la gente que tantas veces he hecho llorar en el cine", me confesó en una entrevista. "Me pasé meses cantando sus canciones a todas horas. En mi casa llegué a encerrarme en el armario de mi habitación para cantar Dancing Queen, porque mi familia estaba harta de escucharme!".

En aquella conversación, me confesó ser "una mujer 'tensionada' todo el tiempo" (risas). "Vivo en un constante estado de desesperación, de inquietud. No puedo evitarlo. Lo único que me relaja es planchar mi ropa (carcajadas). Lo hago siempre que puedo como terapia!". Y esas confidencias me reafirmaron que la Streep se acerca mucho a esa sensación de estar con la vecina de la puerta al lado, con la que te llevas bien y te saca de un apuro cuando te quedas sin sal y tienes que pedirle ayuda.

Reconoce que tiene un antídoto para la vanidad. "Nunca me he creído superior a nadie por destacar en este trabajo. Cuando me recuerdan que mi talento va unido a la cantidad de nominaciones que he tenido a los Oscar, siempre les recuerdo que también he sido a la que más veces han derrotado al no conseguirlo todas esas veces. Y eso ¡no sabes cómo duele!".

Dice que sobrevive en la jungla de Hollywood porque no vive en ella. "Es sanador mantenerte alejada de allí en tu vida cotidiana. Mi prioridad es hacer vida casera, estar lejos de la familia el tiempo justo. No me gusta nada permanecer muchas semanas fuera de casa. Procuro, dentro de lo posible, que mis rodajes me mantengan cerca de mi núcleo familiar. Mi marido y mis hijos son prioritarios. El trabajo está ahí, es mi pasión, me divierte y complementa mi vida, pero sé cuáles son mis prioridades. Es mi manera de sobrevivir a esta locura".

Escuchar, conocer y poder compartir conversación con alguien como ella justifica, entre algunas otras cosas, ser periodista. Esta profesión te pule en los momentos malos y te hace disfrutar, como pocas, en los buenos capítulos. El último encuentro con ella ha sido uno de esos…

Signora Streep
Comentarios