lunes. 19.10.2020 |
El tiempo
lunes. 19.10.2020
El tiempo

Bibe…y deja vivir

LOS LECHONES TIENEN 19 DÍAS

Estimado Capitán:

Los bebés terráqueos siguen creciendo. Sin prisa, pero sin pausa. Como las obras del AVE. La vida ha cambiado de manera drástica y profunda desde que llegaron los mellizos. Casi tres semanas después de su llegada, las cosas están de la siguiente manera:

Consejos
La gente, tanto familiares como no familiares, no para de darnos consejos sobre la crianza. Pongamos un ejemplo práctico.

Si los pequeños mellizos no comen, enseguida se alzan voces asegurando que lo mejor en esos casos es levantarle un brazito. Otros humanos aseguran que no, que lo mejor es pellizcarle un piececillo. Al escuchar estas dos afirmaciones he tirado de ironía y les he asegurado que a mí, lo que me funciona de verdad, es morderles un huevo. Me han mirado raro y se han reído por compromiso. Qué tercos los humanos. Otras cosas que se podrían probar siguiendo esta estructura serían: soplarles una oreja, frotarles un ojo, cepillarles el ombligo o meterlos tres minutos en la nevera. Es muy posible que si probásemos cada uno de estos métodos en una muestra de cien bebés de este planeta, alguno respondería bien al tratamiento.

Lectura
Estoy leyendo mucho sobre el tema de ser padre y todo eso para tener un conocimiento exacto y absoluto de esto de la vida. Es un milagro. Esta semana, por ejemplo, he aprendido la palabra "gameto". No todo el mundo sabe qué significa realmente y el otro día reté a un amigo a que emplease esta palabra en una frase. "Gameto es el padre de Pinocho", dijo. Y se quedó tan ancho. Así le va a esta especie tan maravillosa y desconcertante. Tienen las cosas más preciosas del Universo delante de sus ojos y apenas les prestan atención. De los gametos poco, pero de Messi y Belén Esteban, todo.

Por cierto, Capitán, la camiseta de Buyo que me encargó lleva agotada unos 30 años.

Noches
Esto es lo que peor llevamos. Durante el día los bebés duermen y se portan fenomenal, pero por la noche la cosa cambia. Lloran y lloran. Será por el JLU (Jet-Lag Uterino). Esto es así hasta tal punto, que al enterarnos de que ayer se cambiaba la hora y que a las tres serían las dos intenté suicidarme. Ya tenía medio pie fuera de la terraza, en el vacío, cuando Ovugirl me agarró de la camiseta y me metió de nuevo en casa.

Los bebés tienen buena salud y dan ganas de abrazarlos muy fuerte, pero no lo hago por miedo a que les salgan los intestinos por la boca. Los adoro. Adorar es un término muy cursi, pero es la verdad. Además tienen una mirada muy despierta, como de delegado sindical. Estoy casi seguro de que están deseando hablar para solucionar gran parte de los problemas de la humanidad. Entonces eructan y se me pasa.

Saludos desde La Tierra.

Bibe…y deja vivir
Comentarios