miércoles. 23.09.2020 |
El tiempo
miércoles. 23.09.2020
El tiempo

Valgo más por...

Una imagen de archivo de Jaime Peñafiel. AEP
Una imagen de archivo de Jaime Peñafiel. AEP

" …lo que callo, que por lo que escribo". Es una frase en la que siempre incide Jaime Peñafiel y que, desde el primer momento, yo he dado por válida y creíble. Su trayectoria profesional, los lugares a los que ha llegado, las personalidades que ha entrevistado, suponen la envidia de gran mayoría de los compañeros de profesión.

Periodista y abogado no ejerciente, Jaime nació mirando La Alhambra granadina, en el seno de una familia numerosa. Hasta que recaló en la revista por excelencia del mundo del corazón, en la que trabajó cerca de dos décadas. Estuvo en la guerra de Vietnam, la de los Seis Días y viajó a Tierra Santa con el Papa Pablo VI. Vivió y relató tragedias, pero el destino le tenía preparado un destino mucho más lúdico.

En la travesía profesional, que he tenido el privilegio de vivir y disfrutar, pude trabajar con Jaime en la radio. Fue con Ernesto Sainz de Buruaga. Él hacía crónica social y yo, como es de suponer, me centraba más en la cinematográfica, aunque había veces que no podía resistirme a rebatirle algunos de sus juicios. Y ahí comenzaba el momento más jugoso de la sección, porque ya se sabe que la polémica siempre es adictiva. Nuestros puntos de disensión se centraban en Diana de Gales, de la que yo soy pro de toda la vida, y la ahora Reina Letizia que, en aquel momento, era todavía princesa.

La verdad es que las "discusiones" siempre estaban presididas por el respeto, pero a él le costaba mucho "dar su brazo a torcer". Cuando siente animadversión por alguien, es muy difícil hacerle cambiar de opinión. Le pierde la pasión y eso es algo que yo, desde hace mucho tiempo, procuro que no me ocurra porque suele nublarnos la vista.

Envidio en Jaime su capacidad de trabajo, esa vitalidad que, a sus 87 años, sigue inagotable al desaliento. La cabeza, su memoria, le funciona con un privilegio incuestionable. Ha escrito cerca de treinta libros y acaba de publicar Anécdotas de oro. Se lee rápido y te "bebes sin anestesia" todos los detalles que en él relata.

"He querido compartir con mis lectores estas anécdotas, que hablan también de mi vida y de la historia" confiesa. "Las he llamado "de oro" no porque sean de reyes con corona, sino porque brillan con la verdad de reflejar a un personaje más que muchas biografías". Esta recopilación de momentos desvela aspectos desconocidos de personalidades con los Reyes eméritos, con Felipe y Letizia, Adolfo Suárez, Julio Iglesias, Gracia de Mónaco, Noor de Jordania..

Todo está contado con esa ironía tan Peñafiel, también con elegancia y con el descaro del quien es propietario de una ausencia de miedo ante el pasado y el futuro. Su editorial dice que, este libro, es "la anécdota elevada a su máxima categoría". Su censura a la actual Reina es directamente proporcional a la simpatía por su abuelo taxista, el cariño hacia la Reina Sofía compite con la amistad personal, no ausente de censuras, del Rey emérito. Momentos únicos e irrepetibles contados con detalle. Y eso que "vale más por lo que calla… ".

Valgo más por...
Comentarios